*

Cultura
Compartida
Actualizado el 02/12/2017
Estás leyendo:La ruta de Vicente Huidobro en París

La ruta de Vicente Huidobro en París

Autor: Erika Olavarría /París

A 100 años de la edición de su libro Horizon Carré en Francia, el Instituto Cervantes lanza un recorrido por los lugares donde vivió el poeta chileno. Amigo de Picasso y Apollinaire, se integró a la vanguardia de la época.

La ruta de Vicente Huidobro en París
Huidobro tuvo amistad con autores franceses, com André Malraux, aquí en Madrid en 1937.

Hace exactamente 100 años, Vicente Huidobro (1893-1948), el poeta creacionista, llegaba a París y publicaba una de sus grandes obras, Horizon Carré. “Es muy increíble que el primer libro de la vanguardia hispánica, escrito en clave moderna, esté escrito en francés”, dice Juan Manuel Bonet (1953), director de la red de Institutos Cervantes en el mundo, poeta y ferviente admirador del vate chileno.

Por estos días “el Cervantes de París” ha encomendado a Bonet la tarea de hacer la ruta de Huidobro por la ciudad francesa, es decir, elegir aquellos lugares claves por donde pasó Huidobro durante los 17 de 54 años que allí vivió. “ He tenido una relación de muchos años con la poesía de vanguardia de esos años y el ultraísmo español”, dice Bonet. “En 1996 cuando dirigía el IVAM, Instituto Valenciano de Arte Moderno, hice la retrospectiva El ultraísmo y las artes plásticas que visitó Santiago de Chile, y en esa exposición tenía un papel muy relevante Vicente Huidobro. Presido el consejo internacional de la Fundación Huidobro, es decir tengo una relación orgánica con él y su familia, y cuando dirigía el museo Reina Sofía de Madrid programé una exposición grande sobre Huidobro y las artes plásticas, que luego se vio también en Santiago en la sala Telefónica”.

Según el director del Cervantes, después de las de Neruda o Jorge Edwards, “la ruta Huidobro era un punto pendiente hace mucho tiempo”. En este recorrido que incluye una quincena de sitios, Bonet quiere sobre todo destacar que Huidobro, que llegó durante la Primera Guerra Mundial a Francia, “estuvo en un diálogo constante con todas las vanguardias de esa época. Habló con todos de tú a tú. Y además asimiló muchas cosas en París que luego introdujo en el mundo hispánico a través de sus libros escritos en castellano y francés. Fue una persona que tuvo una capacidad de meterse en el contexto francés de ese tiempo, que era internacional y que estaba en contacto con los cubistas, los ultraístas, los futuristas, los dadaístas, etc.”

Así, el recorrido pasa inevitablemente por los talleres de Pablo Picasso, en la rue de la Poésie, y de Juan Gris, los cubistas que fueron unos de sus primeros amigos en la ciudad. Ambos lo retrataron y Juan Gris ilustró más de alguno de sus libros y le corrigió el incipiente francés de Horizon carré. “Huidobro llama a su poesía creacionismo pero si la miramos bien, es una variante de la poesía cubista, es decir lo que hacen en esa época Apollinaire, que fue también su amigo, Reverdy, Max Jacob, y otros poetas franceses y que tiene mucha influencia de lo que hacen sus amigos escultores y pintores cubistas”.

La ruta sigue por la que fuera la redacción de la revista Norte-Sur creada por el poeta Pierre Reverdy en su casa en Montmartre: “Se llamaba Nord-Sud como la línea del metro que unía Montmartre y Montparnasse. Huidobro, que tenía una situación económica acomodada, ayudó incluso con dinero para sacar la revista. Pero luego Reverdy y Huidobro se pelearon a muerte. El chileno tenía mucho carácter y tuvo sonadas polémicas en España también. Huidobro, que se jactaba del creacionismo, decía citando su libro de 1917 que él había “creado” un horizonte cuadrado, pero que Reverdy sólo había escrito sobre un tragaluz ovalado, en referencia a su libro Lucarne ovale”.

En Montmartre también, en Pigalle, estaba la casa del chileno, en el 41 de la calle Victor Massé, donde la dirección de asuntos culturales de la Cancillería de Chile a solicitud de la agregaduría cultural en Francia, que financia parte de la ruta, pondrá una placa. Próximo está el Teatro Eduard VII, a un costado de la Ópera: “Allí Huidobro hizo en 1922 su exposición de caligramas en colores, que él llamaba poemas pintados, y que editamos en un libro cuando hicimos la exposición en el Reina Sofía de Madrid”.

Un punto alto del recorrido es la Torre Eiffel. Huidobro le dedicó uno de sus poemas, “el primer poeta hispano en cantarle a este emblema de la modernidad”. Cerca de allí además estaba el taller de Robert y Sonia Delaunay, sus grandes amigos. El primero “llevaba meses pintando la Torre, y la pintó una vez más para la cubierta del libro. En general hay muchas cosas que ver de esta ruta cerca del Arco del Triunfo, en el distrito 6, Montmartre, Pigalle y Montparnasse”, resume Bonet.

El próximo martes 5 el Instituto Cervantes lanzará la ruta, con un mapa para recorrerla. Y el domingo 10 se hará una visita guiada por el mismo Bonet. “En París lo que falta, y lo hablamos mucho con Jorge Edwards cuando era embajador, es una exposición sobre Huidobro”, dice. Yo no me desanimo, sé que Huidobro volverá a París con todos los honores”, agrega.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital