*

Deportes
Compartida
Actualizado el 19/06/2017
Estás leyendo:Las consecuencias de una pelea mortal

Las consecuencias de una pelea mortal

Autor: Eduardo Ortega

El boxeo volvió a cobrar una vida. El canadiense Tim Hague falleció tras el feroz combate que sostuvo ante su compatriota, Adam Braidwood.

La noche del viernes no fue una más en el mundo del boxeo. No importó que estuviera acostumbrado a los golpes. Tim Hague, ex luchador de artes marciales mixtas y boxeador profesional, fue diagnosticado con muerte cerebral tras la paliza que sufrió en su combate ante Adam Braidwood.

Cinco veces en dos asaltos cayó el canadiense de 34 años, hasta que su cuerpo dijo basta. Cayó totalmente inmóvil sobre el ring. Braidwood triunfaba aplastantemente.

Tras la derrota, pudo levantarse por su cuenta, lo que alivió a los espectadores que llegaron hasta el Shaw Conference Center de Canadá, sin embargo, todo cambiaría drásticamente con el paso de las horas: la situación empeoró.

En el hospital Royal Alexandra de Edmonton, los profesionales determinaron la gravedad de la lesión. Una que finalmente cobró su vida este domingo.


Revisa acá la pelea completa:


Hague era un amante de las peleas. Amasó un envidiable récord en las MMA, con 21 victorias -15 por KO- y 13 derrotas. En 2016 puso punto final a su carrera en el octágono. Sin embargo, no dejó de combatir: su pasión lo depositó en el mundo del boxeo. Hasta este viernes, cuando besó por última vez la lona.

Confirmada la noticia, la hermana del boxeador, Jackie Neil, manifestó su pesar en un comunicado. “Sentimos una gran tristeza y angustia al informar de que Tim ha muerto hoy. Él falleció rodeado de su familia y escuchando sus canciones favoritas. Lo extrañaremos mucho”.


adam-braidwood-tim-hague-832x447

Adam Braidwood, por su parte, rápidamente comenzó a recibir mensajes de todo tipo. Si bien, durante la contienda, el también canadiense de 33 años no realizó ninguna maniobra ilegal, no fueron pocos los que lo cuestionaron.

Sin embargo, pese al trágico final, Braidwood no puede ser juzgado por ningún crimen: lo protege el concepto de consentimiento.

Y es que cuando un boxeador profesional sube al cuadrilátero para combatir, acepta las reglas del deporte. Es decir, todo tipo de consecuencias, incluso la muerte.

En su cuenta de Instagram, el boxeador agradeció el apoyo de sus fanáticos, ante la disparidad de comentarios.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital