*

Mundo
Compartida
Actualizado el 27/08/2014
Estás leyendo:Marchas y piquetes anteceden a la huelga general en Argentina

Marchas y piquetes anteceden a la huelga general en Argentina

Organizaciones de izquierda bloquearon los principales accesos de la ciudad de Buenos Aires y anunciaron protestas en la tarde en repudio a las políticas del gobierno.

Marchas y piquetes anteceden a la huelga general en Argentina

La huelga general convocada por las centrales sindicales opositoras para este jueves en Argentina fue antecedida hoy por piquetes y marchas, en protesta por la ola de suspensiones y despidos y en reclamo por mejores salarios y cambios en el impuesto a las ganancias que afecta a los trabajadores. 

Los principales accesos de la ciudad de Buenos Aires fueron bloqueados por manifestantes de la fracción disidente de la Central de Trabajadores de Argentina (CTA), el Partido Obrero y otras agrupaciones de izquierda. También se registraron bloqueos en otras ciudades. 

La CTA y Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) anunciaron además marchas y protestas en la tarde en repudio a las políticas del gobierno de la peronista Cristina Fernández de Kirchner. 

La jornada de protestas antecede a la huelga general convocada por las fracciones opositoras de la Confederación General del Trabajo (CGT) lideradas por Hugo Moyano y Luis Barrionuevo, y la CTA disidente en el marco de un empeoramiento de la situación económica. 

La Unión Tranviaria Automotor (UTA), que nuclea al transporte público en ómnibus, no se adherirá, pero Moyano anticipó que “de todas maneras el paro va a ser contundente”. 

“La medida va a ser muy importante, creo que el paro será muy fuerte a pesar de la presión, el temor y miedo que intenta imponer el gobierno a muchas organizaciones gremiales como la UTA, con promesas que seguramente no le van a cumplir”, advirtió. 

Ya anticiparon su adhesión los sindicatos de la aviación, de trabajadores ferroviarios, choferes de camiones -lo que afectará el transporte de cargas, de caudales y la recolección de residuos, entre otros sectores-, empleados bancarios, de tribunales, portuarios y el gremio gastronómico. 

La participación de sindicatos de maestros, de empleados públicos y de sanidad será parcial. 

Moyano afirmó asimismo que se sumarán a la huelga “muchos trabajadores de la industria, como la textil, automotriz, automecánica” y de gremios que se alinean con la CGT oficialista liderada por Antonio Caló. “Esto demuestra claramente el distanciamiento que hay ente la dirigencia y los trabajadores”, dijo. 

La UTA anunció que no se sumará al paro general. Pero “si hay algún incidente meteremos los coches adentro”, advirtió el secretario general del gremio, Roberto Fernández, quien urgió hoy al Estado que garantice la seguridad. 

La posición de la UTA es clave para el impacto de la huelga, como lo demostró en el último paro realizado el 10 de abril. Entonces, adhirió a la protesta y la ausencia de transporte público llevó a la paralización casi total de las actividades en todo el país.

El jefe de Gabinete nacional, Jorge Capitanich, consideró que la huelga es de “naturaleza política” y “tienen un objetivo de carácter opositor”. “Lo que no se puede hacer, como hacen muchos sindicalistas opositores, es organizar piquetes para obstaculizar el tránsito, en una actitud totalitaria”, advirtió.

Los indicadores provisionales oficiales reconocen que la economía entró en recesión con los dos primeros trimestres del año con retracción o estancamiento de la actividad. Los estudios privados e independientes señalan en tanto que la contracción económica sería aún más profunda, al tiempo que estiman que el año cerraría con una inflación cercana al 35 a 40 por ciento. 

La tasa de desempleo subió en el segundo trimestre a 7,5 por ciento, 0,3 puntos porcentuales por encima de igual período del año pasado. Según el presidente del Banco Ciudad, Rogelio Frigerio, la desocupación real alcanzaría el 10 por ciento. 

El gremio de la construcción reconoció que en lo que va del año se perdieron 20.000 puestos de trabajo en el sector, al tiempo que la crisis en la industria automotriz afecta con suspensiones a unos 12.000 operarios. Se registraron en tanto cierres en la industria frigorífica, entre otros sectores afectados.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital