*

Mundo
Compartida
Actualizado el 13/11/2017
Estás leyendo:Los días de Obama fuera de la Casa Blanca

Los días de Obama fuera de la Casa Blanca

Autor: Valentina Jofré

El ex presidente ha mantenido un bajo perfil, enfocado en la redacción de sus memorias, la participación en prestigiosas conferencias y el cumplimiento de su deber cívico. Solo ha tenido algunas apariciones en el escenario político al apoyar a dos candidatos demócratas, además de salir a defender las políticas de su mandato.

Los días de Obama fuera de la Casa Blanca

Vestido con camisa y terno oscuro, pero sin corbata, y rodeado por varios guardaespaldas, Barack Obama se presentó el miércoles en una corte del centro de Chicago para cumplir con su deber cívico, tras haber sido convocado para realizar el servicio de jurado, obligatorio en Estados Unidos. Al ex presidente demócrata (2009-2017) lo esperaba una multitud para tomarle fotografías y pedirle autógrafos, como un rock star. Finalmente, Obama no fue seleccionado pero, como todos los convocados, recibió un pago de US$ 17.

Son ya casi 10 meses los que Barack Obama lleva fuera de la Casa Blanca, como un “ciudadano común y corriente” y con el propósito de mantenerse alejado de la escena política. Así, han sido pocas las ocasiones en las que el 44° Presidente de Estados Unidos se ha referido a temas políticos, ya que pasa sus días escribiendo, participando de obras caritativas y dictando conferencias. A sus 56 años, Obama prefiere llevar una vida de bajo perfil, en un país donde existe la regla no escrita de que un ex mandatario no critica a su sucesor.

Así, después de ocho años en la Casa Blanca, Obama disfruta de su tiempo libre redactando sus memorias, basadas en una bitácora que habría tenido durante todo ese tiempo y en la que hacía anotaciones. Según el Financial Times, la editorial Penguin Random House será la encargada de publicar el libro, por el cual le ofrecieron unos US$ 60 millones. El contrato también incluye un libro de Michelle Obama.

Luego de sus vacaciones de tres meses por la Polinesia Francesa -que generaron controversia por usar un yate de 138 metros de longitud junto al músico Bruce Springsteen, el actor Tom Hanks y la presentadora norteamericana Oprah Winfrey-, Obama volvió a la luz pública con una aparición en la Universidad de Chicago.

Obama no ha criticado a Trump, pero sí ha defendido los programas impulsados durante su mandato, especialmente en temas de inmigración, cobertura de salud y la lucha contra el cambio climático. “Al igual que la mayoría de los ex presidentes, Obama se ha mantenido en gran parte en silencio, aunque ha emitido algunas declaraciones de desaprobación en defensa de la reforma sanitaria conocida como Obamacare”, señaló a La Tercera Michael Cornfield, académico de gestión política en la Universidad George Washington. “Se ha centrado en asuntos familiares y en el trabajo educativo de la Fundación Obama”, sostiene John Pitney, cientista político y profesor de política americana en Claremont McKenna College.

En octubre, sin embargo, volvió al escenario político con el apoyo público a dos demócratas que resultaron electos como gobernadores en los estados de Virginia y Nueva Jersey. “No es sorprendente que Obama comenzara a influir en las recientes elecciones, especialmente dado el daño que el Presidente Trump les ha hecho a sus políticas”, dijo a La Tercera John Allen Williams, académico de Loyola University Chicago.

De todas formas, los expertos coinciden en que Obama ha preferido mantener un bajo perfil como ex presidente de Estados Unidos.

Uno de los “oficios” que ha desempeñado con su conocido carisma es el de conferencista. Ha sido orador en prestigiosas conferencias en Nueva York, Toronto, Italia, Alemania, Escocia, Canadá, Indonesia, Corea del Sur y Buenos Aires. Según su portavoz, estos discursos pagados le han permitido destinar cerca de US$ 2 millones a programas de capacitación y de ayuda al empleo para jóvenes de entornos desfavorecidos en Chicago.

Los Obama aún viven en Washington, donde esperan quedarse hasta 2019, cuando la hija menor de la pareja, Sasha, termine sus estudios secundarios. Sin embargo, tanto Barack como Michelle tienen una fuerte conexión con Chicago, donde se emplazará el Centro Presidencial de Obama de la Fundación Obama, que pretende albergar su ambicioso proyecto concebido como un “espacio de ciudadanía”, con un costo que se estima en casi US$ 500 millones. El centro se lanzará en 2021.

En su calidad de ex jefe de Estado, Obama cuenta con ciertos privilegios contenidos en el Acta de ex Presidentes de 1958. Durante los 10 próximos años podrá asegurar su protección con el Servicio Secreto y también junto a su familia tiene la posibilidad de ser tratado en hospitales militares. Además, recibe una pensión de US$ 207.800 al año, y al mismo tiempo cuenta con un presupuesto de US$ 96.000 para pagarles a sus asistentes. Barack Obama parece disfrutar sus días fuera de la Casa Blanca, como todo ex presidente de EE.UU.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital