*

Negocios
Abrir menú
Compartida
Actualizado el 05/08/2017
Estás leyendo:La renovada tranquilidad financiera que se vive en las sociedades cascadas

La renovada tranquilidad financiera que se vive en las sociedades cascadas

Autor: Nicolás Durante

Los nuevos proyectos de SQM en Argentina y Australia, la nueva política de dividendos y el refinanciamiento de pasivos son la explicación.

La renovada tranquilidad financiera que se vive en las sociedades cascadas

El viejo refrán popular de “no poner todos los huevos en la misma canasta”, está siendo utilizado por SQM y sus sociedades controladoras, las cascadas. Y eso, desde un punto de vista productivo, financiero y hasta político, ha traído un nuevo ambiente de calma al interior de los respectivos directorios.

Por el lado del subyacente, SQM, del que dependen los resultados de Norte Grande, Oro Blanco, Pampa Calichera, Nitratos y Potasios, las recientes noticias de nuevas explotaciones fuera de Chile, han dado un tremendo respiro a la minera no metálica en términos productivos a futuro.

Actualmente, el Salar de Atacama, el principal activo que posee para la extracción de litio y sales minerales, produce aproximadamente 50 mil toneladas anuales de litio. Sin embargo, en marzo del año pasado anunció que se asociaba con la canadiense Lithium Americas para explotar litio en el salar de Cachauri, en la provincia de Jujuy, al alero de la firma Minera Exar, donde SQM ya ha aportado unos US$ 100 millones y su socia tiene líneas de financiamiento con bancos globales. Ese proyecto, que ha sido celebrado hasta por el gobierno argentino, producirá unas 40 mil toneladas de litio al año.

Y a eso se suma que en julio informaron que también arribarán a Australia para explorar un yacimiento, a través de la adquisición del 50% de los derechos del proyecto de litio Mt. Holland, en el que contribuirá con US$ 80 millones para financiar su desarrollo junto a su socia, con Kidman Resources. Dicho proyecto tiene un potencial de 40 mil toneladas anuales. Es decir, sumando Argentina y Australia, con entrada en producción estimada como máximo en 2022, SQM podría explotar 80 mil toneladas de litio, sin importar si siguen o no en el Salar de Atacama.

Y es que justamente el litigio que llevan con Corfo por la continuidad en dicho salar ha hecho que la administración de Patricio de Solminihac esté buscando oportunidades por todo el mundo.

De hecho, cuentan en la firma, los viajes y reuniones continúan, buscando nuevas latitudes para diversificarse geográficamente. No poner todos los huevos en la misma canasta parece ser la consigna.

Es más, fuentes que conocen del proceso, comentan que el juicio arbitral entre el organismo estatal dirigido por Eduardo Bitran y la minera privada, podría terminar este año, con un fallo a favor de SQM. Incluso, algunos se atreven a decir que los equipos legales que representan a Bitran y a la minera llevan adelantadas las tratativas para un acuerdo que permitiría extender los años del contrato.

Más dinero, menos deudas

Mientras que aguas arriba, en las cascadas, son Rafael Guillisasti, Patricio Contesse Fica y Ricardo Moreno quienes se han encargado de realizar una compleja reestructuración de los pasivos, para dar respiro a las abultadas deudas que suman sobre US$ 650 millones. Y aquí, la lógica de diversificar también ha aplicado. Ahora sumaron a su cartera de prestamistas al BTG Pactual, Security, Internacional y Scotiabank. En enero de este año, refinanciaron con Scotiabank US$ 250 millones que adeudaban Pampa y Potasios, ganando una holgura de 3 años en los vencimientos.

El 13 de julio pasado, Pampa Calichera anunció que suscribió una línea de financiamiento con el Security por US$ 38 millones. A ello se sumaría un préstamo por US$ 14 millones que Pampa firmaría con BTG. Asimismo, Potasios firmará otro por US$ 6 millones con el mismo banco brasileño, y otros US$ 15 millones con el Banco Internacional. El próximo martes se realizará una junta extraordinaria de accionistas para aprobar la novación de crédito.

Por lo mismo, cuentan fuentes del directorio, el apuro por vender un paquete accionario no es tal, aunque las conversaciones con interesados, sobre todo chinos, siguen en pie. El motivo, es que si fuera solo por dividendos, gracias al nuevo pacto entre las cascadas y los canadienses de Potash de repartir hasta el 100% de las utilidades, y con las reestructuraciones de crédito a tasas mucho más convenientes, les da un respiro por sí solo.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital