*

Cultura
Compartida
Actualizado el 26/12/2015
Estás leyendo:Los mejores libros de 2015

Los mejores libros de 2015

Autor: Javier García

Críticos y periodistas escogen los 10 títulos más notables del año. Ficción chilena e internacional, ensayos y autobiografía integran esta biblioteca selecta.

Los mejores libros de 2015

La realidad superó a la ficción y la historia general y personal a los  mundos inventados durante 2015. Este año los lectores inclinaron la balanza en beneficio de los libros de no ficción o que novelaban hechos reales. Desde historias de carácter político a hechos del siglo XIX y XX, como ocurrió con Un veterano de tres guerras o La historia secreta de Chile.

Acaso como un signo del buen momento que vive la no ficción en el mundo, la Academia Sueca eligió este año a la autora ucraniana Svetlana Alexiévich como la primera periodista ganadora del Premio Nobel de Literatura. En una temporada marcada por controversias políticas y fanatismos religiosos destacaron también libros de debate o discusión de ideas desde experiencias personales, como El Reino de Emanuelle Carrère. 

Pero también hubo ficción de calidad en estos últimos 12 meses, y así lo atestigua esta selección. Participaron en ella Tal Pinto (The Clinic); Rodrigo Pinto (Sábado); José Ignacio Silva (LUN); Marcelo Soto (Capital), y Juan Manuel Vial, Héctor Soto, Andres Gómez Bravo y Javier García de La Tercera.

¿Cuánto pesa un relato de infancia y los fragmentos de un diario llevado por décadas? Los primeros años de vida, entre la naturaleza nórdica, recrea el noruego, Karl Ove Knausgård en La isla de la infancia, tercera parte de su serie Mi lucha. Mientras en Los diarios de Emilio Renzi, el autor argentino Ricardo Piglia muestra su laboratorio de ideas en la primera entrega de su trilogía, basada en sus  diarios de adolescente. 

En ficción local, dos jóvenes estuvieron en boca de todos: Paulina Flores con Qué vergüenza, y Alia Trabucco Zerán con la novela La resta. A su vez, Rafael Gumucio regresó tras cinco años a la novela con Milagro en Haití. Y Alberto Fuguet se consagra con nuevas formas de narrar dentro de su obra con No ficción.

Los 10 títulos  elegidos del año  

Lo mejor del año entregó obras de grandes autores internacionales (Carrère, Knausgård), el regreso de  chilenos de trayectoria (Fuguet, Gmucio) y dos debutantes.

El reino [Emmanuel Carrère]

Una historia personal de conversión religiosa, que comienza en los 90, pero que deriva en reflexiones sobre el Cristianismo citando parte de los Evangelios del Nuevo Testamento. Una novela sin ficción, al estilo del narrador francés, autor de Limónov. “Un testimonio notable para toda persona que tenga sensibilidad religiosa, sea creyente o no”, señala Héctor Soto. Anagrama, 520 págs.

La isla de la infancia[Karl Ove Knausgård]

¿El niño que una vez fuimos es el mismo hombre que hoy somos? En el tercer tomo de su autobiografía, el noruego Karl Ove Knåusgard recrea su niñez en la isla de Trom,  entre bosques, aguas frías y un padre autoritario. El colegio, los amigos, la extrañeza de ser y sentirse diferente al resto y el primer amor, delinean estas páginas, en las que conviven  la narración  y la reflexión. Anagrama, 498 págs.

No ficción [alberto fuguet]

Directo,  honesto, valiente. Fuguet escribe sobre la intimidad sexual a través de la historia de dos hombres que tuvieron una relación larga, ambigua, sin nombre, sembrada de emociones no verbalizadas. El relato se desarrolla como un extenso diálogo de una noche: un diálogo franco,  a veces rudo y cargado de tensión dramática. Fuguet exhibe aquí un oído prodigioso y un notable manejo del ritmo narrativo. Penguin RH, 176 págs. 

Milagro en Haití [rafael gumucio]

Carmen Prado es la protagonista y dueña del intenso monólogo de esta novela, que transcurre en Haití. Hospitalizada tras someterse a una cirugía estética, y acompañada de su cocinera haitiana, Elodie, la voz de esta señora es auténtica y feroz en sus reflexiones, contradictoria y entrañable. “Milagro en Haití es por lejos la mejor novela de Gumucio”, dijo el crítico Juan Manuel Vial. Literatura Random House, 240 págs. 

Los malos [varios autores]

Detalles de vidas miserables, de acciones humanas perversas, un libro intenso y a la vez una radiografía de las sociedades latinoamericanas, conforman estos 14 perfiles, escritos por 14 periodistas del continente. La edición es de Leila Guerriero, y entre los retratados hay violadores, asesinos y toruradores. El título abre con el perfil de Manuel El Mamo Contreras. Ediciones UDP. 558 págs.

Los diarios de Emilio Renzi [ricardo piglia]

Son los años de formación del escritor argentino, nacido en 1941, autor de Respiración artificial. La primera entrega de una trilogía de sus diarios escritos desde los 16 años. A esa edad parte el volumen y cierra en 1967, con Piglia de 26 años, ya fuera de casa, estudiando en la universidad, charlando con Borges, elaborando su primer libro, mientras callejea por Buenos Aires. Anagrama, 360 págs. 

Ideas de perfil [carlos peña]

Carlos Peña estudió derecho y se  doctoró en filosofía. Su formación intelectual cruzas las páginas de este libro, donde aparecen Pierre Bordieu, Michel Foucault, Karl Jaspers. También Hannah Arendt, Freud , Nicanor Parra y Raúl Zurita. Son 35 ensayos biográficos, escritos con ligereza periodística, claridad pedagógica y con  la agudeza y densidad del pensamiento filosófico. Hueders, 602 págs.

Qué vergüenza[paulina flores]

Es inusual, acaso una extrañeza, que un primer libro de cuentos exhiba logros tan notorios. A diferencia de algunos debut de autores jóvenes, en  los nueve relatos de este conjunto -relatos extensos- no hay poses ni imposturas . Paulina Flores compone un universo vigoroso,  atractivo, que respira autenticidad, con personajes nacidos en familias poco felices de clase media. Hueders, 228 págs.

La resta [alia trabucco zerán]

La novela debut de esta autora, nacida en 1983, habla del presente a través de la mirada de dos jóvenes, Iquela y Felipe, para referirse a historias familiares y a la sociedad chilena marcada por el régimen de Augusto Pinochet. “Una escritora que muestra una singular calidad en la escritura y que revisa, desde un ángulo inesperado, los efectos de la dictadura”, comenta Rodrigo Pinto. 

Historia secreta de Chile [jorge baradit]

Es su primer libro de no ficción, y se convirtió en bestseller. En breves historias, Baradit habla del lado B del país y sus próceres. “Más allá de la maroma esotérica de algunas crónicas, valoro que tenga una toma de posición y una línea argumental nítida que una los textos”, señala el crítico José Ignacio Silva. El título, aparecido en julio, va en su séptima edición con 50 mil ejemplares vendidos. Sudamericana, 160 págs.

Los otros destacados: De Alexiévich a Castellanos Moya 

El valor está en su capacidad de registrar voces ajenas, que han formado parte importante de procesos históricos, como la participación de mujeres rusas en la Segunda Guerra Mundial. Desde los 80 viene realizando esa labor, la periodista ucraniana Svetlana Alexiévich, elogiada este año con el Premio Nobel de Literatura. Dos de sus obras fueron traducidas y reconocidas: La guerra no tiene rostro de mujer y Voces de Chernóbil (Debate).  

Desde Latinoamérica, las buenas novedades las produjeron narradores de distintas generaciones. La colombiana Margarita García Robayo (35) llegó con sus relatos muy lejos del realismo mágico, en Usted está aquí (Montacerdos). “Muestra un Caribe totalmente ajeno a los lugares comunes habituales”, dice Rodrigo Pinto. Mientras, el salvadoreño Horacio Castellanos Moya (58), publicó un diario de su estadía en Japón en Cuaderno de Tokio (Hueders). “Diario de emociones oscuras, de preguntas, deseos y demonios”, apuntó Andrés Gómez Bravo. Adiós a los padres (LRH) confirma la notable trayectoria del mexicano Héctor Aguilar Camín (69). Memoria familiar, que aborda sin piedad. “Una crónica escrita con una prosa envidiable y que está entre lo más conmovedor que he leído en mucho tiempo”, opina Héctor Soto. Una novela de 2014 que llegó en enero pasado a Chile y que dio que hablar fue El impostor, del español Javier Cercas. Sobre autores nacionales, se reconoció la edición definitiva de Historia de una absolución familiar, de Germán Marín. El debut de Gonzalo Eltesch con Colección particular y Jorge Marchant Lazcano con Cuartos oscuros. “Quizás la mejor novela del año que poca gente ha leído”, dice Tal Pinto.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital