*

Negocios
Abrir menú
Compartida
Actualizado el 05/11/2017
Estás leyendo:Los protagonistas, a dos años de la colusión del papel

Los protagonistas, a dos años de la colusión del papel

Autor: Jessica Marticorena /Sandra Burgos

Abocados a temas familiares, negocios personales en Chile y el exterior, desempeñándose en directorios de empresas del grupo Matte o realizando asesorías a terceros. Es el rumbo que han seguido ex ejecutivos o altos directivos que directa o indirectamente estuvieron involucrados en el caso.

Los protagonistas, a dos años de la colusión del papel

Esta semana se cumplieron dos años desde que estalló uno de los casos de colusión más emblemáticos y con más consecuencias en la historia empresarial chilena.La familia Matte, el clan más tradicional e influyente en la esfera económica y social del país, se vio enfrentada a un escándalo mediático y reputacional que hasta el día de hoy sigue teniendo repercusiones. El 28 de octubre de 2015, la Fiscalía Nacional Económica (FNE) presentó un requerimiento ante el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) donde acusó a CMPC, el brazo forestal de la familia Matte, y a SCA Chile (ex Pisa, ligada a Gabriel Ruiz-Tagle), de mantener un cartel entre 2000 y 2011 para fijar precios y cuotas en el mercado de productos de papel tissue. CMPC había reconocido la colusión, acogiéndose a la figura de la delación compensada. En marzo de este año, la Papelera depositó en una cuenta de BancoEstado $ 97 mil millones, unos US$ 150 millones, que serán destinados a compensar a los consumidores por los montos cobrados en exceso. Los protagonistas de la colusión están a la espera del fallo del TDLC.

La colusión generó cambios en el grupo Matte, en diversos frentes. En medio de la polémica, el 4 de diciembre de 2015, Eliodoro Matte presentó su renuncia a la presidencia del Centro de Estudios Públicos (CEP). Su continuidad al frente del CEP había comenzado a quedar en entredicho tras el requerimiento de la FNE.

El escándalo también obligó al clan Matte a realizar modificaciones profundas en la Papelera. En marzo de 2016, Eliodoro renunció a la presidencia de Empresas CMPC, y la compañía renovó casi la totalidad de su directorio. Además de los cambios al gobierno corporativo, la firma designó a nuevos ejecutivos en la primera línea, implementó procedimientos más estrictos en control interno, mayor rotación en los cargos y estableció una capacitación sistemática y permanente.

El caso también salpicó las pretensiones de Bernardo Larraín Ma-tte para liderar la Sofofa. Durante el proceso eleccionario de este año, el hoy timonel del gremio fabril fue cuestionado por pertenecer a la familia controladora de la empresa que protagonizó la colusión y por haber sido director durante algunos años de CMPC Tissue. Finalmente, esas críticas no fueron impedimento para que Larraín Matte fuera electo el 31 de mayo último.

El destino de los protagonistas Distintos rumbos han seguido ex ejecutivos de CMPC y de SCA involucrados o identificados como actores relevantes del cartel. Mientras Jorge Morel, ex gerente general de CMPC Tissue, ha estado enfocado en temas familiares, Gabriel Ruiz-Tagle lo está en sus negocios en Chile y el extranjero.

También centrado en sus emprendimientos personales está Felipe Álamos Swinburn, ex gerente comercial de CMPC Tissue, hoy dedicado de lleno a la actividad agrícola en las localidades de Cabildo y La Ligua, en la provincia de Petorca, Región de Valparaíso. Felipe Baraona Undurraga, por su parte, ex gerente general de Pisa y a quien CMPC acusó en su delación compensada de ser una de las contrapartes en la colusión, en abril de este año ingresó al directorio de la multitienda La Polar. En tanto, María Cecilia Häberle, ex gerenta comercial de CMPC Tissue entre 1989 y 2005, desde enero de este año y hasta la actualidad se desempeña como asesora comercial de Olisur, la productora y exportadora de aceite de oliva.

Eliodoro Matte
Dejó la presidencia del CEP y CMPC. Bajo su mandato, el directorio decidió autodenunciarse, en 2015 pidió perdón por lo ocurrido y aseguró haber sido engañado.

El 4 de diciembre de 2015 y tras 28 años al mando, Eliodoro Matte Larraín dejó de ser la cara visible del Centro de Estudios Públicos (CEP). Pero no se alejó del todo del think tank y mantuvo su lugar y su influencia en el consejo directivo del centro de pensamiento privado. Tal como lo declaró cuando dimitió a la presidencia del CEP, Matte sigue interesado en ciertos temas vinculados a las políticas públicas. Por eso, hace un año y medio está trabajando en la Comisión de Modernización del Estado, integrada por un grupo transversal compuesto por 29 personas de distintos espectros políticos, entre las cuales se encuentran José Pablo Arellano, Carlos Williamson, Soledad Arellano y Alejandro Ferreiro, entre otros. El ex presidente de Empresas CMPC -cargo al que renunció en marzo de 2016- también está dedicado a su family office, Inversiones Porto Seguro, que dirige su hijo mayor, Eliodoro. A las oficinas ubicadas en el sector de El Golf, en Las Condes, el empresario acude casi a diario. El patriarca de los Matte Capdevila tampoco ha descuidado los negocios que mantiene con sus hermanos Patricia y Bernardo. Eliodoro integra el directorio de Forestal O’Higgins, la sociedad holding que se ha convertido en la matriz del grupo. Desde ahí, los tres hermanos Matte Larraín participan en Minera Valparaíso, desde donde controlan, a través de distintas sociedades, Bicecorp, Colbún, Puerto Lirquén, CMPC y Entel, entre otras empresas. Eliodoro Matte, dicen cercanos al empresario, también está muy dedicado a su familia. Mencionan que hace un par de semanas se casó el segundo de sus hijos, Jorge, quien se convirtió en su sucesor en los directorios de las empresas y sociedades del grupo. El heredero se incorporó a las mesas directivas de Empresas CMPC -y de las filiales Celulosa, Tissue y Papeles- y de la eléctrica Colbún. Aficionado a la equitación, también participa en los directorios de Minera Valparaíso y en Porto Seguro.

Arturo Mackenna
Fue el gerente general de CMPC por 25 años y luego pasó al directorio, al cual renunció cinco días antes de que estallara el caso. Siempre ha negado vínculos con la colusión.

Arturo Mackenna (hoy de 71 años) ha sido por décadas un hombre de confianza de la familia Matte. El ex gerente general y ex director de CMPC renunció al directorio de la Papelera en octubre de 2015, cinco días antes de que estallara el caso colusión. En su delación compensada, SCA lo vinculó con el escándalo. Mackenna recuerda hoy: “Todo lo que se dijo de mí era falso. Declaré como testigo por más de 12 horas en el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia. Nunca se me imputó en lo penal. Siempre tuve la conciencia tranquila, porque yo no fui parte de eso. Lamento que la compañía se haya visto expuesta a una situación así, que provocó un daño reputacional y económico importante, porque los US$ 150 millones que pagará en compensación no es poco. Espero que este triste capítulo termine pronto”. Tras su alejamiento, en abril de 2016, Mackenna se incorporó al directorio de la eléctrica Colbún, también controlada por el Grupo Matte. Hoy, además de integrar la mesa directiva de la generadora, reparte su tiempo entre la presidencia del Consejo Superior de la Universidad Finis Terrae y el directorio de la inmobiliaria Almahue, firma de la que es socio Bice, firma también de los Matte. Aparte de sus actividades profesionales, Mackenna cuenta que “ahora estoy disfrutando de la vida. Estoy tranquilo. No quiero más vértigo”. Menciona que por estos días está concluyendo la construcción de una casa en la isla Lemuy, en el archipiélago de Chiloé, y comenzando la edificación de otra en Zapallar. También destina tiempo a su hobby preferido, jugar golf, deporte que suele practicar en el Club Las Lomas de La Dehesa y en Las Brisas de Santo Domingo. Mackenna comenta que también disfruta de su numerosa familia: seis hijos y 16 nietos. “Una hija se radicó hace poco en Sydney, Australia, por lo que planeo ir a visitarla en los próximos meses”, señala el ex gerente y director de CMPC.

Gabriel Ruiz-Tagle
El ex controlador de Pisa fue vinculado directamente por la Fiscalía Nacional Económica a la colusión, pese a que él lo ha negado públicamente.

Gabriel Ruiz-Tagle (63 años) fundó en la década de los 80 Papeles Industriales (Pisa). En 2003, la firma fue adquirida en un 50% por la transnacional sueca SCA, que en 2012 compró el 50% restante. Según la investigación de la Fiscalía Nacional Económica, Ruiz-Tagle fue uno de los ideólogos de la confabulación en el mercado del papel tissue, pues habría acordado en 2000 el aumento de precios de los productos del rubro junto al entonces gerente general de CMPC Tissue Jorge Morel. Ruiz-Tagle -ex ministro del Deporte en el gobierno de Sebastián Piñera y ex presidente de Blanco y Negro- hoy dedica parte de su tiempo al Parque Futangue, en la comuna de Lago Ranco, Región de Los Ríos, propiedad que suma unas 14.000 hectáreas de superficie, que compró de a poco a partir de 1996. En paralelo, el empresario está enfocado en Triple I, el family office que maneja su patrimonio personal, el que se calcula supera actualmente los US$ 250 millones. En las oficinas ubicadas en el barrio San Damián, en la comuna de Las Condes, el empresario trabaja junto a sus hijos Gabriel y Matías. Con esa sociedad, Ruiz-Tagle ha invertido en Chile en el rubro inmobiliario principalmente, pero este año también ha explorado la posibilidad de ingresar a otros mercados. El ex dueño de Pisa está interesado en la adquisición del grupo papelero vasco CEL. La empresa -donde el gobierno vasco a través de un fondo tiene un 40% de las acciones- atraviesa por serios problemas financieros y está en un proceso de venta. Ruiz-Tagle y parte de su equipo asesor han viajado en dos oportunidades hasta Bilbao para visitar las plantas ubicadas en las localidades de Zalla, Güeñes y Artziniega, y reunirse con la plana ejecutiva de la compañía y los representantes de los trabajadores. Hasta ahora, continúan las negociaciones, aunque fuentes cercanas dicen que las tratativas están bien encaminadas y que el empresario chileno tiene buena chance. La firma chilena compite con otros interesados, entre ellos, un fondo portugués y una firma italiana.

Jorge Morel
Ex gerente de CMPC Tissue, la filial que participó de la colusión, fue sindicado por la firma, a través de su delación compensada, como quien el año 2000 comenzó a reunirse con Pisa.

Tras su salida de CMPC, el 1 de agosto de 2014 -14 meses antes de que se destapara el caso-, Jorge Morel intentó insertarse en el mundo de los negocios como director de empresas. De hecho, se inscribió en el registro de directores de las AFP y Habitat lo presentó como candidato a Embonor.Pero todo cambió el 28 de octubre de 2015. A partir de ese momento se recluyó en una oficina del estudio Grasty Quintana Majlis, para preparar su defensa y reconstruir la historia de CMPC en los años de colusión. Fueron 365 días exactos en que convivió con la amenaza de que la arista penal del caso avanzara.La pesadilla terminó el 28 de octubre de 2016, cuando el Juzgado de Puente Alto cerró el caso, luego de que el Ministerio Público presentara el desistimiento formal de la causa.Cercanos a Morel señalan que como la preparación de su defensa ocupó gran parte de su tiempo, no le dejó espacio para rehacer su vida profesional o involucrarse en algún negocio.Agregan que ha estado planificando iniciativas o negocios de muy bajo perfil, de alguna manera administrando sus inversiones, pero principalmente preocupado de asuntos familiares relacionados con la salud de su mujer.Comentan que una vez que se destapó la colusión del papel tissue, Morel organizó su vida tomando ciertas precauciones, pensando en la posibilidad de un escenario judicial más difícil de lo que finalmente fue.Cuando la arista penal se descartó, tenía la idea de realizar un negocio de carácter inmobiliario, que fue postergado por la contingencia familiar. Por esa razón, no tiene una oficina privada, sino todo lo maneja desde su casa.Amigos indican que lo ha pasado mal y no sólo por la exposición mediática que significó la colusión, “ha dicho que todo lo que pasó con el tema de la colusión no es nada frente a lo difícil que ha sido enfrentar la enfermedad de su mujer”, comentan.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital