*

Deportes
Compartida
Actualizado el 19/04/2017
Estás leyendo:La película de Hoyos

La película de Hoyos

Autor: Rodrigo Sepúlveda, periodista

No veo histeria. No escucho alaridos. Desde la distancia no oigo discusiones con la prensa. No he visto agresiones a refrigeradores. No tengo en mi lista 20 formaciones diferentes por torneo. No advierto un discurso irreal sobre lo que todos vemos. No hay peleas con funcionarios. Hoy no disfrutan fustigándose desde la misma trinchera. Se terminó el conflicto, hay bandera blanca.

Mismos protagonistas y un libreto depurado. Idéntica locación pero mejor maquillados. El que lee estas primeras líneas no vaya a pensar que es una comparación con algún período anterior, si usted lo considera así es propio de su imaginación. Tranquilidad, silencio, pausa, realidades y decencia, eso observo en esta nueva Universidad de Chile.

No conozco a Guillermo Hoyos en la privacidad de un café, soy sólo un observador de su trabajo con la lejanía lógica que nos compete. Sólo puedo establecer con hechos objetivos que fue capaz de reparar la ruta estropeada. Primero que todo lanzó una idea en la cancha, ya no son 11 azules intentando mostrar su talento individual y corriendo para salvar la patria. Hoy funciona un equipo con caras repetidas y con una filosofía domada.

Ataca por los costados con punteros y laterales profundos. Dispone de un hombre de área. Acondiciona su faceta ofensiva para tener seis hombres en el área rival. Sus volantes de marca son todos buenos para la pelota; recuperan y entregan limpio. El enganche no es prioridad, aunque utiliza cuando es necesario un hombre detrás de los puntas. Trata de salir con balón jugado a los costados o con el pase profundo de Jara.

Despertó individualmente a muchos que hoy juegan en su nivel: Herrera, Beausejour, Rodríguez, Jara, Reyes, Espinoza, Schultz, Benegas, Ubilla, Lorenzetti y Mora. Con la misma línea de cuatro se reorganizó defensivamente: ahora sí defienden. Con las precauciones lógicas, necesarias y obligadas para protegerse desarrollan su identidad. Incluso en Brasil ante Corinthians lograron un juego coherente a su pensamiento. Con 10 jugadores no se encerraron con Antofagasta y buscaron ampliar la diferencia. Es otra U, no conviven con los trastornos ni perturbaciones frecuentes, la prudencia resultó ser un buen aliado.

¿Dónde se equivocan? en la lucha con el arbitraje. Las dos últimas expulsiones fueron correctas y ajustadas a reglamento. Lorenzetti y Espinoza deben enmudecer y entender que sus errores no son excusables.

Así está Hoyos, sin alboroto, con un azul más profundo, peleando un título, dirigiendo su propia película y con actores obedientes.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital