*

Política
Compartida
Actualizado el 20/03/2017
Estás leyendo:Las historias detrás del refichaje

Las historias detrás del refichaje

Autor: M. Parra, C. Aninat e I. Caro

A 25 días de que expire el plazo, conflictos internos, anécdotas e historias han surgido del complejo proceso de reconstitución que enfrentan los partidos.

Las historias detrás del refichaje

“Bienvenido, bienvenida, el Partido Radical está presente”, así fue como el PR decidió llamar la atención de los transeúntes del Paseo Ahumada el jueves pasado, con el fin de incentivar la afiliación de militantes. Mientras que en otras colectividades, ubicadas con sus banderas características, optaron por entregar información por medio de folletos o simplemente conversando con los peatones para animarlos a ser parte de sus filas.Desde la Alameda hasta Plaza de Armas, el stand del Partido Comunista (PC) llamó la atención con sus banderas rojas. En el Partido Radical (PR) optaron por pendones con la imagen de Pedro Aguirre Cerda y el abanderado presidencial de la colectividad, Alejandro Guillier. Con calendarios del fallecido Jaime Guzmán, dirigentes de la Unión Demócrata Independiente (UDI) llamaron a la gente a inscribirse en la tienda gremialista. El Partido Ecologista Verde, en tanto, lo hizo con la consigna de “No+AFP”. A 25 días de que se cumpla el plazo que tienen los partidos tradicionales para alcanzar los cerca de 18.500 militantes que les exige la Ley de Fortalecimiento de la Democracia para reconstituirse legalmente, las colectividades intensificaron sus campañas para incentivar la afiliación y el refichaje.De no alcanzar los mínimos requeridos por región, los partidos arriesgan perder el financiamiento público, presentar candidaturas presidenciales y parlamentarias para las próximas elecciones, e, incluso, disolverse. Hasta ahora, el único partido que ha logrado la meta global es el Partido Socialista, que suma más de 26 mil inscritos, según el último balance del Servicio Electoral. La Democracia Cristiana le sigue con 15.023. Más alejados de la meta se encuentran, en el oficialismo, el Partido Radical (7.195), el Partido por la Democracia (7.460) y el Partido Comunista (11.919).En la oposición, en tanto, Renovación Nacional suma más de nueve mil y la UDI alcanza 8.426. Por otro lado, están los partidos en formación y expansión, los que a pesar de no tener que someterse al refichaje de sus adherentes, de todas formas tienen que cumplir con los mínimos requeridos por región para constituirse.El proceso, que se ha transformado en una verdadera hazaña para las colectividades, no ha estado exento de conflictos, anécdotas e historias dignas de rescatar.

Antofagasta
El PR no prende en zona de Guillier

El Partido Radical ha sido una de las colectividades más complicadas con el proceso de refichaje. Según el último balance oficial publicado por el Servicio Electoral, la tienda no supera los 7.195 militantes, entre nuevos inscritos y reafiliados a lo largo del país. Pero lo que ha llamado la atención en las últimas semanas son las bajas cifras de adherentes que registra la tienda en la zona del senador y abanderado presidencial de la colectividad, Alejandro Guillier. El radicalismo suma en la Región de Antofagasta sólo 219 afiliados del mínimo de 500 que exige la ley. Desde diciembre, y con el lema “ven a construir el nuevo Chile ciudadano”, que el PR ha llevado adelante una intensa campaña, incluyendo la imagen de Guillier, como una estrategia para captar nuevos militantes. La idea era que su nombre atrajera nuevos adherentes a la colectividad, esfuerzo que no ha dado muchos frutos. Fue el propio Guillier el que se comprometió con el radicalismo para reforzar el trabajo de la tienda en medio del complejo escenario que enfrenta. Y si bien ha asistido a varios eventos que han servido para impulsar el refichaje al interior del Partido Radical, la disposición no ha sido total. Desde el entorno del senador han asegurado que ha preferido mantenerse al margen, con el fin de potenciar su imagen de independiente. Desde el Partido Radical, en todo caso, aseguran que no están preocupados por las cifras de la Región de Antofagasta. El secretario general, Osvaldo Correa, afirmó que la información entregada por el Servel está desactualizada y que superarán con creces los 500 militantes en las próximas semanas.

Meta cumplida
¿Qué hizo bien el socialismo?

No hicieron campañas públicas ni pusieron stands en las calles y, sin embargo, es el único de los 13 partidos que enfrentan la hazaña del refichaje que ha superado la meta global establecida por la ley. Hasta ahora, el Partido Socialista ha alcanzando 26.017 militantes a lo largo del país. Y aunque aún no logran los mínimos requeridos en todas las regiones, los números son auspiciosos. En ese contexto, sumado a lo complicadas que se encuentran otras colectividades, la pregunta de qué hizo bien el socialismo para enfrentar el desafío del refichaje sale a flote. La estrategia del PS fue focalizar todos sus esfuerzos en inscribir nuevos afiliados. De hecho, de los más de 26 mil militantes, la mayoría fichó por primera vez a la tienda. La Ley de Fortalecimiento de la Democracia establece que en el marco del proceso de reconstitución de las colectividades se contabilizará a todos los nuevos inscritos después de agosto de 2014. El secretario general, Pablo Velozo, aseguró que “nosotros siempre hemos mantenido una política de puertas abiertas en el Partido Socialista. Y desde que se abrieron los padrones, en agosto de 2014, le pusimos mucho empeño para que gente nueva entrara y nos fue muy bien”.La gran duda ahora para el socialismo es cuántos afiliados antiguos ratificarán su militancia. Las fichas están puestas en las elecciones internas del partido, donde se espera llegar hasta 40 mil inscritos.Para el diputados socialista Osvaldo Andrade, el PS ha logrado encantar por su historia. “Allende es un factor esencial. A eso se agrega la militancia de la Presidenta Michelle Bachelet. Ambos juegan un rol central”, señaló.

Estrategia para asegurar militantes
Las presiones de la UDI

La UDI es uno de los partidos que, según el último balance del Servicio Electoral (Servel), aún se encuentra lejos de cumplir con las cantidades mínimas de militantes por región que exige la ley para constituirse. Con solo 8.426 afiliados a nivel nacional, la colectividad peligra, entre otras cosas, contar con participación en el Parlamento. El tema ha generado una serie de reuniones entre los miembros de la directiva de la UDI y, de hecho, se conversó ampliamente en el último comité electoral en la sede de Suecia. Ahí, se acordó presionar a los parlamentarios para que colaboren en el proceso de refichaje. Desde la directiva de la colectividad indican, además, que ya quedó establecido que aquellos candidatos que buscan la reelección, pero que no trabajen para recolectar las firmas necesarias en su región, no podrán ir por un nuevo periodo, por lo que ya se estarían barajando otras cartas en la carrera al Congreso. Uno de los más afectados es el diputado Sergio Gahona, de la Región de Coquimbo, donde el gremialismo solo tiene un 12% de la meta regional cumplida. De hecho, fue la misma presidenta del partido, la senadora Jacqueline van Rysselberghe, quien le advirtió sobre este tema al legislador. Por otro lado, la bancada UDI aseguró que, de ser necesario, organizarán viajes a las comunas donde la afiliación y reinscripción de adherentes ha sido más lenta, con la intención de reforzar el refichaje en aquellas zonas y alcanzar los cupos mínimos que establece la ley.

En medio de la crisis
El renacer del Partido Progresista

Silenciosamente y enfocados completamente en reconstituirse como partido para las elecciones presidenciales, el PRO comenzó su campaña durante el 2016, a pocos días de la aprobación de la ley. Con una estrategia en particular, establecieron una base de militantes, lo que aseguró un mejor panorama para la tienda. Con despliegues territoriales a lo largo del país y trabajando con autoridades regionales, la meta siempre fue seguir la planificación numérica y superar los objetivos mensuales.“Fuimos dividiendo las metas que teníamos que alcanzar en función de 10 meses, para darnos justamente un colchón de seguridad para poder tener tiempo de conseguir más firmas”, reveló Patricia Morales, encargada programática del comando.Así también fue el trabajo que realizó Marco Enríquez-Ominami, quien fue el encargado de llamar a los ciudadanos a acercarse a los stands por medio de las radios locales y difundiendo las propuestas que ya llevan trabajando desde hace más de un año. “Hicimos una campaña diciendo no solo las propuestas, sino que, también de lo que es la figura de Marco, porque esto va a permitir, en definitiva, que sea candidato presidencial”, aseguró.El trabajo no solo fue externo y dirigido a futuros adherentes, sino que llevaron a cabo un completo despliegue publicitario interno dentro del PRO, desde las elecciones municipales, ocasión en la que comenzaron a informar del futuro proceso electoral .Pese a los favorables número que tiene el partido, reuniendo 19.517 según las últimas estadísticas oficiales, las exigencias requeridas por el Servel aún no se han cubierto, por lo que aún se encuentran trabajando para reconstituirse como partido y lograr llevar un candidato presidencial.

Nuevas fuerzas
UPA, el partido que ha captado la atención

Con propaganda hecha a mano y un equipo de no más de 30 voluntarios del partido, Unión Patriótica (UPA) se instala en distintos rincones de la V Región, la VI y la Metropolitana para afiliar a nuevos militantes. Ahí, conversan con los peatones y les cuentan sobre su proyecto, que definen como un “partido político instrumental de los luchadores sociales y políticos de distintas procedencias, sin distinciones ideológicas”. Pese a que no deben refichar, tienen que superar los mínimos por región para poder constituirse legalmente a nivel nacional. Además, la colectividad, constituida a nivel nacional a mediados de 2016, tiene un objetivo claro: presentar como candidato presidencial a su presidente, Eduardo Artés, lo que los tiene trabajando para juntar las 33 mil firmas que exige la ley. Este esfuerzo ha quedado en evidencia. Según las últimas cifras del Servel, la UPA tiene 15.927 militantes, los que se concentran en tres regiones: 3.771 en la Región de Valparaíso, 10.989 en la Metropolitana y 1.133 en O’Higgins. En dichas zonas alcanzaron el mínimo de afiliados necesarios, lo que hoy los posiciona como uno de los pocos partidos políticos que se encontraría constituido. Además, de las colectividades que se encontraban en formación el 31 de enero de 2016, Unión Patriótica es la que tiene más inscritos, dejando atrás a RD (9.940), al Partido Poder (1.879) y a Ciudadanos (1.082).A dicho conteo habría que agregar -según explica el vocero de la colectividad, Fabián Vásquez- cuatro mil fichas que entregaron a principios de marzo y cinco mil que pretenden juntar para el término del mes.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital