*

Entretención
Compartida
Actualizado el 03/02/2016
Estás leyendo:Los Rolling Stones volvieron a hacer historia ante un Nacional repleto

Los Rolling Stones volvieron a hacer historia ante un Nacional repleto

Autor: Andrés del Real

El reencuentro con Chile estuvo marcado por los clásicos de la banda. El grupo tiene planeado dejar este jueves al mediodía el país para partir hacia Buenos Aires.

Los Rolling Stones volvieron a hacer historia ante un Nacional repleto

No pudo haber sido un regreso más estelar y esperado. A siete meses de su última presentación en vivo, en julio de 2015 en Canadá, The  Rolling Stones iniciaron la noche de este miércoles frente a 55 mil personas en el Estadio Nacional la gira que los tendrá recorriendo Latinoamérica por más de un mes, y el primer show en la capital desde su debut en 1995. Un nuevo recorrido por la región de los londinenses y otra oportunidad para volver a demostrar, una vez más, que sobre el escenario son la última leyenda viva del rock y los dueños de uno de los mejores shows del mundo.

Por esto, cuando ya entrada la noche y tras la actuación de soporte de Los Tres, se apagaron las luces de un estadio repleto, todo lo que vendría después sería una sorpresa para un público que esperó el regreso de los ingleses por 21 años, y que debió soportar largas filas para entrar al recinto de Ñuñoa. 

Poco de esto importó cuando a las 21.10 horas, luego de una apoteósica introducción con una animación que recorría los periodos y las carátulas de discos más icónicos del grupo, Mick Jagger, Keith Richards, Ron Wood y Charlie Watts aparecieron sobre un escenario decorado especialmente con el imaginario de la región -además de dos gigantescas pantallas laterales y una central- para dar la partida con la prendida Start me up, clásico de apertura de los británicos, que esta vez estuvo acompañado de pirotecnia y la euforia de una audiencia donde se mezclaron jóvenes, familias completas, calcetineros de la vieja guardia y un nutrido contingente de fanáticos argentinos. 

Con la energía inagotable que ostentan hace más de cinco décadas, y secundados por un experimentado grupo de músicos de apoyo, Richards y compañía continuaron con otras piezas clásicas de su repertorio y del rock de estadios en general, como It’s only rock and roll (but I like it), Let’s spend the night together y Tumbling dice, intercaladas con los primeros diálogos de un locuaz Jagger con una audiencia que con el correr de la noche fue perdiendo algo de efusividad. 

“Hola, Santiago, hola, Chile, hola, cabros”, fue el saludo inicial del frontman, quien minutos después comentaba, un poco más mordaz, “Es muy bueno estar de vuelta en este estadio, con su historia tan accidentada… Como ganar la Copa América”, para los aplausos de la cancha. 

No se quedó ahí. Evidenciando la preocupación que tiene el Latinoamérica Olé Tour por su público específico, y leyendo algunas frases, el cantante aseguró que “es bacán estar de vuelta en Santiago”, resaltó que “hay muchos edificios fálicos ahora” en la capital, hizo menciones al Guatón Loyola y cerró la primera media hora de la velada revelando la canción ganadora de la votación online que iniciaron entre sus seguidores locales hace dos días: el clásico sesentero She’s a raimbow, tema poco habitual en su setlist -no la tocaban en vivo hace 18 años- y que requirió ensayo en su prueba de sonido el lunes en el Nacional. 

La noche no estaba para experimentos, y siguió con más himnos de la religión stoniana: Wild horses, Paint it black y Honky tonk women, ésta última, la que motivó el primer recorrido de Jagger por la pasarela de 15 metros iba del escenario hasta bien entrada la cancha preferencial. Le siguió el homenaje a los ocho músicos y a los cuatro protagonistas, con Richards, lejos el más aplaudido, iniciando luego un segmento al mando del micrófono.

El show terminó pasadas las 23.00 horas, luego de una veintena de canciones y con la interpretación de gemas como Jumpin’Jack flash, Satisfaction, Brown sugar y You can’t always get what you want, esta junto a un coro nacional.

Se espera que este jueves al mediodía los británicos dejen la capital rumbo a Buenos Aires, donde este domingo realizarán el primero de tres conciertos en el Estadio Ciudad de la Plata, la segunda estación de su América Latina Olé Tour 2016.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital