*

Nacional
Compartida
Actualizado el 05/04/2015
Estás leyendo:Levantan primer barrio de emergencia en la Región de Atacama

Levantan primer barrio de emergencia en la Región de Atacama

Treinta viviendas comenzaron a edificarse en Tierra Amarilla. La Presidenta Michelle Bachelet dijo que se instalarán unas 1.500.

Levantan primer barrio de emergencia en la Región de Atacama

El primer barrio de emergencia comenzó a levantarse ayer en Tierra Amarilla, una de las comunas más golpeadas por los aluviones que afectaron, principalmente, la Región de Atacama.

La Presidenta Michelle Bachelet recorrió ayer la zona y destacó que las viviendas que se emplazarán son de mayor estándar, pues alcanzan los 24 m2, superando las entregadas en tragedias anteriores, como la del 27/F, que medían 19,3 m2. “Aquí se están construyendo las primeras 30 casas, pero sabemos que, tenemos catastrado, que va a haber que construir unas 1.500, al menos”, dijo la Mandataria.

A esta primera fase se sumarán otras 100 casas en los próximos días, en un terreno ubicado en la localidad de Nantoco, cedido, en comodato por dos años, por la minera Candelaria. La vivienda, denominada “progresiva”, cuenta con kit eléctrico y de agua y tiene capacidad para dos camas y una pequeña cocina. Fuera del inmueble podrán tener un baño químico. “Este tipo de vivienda puede expandirse en cuanto la familia tenga los recursos para hacerlo”, dijo Valentina Latorre, directora social de Techo Chile, entidad que cuenta con 200 jóvenes voluntarios a cargo de la construcción.

También, en Diego de Almagro, el gobierno definió un terreno de 26 hectáreas para las construcciones de emergencia y “nuevas viviendas para familias no sólo dañadas y afectadas, sino también familias allegadas que no tienen una vivienda propia”, añadió Bachelet.

Catastro

La Jefa de Estado aseguró que hay, al menos, 14 mil viviendas afectadas en Atacama y que, para cuantificar las pérdidas materiales y la ayuda necesaria, se están haciendo dos catastros. El primero, dijo, “es el formulario EFU, que lo hace el Ministerio de Desarrollo Social a través de distintos miembros del gobierno nacional, provincial o municipal, donde a la gente se le pregunta por su situación económica, lo que ha perdido, los daños que ha tenido, no sólo de vivienda, también de enseres y cualquier otra situación de esa naturaleza”. En segundo lugar, agregó, se está realizando un catastro de vivienda, que comenzó ayer, y “que nos va a decir cuáles son aquellas casas que son absolutamente irrecuperables, sea por el lugar donde están situadas, sea por el daño, cuáles son aquellas casas que tienen daño mayor y cuáles son aquellas casas que tienen daño menor. Y eso es lo que se está haciendo paralelamente”.

La información que entregue este último catastro, a cargo del Minvu, permitirá asignar la ayuda según corresponda a cada familia, que puede ir desde la sanitización y reparación de la casa, hasta su reposición total. “Ya llevamos 4.300 viviendas evaluadas, es decir, vamos como en el 30% del catastro”, dijo la ministra de Vivienda, Paulina Saball.

El subsecretario de Desarrollo Social, Juan Eduardo Faúndez, explicó, en tanto, que a las comunas más afectadas, como Diego de Almagro, Tierra Amarilla, Chañaral y Copiapó, se está aplicando la encuesta de emergencia, que incluye, por ejemplo, la cantidad de miembros por familia y sus edades, materialidad de la construcción, cantidad de pérdidas, el nivel educacional que poseen o si están discapacitados. “Con estos antecedentes podremos focalizar mejor la ayuda. Es diferente a una ficha social, más corta, porque queremos la información clave”, dijo Faúndez, quien agregó que se han aplicado nueve mil encuestas de emergencia en las tres regiones afectadas, y que se espera llegar al lunes con el 70% de los damnificados en Atacama catastrados. Los antecedentes serán remitidos a Vivienda, que focalizará la ayuda.

Anoche, la Onemi informó que la cifra de fallecidos por la catástrofe se mantenía en 25. Sin embargo, la cantidad de desaparecidos aumentó de 101 a 125. Además, consignó qe se registran 29.741 damnificados, 2.607 de ellos en albergues.En cuanto a infraestructura, sostuvo que 2.071 viviendas fueron destruidas y 6.254 resultaron con daño mayor.

Papel digital