La Tercera

Matrimonio igualitario suma adeptos en el piñerismo

“Fue la primera en salir del clóset”, comenta -entre risas- uno de los integrantes del comando de Sebastián Piñera. Lo anterior, para referirse a la entrevista que dio a La Tercera, el pasado 9 de septiembre, la ex ministra de la Segegob Cecilia Pérez, donde aseguró que “soy partidaria de un matrimonio civil para personas del mismo sexo”.

Las declaraciones de la ex secretaria de Estado tuvieron buena recepción en gran parte del sector -sostienen que sirve para conquistar a un electorado más liberal y de centro-, y se dieron sólo dos semanas después de que Piñera reiterara que está en contra del proyecto que ingresó el gobierno y entregara libertad de acción a Chile Vamos. En la oportunidad, el ex jefe de Estado afirmó que “yo respeto las distintas posiciones”.

Junto con Pérez, el jefe programático del ex mandatario, Gonzalo Blumel, también se mostró a favor. “En lo personal, estoy a favor, pero lo que manda al final es que el Presidente Piñera ha fijado una postura”, dijo el 23 de septiembre pasado.

El tema, comentan en el equipo de Piñera, ha sido abordado en varias ocasiones con el ex mandatario, donde algunos aseguran que él es receptivo a los comentarios, cuidadoso y mantiene lo que ha dicho públicamente.

Junto con Pérez y Blumel, según comentan integrantes del comando, están a favor de la iniciativa el jefe operativo de campaña de Piñera, Lucas Palacios (UDI); el administrador electoral, Juan Francisco Galli (RN); la jefa de gabinete, Magdalena Díaz, y uno de los encargados del área audiovisual del comando, Andrés Chadwick Costa.

Dentro de los que se oponen al proyecto se encuentran el ex ministro Cristián Larroulet y los diputados Ernesto Silva (UDI) y Nicolás Monckeberg (RN), los dos últimos integrantes del equipo político estratégico de Piñera.

En tanto, hay algunos que aún se mantienen indecisos o que se declaran en proceso de reflexión. Uno de ellos es el jefe de comunicaciones del ex jefe de Estado, Gonzalo Cordero, quien, el sábado pasado, aseguró que “es un tema del que estoy cada día más abierto”. En un planteamiento similar se encuentra el senador e integrante del comité ejecutivo del ex presidente, Alberto Espina, quien ha dicho públicamente que está en contra, pero que esperará la discusión en el Congreso para saber cómo votar.

En el caso del jefe político de Piñera, Andrés Chadwick, en el comando aseguran que mantiene una postura más bien reservada, sin embargo, algunos destacan que no es tan conservador como otros militantes de la UDI. Recuerdan que fue él quien, junto a Andrés Allamand, impulsó la iniciativa de Acuerdo de Vida en Común durante 2010. Asimismo, a Chadwick le tocó -como ministro- defender muchas veces el proyecto de Acuerdo de Vida en Pareja (AVP) que ingresó Piñera durante su gobierno. Dentro de los que se oponen, dicen algunos, su argumento es que todavía no están convencidos con la idea de que parejas homoparentales puedan adoptar, que es lo que podrían hacer si se aprueba el proyecto.

Pero no solo en su equipo de trabajo hay quienes adhieren a la idea del matrimonio igualitario, sino que también desde su círculo familiar más íntimo. Según cercanos al ex mandatario, sus cuatros hijos estarían a favor de legislar en la materia. De hecho, uno de sus hijos, Sebastián Piñera Morel, en julio pasado, afirmó que “creo que el matrimonio gay o la adopción homoparental son cosas que tienen que pasar (…). Creo que los cuatro hermanos estamos a favor de la adopción homoparental”.

Cercanos al ex jefe de Estado, incluso, dicen que su esposa, Cecilia Morel, ha ido teniendo una apertura en el tema, aunque todavía no está a favor.

En el comando saben que lo más probable es que el matrimonio igualitario no se apruebe en este gobierno y su discusión pase a la siguiente administración. Y, dicen, que de acuerdo a las encuestas debería ser Piñera a quien le toque ese debate. En ese sentido, algunos afirman que de ser así, el ex jefe de Estado no entrampará la discusión, que dejará que siga su curso en el Congreso, y que la responsabilidad debe recaer en los parlamentarios. Otros, más osados, en tanto, sostienen que intentarán que el ex presidente le ponga algún tipo de urgencia al proyecto.

De todas formas, precisan que aún es adelantado pensar en eso, pero que les gustaría -en un escenario ideal- que Piñera fuera mostrando mayor apertura. De todas formas, uno de ellos reconoce que mientras se esté en periodo de campaña, aunque el ex presidente estuviera a favor del matrimonio igualitario -situación que recalcan no se ha dado-, no sería conveniente plantearlo, dado que eso podría generarle un conflicto con los sectores más conservadores de la UDI y de RN.