*

Mundo
Compartida
Actualizado el 13/09/2017
Estás leyendo:Lula declara ante Moro y se niega a responder preguntas sobre Odebrecht

Lula declara ante Moro y se niega a responder preguntas sobre Odebrecht

Autor: Fernando Fuentes

Audiencia en Curitiba duró dos horas y 15 minutos. Ex mandatario acusó a su ex ministro Antonio Palocci de “mentir” en testimonio ante el juez.

Lula declara ante Moro y se niega a responder preguntas sobre Odebrecht
Luiz Inácio Lula da Silva a su arribo al tribunal de Curitiba, donde prestó declaración ante el juez Moro. Foto: AFP

Fue la segunda vez que el ex Presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva prestó declaración ante el juez federal Sérgio Moro. Pero a diferencia del interrogatorio de mayo pasado, el de este miércoles en Curitiba fue mucho más breve: dos horas y 15 minutos. La prensa local destacó que el líder del Partido de los Trabajadores (PT) volvió a negar todas las acusaciones en su contra e, incluso, rehusó responder algunas preguntas sobre sus supuestas relaciones ilícitas con la constructora Odebrecht, en el marco de la causa Lava Jato.

En el interrogatorio, Lula tenía que dar explicaciones sobre supuestos beneficios pagados por Odebrecht: un terreno de 12,5 millones de reales (US$ 4 millones) destinado al Instituto Lula y la compra de un ático vecino a su residencia particular en la ciudad de São Bernardo do Campo.

Lula llegó a esta audiencia en una situación bastante menos cómoda que en mayo, cuando fue interrogado durante cinco horas por Moro, según el diario O Globo. Ello, porque en julio el popular juez anticorrupción condenó al ex mandatario a nueve años y medio de cárcel, como beneficiario de un lujoso tríplex en el balneario paulista de Guarujá , ofrecido por la constructora OAS a cambio de su influencia para obtener contratos en la petrolera estatal Petrobras.

Además, la semana pasada el ex ministro de Hacienda de Lula, Antonio Palocci, se convirtió en el primer petista en delatar al ex Presidente, luego que afirmara ante Moro que el antiguo sindicalista metalúrgico avaló un “pacto de sangre” con Odebrecht, con el pago de 300 millones de reales (US$ 95 millones) en ventajas indebidas a cambio de mantener el protagonismo de la contratista en el gobierno. El terreno para el Instituto Lula estaría incluido en ese valor, aseguró el diario Folha de Sao Paulo.

Al final de la declaración, Lula cuestionó que Moro lo estuviera juzgando con imparcialidad, según consignó el portal G1 de Globo. Palocci “mintió” en su testimonio al juez Moro, dijo. “Yo vi a Palocci mentir aquí esta semana”, agregó. Para Lula, el ex ministro citó su nombre sólo para reducir algunos años de condena. “Quedé con pena por eso”, acotó. A ojos de Lula, Palocci es “calculista, frío y simulador”, según lo citó Folha.

“Ellos (la fuerza de tarea de Lava Jato) inventaron que el tríplex era mío porque ‘O Globo’ lo dice y no lo es, usted señor sabe eso. Ahora, inventaron que el departamento es mío, y no lo es, y ellos saben eso. Como inventaron la historia del sitio, que es mío, y no lo es. O sea, tres denuncias del Ministerio Público por ilusión, porque ellos tienen la idea de transformar a Lula en power point de ellos”, afirmó.

Luego del interrogatorio estaba previsto que Lula participara en un acto en la plaza Generoso Marques, en el centro de Curitiba, con militantes petistas. A su vez, los manifestantes a favor de Lava Jato y que pedían la condena de Lula se concentraron en el museo Oscar Niemeyer, a unos dos kilómetros de la sede del tribunal.

Difícil situación

Lula está involucrado en nueve procesos criminales. El petista fue condenado por corrupción y lavado de dinero en el caso del tríplex de Guarujá, está acusado en otras cinco acciones penales en Curitiba y en Brasilia y fue denunciado por el Ministerio Público en otras tres investigaciones.

En el caso del tríplex de Guarujá, la condena de nueve años y medio contra Lula ordenada por Moro aún debe ser ratificada en segunda instancia por el Tribunal Regional Federal de la 4ª Región (TRF4), con sede en Porto Alegre.

Según O Globo, si la apelación sale antes de la elección presidenciales previstas para octubre de 2018, Lula quedará inelegible, en caso de ser condenado. Si el fallo sale después, habrá un debate jurídico para ver si el petista puede o no asumir la Presidencia.

“La posibilidad de que Lula sea candidato o no en 2018 dependerá mucho de la rapidez (o lentitud) del juzgamiento en la segunda instancia. Los recursos contra una decisión son muy lentos, eso puede jugar a favor de Lula”, dijo en julio pasado Rafael Duarte Villa, analista político de la Universidad de Sao Paulo.

Entre los posibles candidatos, Lula lidera la carrera presidencial, con cerca de 30% de intención de voto. Pero es también uno de los que más rechazo concita.

Para 2018, el PT apostó sus fichas a Lula, pero su debilitamiento le obligaría a elaborar un “Plan B”, aunque ninguno de sus dirigentes evoque aún ese escenario.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital