*
Mundo
Compartida
Actualizado el 09/01/2017
Estás leyendo:Los pasos que vienen tras decreto de “abandono de cargo” de Maduro

Los pasos que vienen tras decreto de “abandono de cargo” de Maduro

Autor: María Paz Salas

La votación se realizó antes de un día clave. Hoy el mandatario venezolano alcanza más de la mitad de su mandato. Según la ley venezolana, tras esta fecha se anula cualquier posibilidad de convocar a elecciones anticipadas.

En el inicio de su cuarto año al mando de Venezuela, el Presidente Nicolás Maduro, fue declarado en “abandono del cargo” por la mayoría opositora de la Asamblea Nacional (AN), que busca -al igual que con su fallido referendo revocatorio- abrir la puerta a elecciones anticipadas. “¡Elecciones ya!”, gritaron los congresistas de oposición al finalizar la sesión, después de que 106 diputados (de un total de 167) votaran a favor de la medida.

La votación en el Legislativo, que evidenció un nuevo choque de poderes, se realizó antes de una fecha clave en Venezuela. Según la ley local, si la Asamblea Nacional declara “falta absoluta” del mandatario antes de cumplir su cuarto año en el poder (es decir, hoy 10 de enero), se debe convocar a elecciones anticipadas, 30 días después.

Pero luego de ese plazo, puede ser sustituido por el Vicepresidente para completar los dos años que quedan de Presidencia. Maduro nombró el jueves pasado al ex gobernador de Aragua, el “chavista radical” Tareck El Aissami, como su nuevo Vicepresidente.

“Aprobado el acuerdo con el cual se califica el abandono del cargo a Nicolás Maduro y se exige una salida electoral a la crisis venezolana para que sea el pueblo el que se exprese a través del voto”, anunció hoy el presidente de la Asamblea, Julio Borges, al leer el acuerdo desde la tribuna del hemiciclo.

La Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que aglutina a la oposición, acusa a Maduro de incumplir deberes y hundir al país en una grave crisis económica que se ha caracterizado por la escasez de alimentos y la inflación más alta del mundo.

Según la extensa declaración, “Maduro ha provocado una crisis sin precedentes en Venezuela” y está “al margen de la Constitución” por provocar “devastación económica”, “ruptura del orden constitucional” y “violentar los derechos” de los venezolanos.

Sin embargo, no se sabe con certeza si la medida tendrá un efecto real. Eso, porque la oposición se enfrenta a un gran obstáculo: el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), que los detractores de

Maduro sostienen que está dominado por el chavismo, debe pronunciarse sobre la resolución.

Así, se espera que este organismo dicte una sentencia que paralice o deje sin efecto el proceso. Esta ha sido la tónica desde que la oposición logró mayoría hacerse con el poder en la

Asamblea Nacional, en las elecciones de diciembre de 2015.

“Es de suponer una respuesta del TSJ anulando la decisión o disolviendo al Parlamento. Se viene más incertidumbre que otra cosa”, dijo a La Tercera, Eugenio Martínez, analista y experto electoral venezolano.

A su vez, el diputado por el estado Bolívar, Héctor Rodríguez, dijo lamentar “mucho la tragedia, la comedia, el circo que ha montado la oposición”.

Horas antes de la votación, la justicia ya había advertido que el Parlamento no tenía facultad para destituir al mandatario. El propio TSJ aseguró que el mandatario venezolano “está en ejercicio de sus atribuciones constitucionales”. En ese mismo sentido se manifestó el dirigente chavista Diosdado Cabello, mano derecha de Maduro. “Eso no existe. Ni constitucionalmente, ni políticamente es posible hacerlo”, aseguró.

Según los analistas, bastaría con que la justicia desconozca la decisión del Legislativo, para que la medida sea anulada.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital