*

Nacional
Compartida
Actualizado el 11/08/2017
Estás leyendo:Líderes de tercera edad: “Ya no somos invisibles”

Líderes de tercera edad: “Ya no somos invisibles”

Autor: Aldo Vidal N.

Son dirigentes a tiempo completo, tienen sobre 60 años y se dedican a trabajar por los derechos de los adultos mayores. Esta semana lograron la rebaja en el pasaje del Metro, pero van por más: mejor salud y mayor capacitación.

Líderes de tercera edad: “Ya no somos invisibles”

“Ya no somos invisibles”. Así describe Gladys Fernández (70), una de los líderes ciudadanas de la tercera edad, la notoriedad que adquirieron esta semana, marcada por dos triunfos de los adultos mayores: primero la rebaja ilimitada en el pasaje de Metro, y después el anuncio hecho por la Presidenta de la reforma previsional.

Para ellos no es casualidad, pues se trata de un trabajo constante y silencioso de al menos tres años. Fernández, una de las fundadoras del movimiento Marcha de los Bastones y ex dirigenta estudiantil en el Liceo Superior de Comercio de Concepción en los años 60, cuenta que todo comenzó en junio de 2014, en una reunión de su club de adultos mayores en Providencia. “Nosotros habíamos discutido sobre el problema de transporte que teníamos y queríamos plantearlo a la autoridad. La diputada Maya Fernández nos consiguió una reunión con el Seremi Matías Salazar. Éramos como 80 adultos mayores reunidos y le planteamos que la movilización significaba un tercio de nuestra pensión. Él nos respondió que era muy difícil y que la solicitud no tenía fuerza. Entonces, Rubén, mi esposo, tomó la palabra y le dijo ‘si usted cree que no tenemos fuerza, le vamos a demostrar que también podemos patalear”, recuerda.

La primera Marcha de los Bastones se realizó el 13 de diciembre de ese mismo año en el centro de Santiago, con una asistencia que superó las mil personas. Fue la primera vez que se visibilizó con fuerza la demanda de la tercera edad por un transporte rebajado.

Rubén Espinoza (73) es otro de los líderes ciudadanos que ha empujado el cambio para que aumenten los beneficios en el transporte público. “Desde que nació el movimiento para esta petición, nunca ha habido oposición. Nadie me ha dicho ‘no, eso no corresponde’, porque sí corresponde. Y es el gobierno el que tiene que impulsar una política pública, no solo para Metro sino en el transporte público completo y para todo Chile”, afirma.

Espinoza, que además es dirigente de otra asociación llamada Acción Mayor, agrega que “en la última elección presidencial fueron dos millones los adultos mayores que fueron a sufragar, esa es la realidad”.

A nivel local, también hay iniciativas para que los adultos mayores tengan espacios para manifestar su demandas. Odilia Salazar (70), presidenta del Club Siempre Joven, explica que en su comuna hay más de 240 clubes para personas mayores y otra inquietud de esta población es el acceso a la salud. “Se esta luchando por eso, porque podamos tener una mejor calidad de atención. Por ejemplo, las farmacias populares han sido una gran ayuda, porque la mayoría debe gastar mucho en remedios”.

Gonzalo Figueroa (72) es dirigente social hace siete años y forma parte del Concejo Consultivo de Adultos Mayores de Maipú, la segunda comuna en el país -después de Isla de Pascua- que cuenta con este organismo. Figueroa afirma que un punto pendiente es la digitalización para este segmento: “Cada vez el adulto mayor se empodera más de sí mismo y se comunica a través de redes. Por lo tanto, es necesario trabajar esos aspectos, a muchos les da miedo, pero es un problema más sencillo de resolver que otros, como la salud, y se invierte poco en él”.

Escuela de líderes

La Corporación de Adultos Mayores de Chile en Acción, hace dos años se especializa en capacitar “a adultos mayores por adultos mayores”, para entregarles información en diferentes áreas: envejecimiento, participación ciudadana, solución de conflictos, entre otras.

“Lo importante es que ellos se den cuenta, primero, que tienen derechos y que pueden hacer un montón de cosas todavía”, dice Andrés Sepúlveda (66), uno de sus fundadores. Sepúlveda explica que quieren realizar más charlas y abordar nuevas temáticas: “Estamos capacitando a líderes y por lo tanto es necesario ampliar los temas. Por ejemplo, la sexualidad, que por un tema de formación, uno habla de esos temas y la gente se desmaya. También es muy potente el tema del género, o los tipos de familia, que hoy son muchas más de los que conocíamos nosotros, también es necesario hablar de diversidad y de inmigrantes”, dice.

“Aún falta capacitación para que en esta edad emerja un adulto mayor más integral y participativo, no basta con comidas o paseos”, agrega José Parra (71), tesorero y otro de los fundadores de la corporación.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital