*

Deportes
Compartida
Actualizado el 11/09/2017
Estás leyendo:Mats Wilander: “Ríos nunca ganó un Grand Slam; no se entra al Salón de la Fama por haber sido consistente”
Entrevista

Mats Wilander: “Ríos nunca ganó un Grand Slam; no se entra al Salón de la Fama por haber sido consistente”

Autor: Sebastián Varela, Nueva York

Fue una leyenda de los 80. Ganador de siete torneos de Grand Slam, número uno del mundo en 1988 y tres veces campeón de la Copa Davis con Suecia. Hoy sigue el tenis como comentarista. En Flushing Meadows atiende a El Deportivo y da su amplia y más que autorizada visión de su deporte.

Mats Wilander: “Ríos nunca ganó un Grand Slam; no se entra al Salón de la Fama por haber sido consistente”
Wilander posa para la entrevista.

En el comedor de la prensa del US Open, Mats Wilander (53 años) parece un comunicador más. El hoy comentarista del canal Eurosports Britain es una de las voces más respetadas para hablar sobre tenis. Con un trato amable, sencillo y distendido, se apronta para un completo mano a mano con El Deportivo.

¿Es positivo ver nombres nuevos en finales de grand slams, a pesar de que no tengan el mejor ránking, como Anderson?

Definitivamente. Prefiero ver diferentes tenistas, y, mejor aún, verlos derrotar a los grandes. Obviamente es interesante ver rivalidades como la de Nadal con Djokovic, Federer o Murray, pero también es genial ver caras nuevas y estilos distintos.

¿Qué partido fue el que más le gustó de este campeonato?

Probablemente el de cuartos de final del otro día entre Federer y Del Potro. Obviamente Roger no jugó en su mejor nivel, pero no es lo más importante. En realidad, lo que define un partido interesante es la lucha entre dos tenistas, sobre todo cuando existe un contraste de estilos. Del Potro-Federer da al caso. Duelos así le hacen bien al deporte.

¿Cómo ha cambiado el tenis desde su época hasta ahora?

Nosotros teníamos que jugar ajedrez dentro de la cancha. Con los equipamientos de antaño, el tipo de raquetas, cuerdas y tal, estabas obligado a ser más estratégico para forzar el error del rival. Hoy se buscan más los winners, porque el tenis es más de potencia. Han pasado cuatro décadas, 35 años desde que gané mi último slam, y si comparas cuánto ha cambiado el tenis en relación a otros deportes, no creo que tanto. Todos los deportes cambian y los atletas se van haciendo cada vez más fuertes de lo que eran en otras épocas.

¿Se ha perdido el espectáculo?

Es difícil decirlo. Hoy la forma en cómo se pega a la pelota es más atractiva, por la potencia. Pero los rallys, los ángulos y las construcciones de los puntos en sí, llamaban más la atención antes, cuando había que desplegar al máximo el repertorio de tiros para ganar. Es lo que hace Federer, juega con un estilo old fashioned pero a mayor velocidad. Su tenis ochentero lo hace especial: sube a la red luego de un slice, pega fuerte el revés a una mano, a veces hace saque y volea… Por eso la gente lo ama tanto, llena el gusto tenístico de todos. A los que jugaron en el pasado les gusta, a los niños más chicos que le ven golpear tan armónicamente la derecha, también; inspira a cualquier atleta profesional porque su balance en la cancha es muy especial. Te das cuenta de que hay algo único. Es como la danza. El juego de Roger básicamente es danza.

¿Ve relación entre tantas lesiones de tenistas de élite como Djokovic, Wawrinka, Nishikori y Murray?

El factor en común de las lesiones es el presente de Roger y Rafa. Ambos volvieron tan sólidos, que los demás se vieron más presionados para alcanzarlos, entrenando muy duro y jugando muchos torneos. Es también una coincidencia que justo varios se hayan ausentado para este US Open.También estoy seguro que lo que les pasó a Federer y Nadal con las lesiones y sus regresos provocó que los demás lo tomaran como ejemplo. No dramatizaran tanto alejarse de las canchas. No sólo lo toman como un periodo para recuperarse físicamente, sino para refrescar la cabeza. Les mostraron al resto que no debe cundir el pánico, que hay que tomarse un tiempo si hay lesiones, que después vendrá el momento de retomar las prácticas y regresar al tour. Que no cambia mucho. Mira cómo volvieron los dos. Y creo que, por su parte, a Djokovic y Murray este receso les hará muy bien.

¿El escocés fue una decepción como número uno?

Absolutamente no. Es que no es tan fácil estar en ese sitial. Hay que mirar a sus rivales. Tiene a los tres mejores jugadores de la historia al lado. Lo que han logrado no es normal. Murray luchó mucho para llegar a ser el uno y una vez que lo consiguió, recién a los 30 años, no pudo encontrar motivación. Yo fui número 1 y sé que es complicado resetear las metas una vez que lo logras. De todas formas, no creo que sea tan importante ser el número uno. Sí haberlo sido a final de alguna temporada para decir que fuiste el más consistente del mundo. Murray ya lo fue, ya ganó Grand Slam. Ya se sacó ese peso de encima, por lo que lo que tiene que buscar ahora es mejorar su tenis, jugar un poco más agresivo y cambiar algunas tácticas. La única forma de que gane más torneos grandes es que arriesgue un poco más.

¿Es más importante ganar un Grand Slam que ser número uno?

Sí. El número uno no dice que tu tenis sea el mejor del mundo. Significa que fuiste el más consistente y puedes serlo sin ganar Grand Slam. Sin ganar títulos siquiera. Coronarse en un major es distinto. Fuiste el mejor del mundo esas dos semanas.

¿Y qué pasa con Djokovic? ¿Retomará su mejor nivel?

Diría que no va a dominar en la forma que lo hizo, porque también hay muchos jugadores emergentes que no se lo permitirán. Pero también creo que llegará más relajado y alcanzará su mejor versión, aunque no con la consistencia de antes. Como Andy, volverá con ganas de ganar Grand Slam. Punto. Pero, hay cosas más importantes que el tenis. Los dos están casados. Novak acaba de tener otro hijo… Quizás las responsabilidades familiares no interfieran durante un slam, pero sí a lo largo de una temporada.

Mats Wilander de jugador.

Mats Wilander de jugador. Foto: Archivo.

¿Cómo habría sido su carrera jugando al lado del Big 4?

No existe un Big 4, sólo un Big 3. No puedes comparar a Murray con los otros tres. El concepto de Big 4 fue creado porque Andy era el cuarto que siempre estaba en las semis, pero los otros tres eran los que ganaban. Entonces, no es posible poner en el mismo grupo a un tenista que tiene tres Grand Slam con quienes poseen 12, 15 y 19. La diferencia es muy grande, aunque también hubo una brecha muy grande entre Murray y los demás top ten.

Y a lo que iba tu pregunta, no es posible comparar escenarios tan distintos. Federer es el mejor de la historia. Pero si pones al Federer de hoy, contra el campeón del US Open 2035, no hay forma de que el suizo gane. Ninguna chance. El juego avanza muy rápido. Bajo la misma lógica, Mats Wilander de los 80 no ganaría un solo juego ante los mejores tenistas de hoy.

¿Cuál es la rivalidad más importante en la historia del tenis?

Diría que Federer-Nadal sería la numero uno por el interés que han creado, especialmente en esas finales de Wimbledon a mediados de los 2000. No estoy seguro si hay un evento deportivo más importante que el Federer- Nadal a nivel planetario, salvo el Mundial de fútbol o los hoyos finales del Masters de Augusta. Es un acontecimiento imperdible.

Federer dijo que si pudiera elegir un tenista de la historia contra quien jugar, escogería a Bjorn Borg, ¿A quién elegiría usted?

Al propio Federer, claramente. Sería entretenido.

¿Es el suizo el tenista de toda la historia a quién más admira?

No. Admiro más a Nadal. Obviamente Roger lucha en cada partido, pero no lo demuestra de la misma forma. Rafa deja en claro que está al ciento por ciento involucrado en cada partido que disputa desde que lo he visto jugar. Esa pasión por la competencia y por alcanzar la perfección es visible en él. Mi máxima admiración pasa por la forma en que se comporta en la cancha.

La edad promedio del top 100 ronda los 28 años, ¿Por qué el tenis se ha puesto más viejo?

Muchos talentosos han podido mantenerse a gran nivel pasados los 30; ya con eso se hace más difícil entrar. Los preparadores físicos han jugado un importante papel. Es más difícil para los jóvenes entrar. Shapovalov es el único joven que he visto en varios años que es fuerte mentalmente. Si miras a ese hombre rubio sentado por allá (Wilander apunta a Boris Becker, quien almuerza a unas mesas de distancia), cuando ganó Wimbledon con 16 años, era el más fuerte mentalmente. Ya no existe eso. Dentro de la cancha, los 18 años de hoy, eran los 15 de mi época. Un chico de 18 años en este tiempo tiene mucha menos madurez que antes. Y un jugador a esa edad ya ha sido sobreentrenado en todas estas academias de tenis, donde siempre los acompañó una persona dentro de las pistas, no tuvieron la oportunidad de pensar por ellos mismos. Y cuando estás en la cancha disputando un partido, tienes que ser capaz de pensar tácticamente por tu propia cuenta. Con un coach a su lado desde los ocho años, los jóvenes pueden tener buen físico, golpear bien la pelota y mostrar grandes tiros, pero tácticamente no saben lo que hacen. Aprender estrategia, toma tres o cuatro años hoy por hoy.

¿Hay algún otro factor aparte del excesivo entrenamiento?

Las redes sociales influyen demasiado. Todo parte por ahí, son una fuente de distracción muy poderosa. En los 80 era más fácil. Con suerte tenías una televisión. No había celulares y la raqueta lo era todo. Hoy no puedes pedirles que tengan el mismo grado de concentración. No es su culpa. Es la culpa del mundo. Las redes sociales no son una buena idea para un chico que quiere ser un gran tenista antes de los 20 años. Si no puedes dejar tu smartphone por más de tres minutos seguidos, ¿cómo se supone que te concentrarás en un partido de tenis que te tomará cuatro horas? Se ve a muchos tenistas jóvenes que se frustran repetidamente, se enojan y rompen raquetas… antes de los 20. Eso es porque emocionalmente son como una montaña rusa. Nosotros no teníamos problemas, porque nuestros cerebros no tenían con qué distraerse y el tenis era lo único. Los tenistas éramos mentalmente más fuertes en mi tiempo.

¿Qué jugador de los que vienen le gusta?

Shapovalov. Tiene algo diferente al resto de su generación, está un peldaño más arriba. Parece un artista por la forma en que se mueve en la cancha, por sus golpes de zurda, incluyendo ese revés a una mano, y por su juego agresivo. Tiene la pasión de Rafa y la libertad de Roger. Su velocidad de piernas es increíble…El chico vuela en la cancha Cuando Shapovalov juega bien, lo hace en mejor nivel que cualquier tenista del planeta. El problema es que no lo puede mantener por más de diez minutos, por el momento. Sería importante para el tenis que logre meterse entre los mejores del mundo y conseguir ganar Grand Slams. Es el tenista que reemplazará a Federer, Nadal y Djokovic.

¿Entonces cree que él dominará?

No precisamente. Después del Big 3, no creo que nadie domine en su totalidad. No creo que tengan la mentalidad para hacerlo. Es un problema generacional. No son tan fuertes psicológicamente. Siempre hay excepciones, pero en promedio cada generación vendrá mentalmente más débil.

¿Y cómo describe al resto de los jóvenes que ya destacan?

Zverev es sólido y determinado. Kyrgios es más talentoso que cualquiera, pero necesita una cabeza que acompañe el gran juego que tiene. Coric es un gran competidor que le pone harto corazón y mente. Tiafoe es increíblemente rápido y físicamente muy potente, pero su técnica no es lo suficientemente buena para ser el mejor del mundo en algún momento. Rublev tiene gran ofensiva, con golpes que hacen mucho daño desde ambos lados y fuerte mentalidad, sin embargo debe aprender a jugar de una forma más íntegra.

¿Ha visto jugar a los chilenos Jarry y Garin, de esa generación?

No, nunca.

¿Qué recuerdos tiene de su visita al Chile Open en 1994? Eran los últimos años de su carrera…

Ganamos el título en dobles, pero mucho más no recuerdo de ese torneo. Sí me acuerdo bien de cuando jugamos Copa Davis en Chile, el año 1985. Justo nos tocó el gran terremoto y la serie fue cancelada. Para mí y para todo el equipo significó la primera experiencia sísmica que vivimos. No nos asustamos, pero sí nos preocupamos al ver parte de la ciudad destruida. Vimos muchas casas derrumbadas, mucha gente murió. Claramente no nos podíamos concentrar en el deporte y el tenis no era precisamente lo prioritario por entonces. El país estaba concentrado en la post catástrofe. No teníamos nada que hacer ahí.

No disputaron partidos entre sí, pero compartió años con Marcelo Ríos en el circuito.

Fue uno de los jugadores más talentosos. Cuando estaba centrado en la cancha y ponía todo de su parte, su tenis era simplemente asombroso.

¿Por qué el Salón de la Fama del Tenis lo ha olvidado?

Porque nunca ganó un Grand Slam. Es tan simple como eso. Como dije, puedes ser el mejor en el ranking, pero no significa que seas el mejor tenista. Sólo que en determinado tiempo nadie fue más consistente que tú. No se entra al Salón de la Fama por haber sido consistente.

¿No tiene nada que ver su comportamiento fuera de la cancha?

No lo creo. La personalidad no es un factor para determinar un sitial allí. Sólo lo son los logros.

¿Quién es el sudamericano masculino más importante de la Era Open y quiénes lo escoltan?

Sin dudas, Guillermo Vilas. Después de todo lo que triunfó, en el tenis argentino surgieron muchos buenos tenistas. Detrás viene Guga Kuerten. ¿El tercer lugar? Creo que Del Potro está metido ahí, diría que por sobre Ríos. Un gran jugador tiene que inspirar a su nación con un logro tangible como habiendo ganado un Grand Slam. Si no ganaste un major, no provocas una inspiración tan grande a pesar de haber sido número uno. Son niveles distintos de romance.

Ríos consiguió la cima luego de derrotar a Agassi en Key Biscayne.

Bueno, es muy posible que para los chilenos ese partido sea tan grande como un Grand Slam. Está cerca, si además batió a André ante su público, porque ahí vieron a su ídolo encumbrarse. Es totalmente válido. Aunque el logro de Massú, con los dos oros en Atenas podría ser más grande que lo que hizo Ríos para el pueblo chileno. No lo sé.

¿Qué debe hacer la ITF con la Copa Davis?

Acortar los singles a tres sets para generar menos desgaste en los tenistas me parece una buena idea. Yo dejaría el dobles a mejor de cinco sets, eso sí.

¿Los jugadores de antaño sentían un cariño mayor por la Davis?

Todos los jugadores en nuestra época participábamos en la Davis. Cuando te pedían jugar por tu país, nadie siquiera lo pensaba. Claramente hoy el calendario es exigente y el tenis ha cambiado. Pero para mí estaban los cuatro Grand Slam, luego la Davis, y a partir de eso organizaba mi año tenístico. Siempre me ha sorprendido que los tenistas de hoy en día no disfruten la Copa Davis como sí lo hacíamos nosotros

¿Funcionan los controles de dopaje como deberían?

Sí. Se está haciendo un buen trabajo. Mientras haya deportistas que caigan por haber hecho trampa, la institución a cargo da cuenta de estar haciendo bien lo suyo.

¿Ve justo que Sharapova haya sido premiada con una invitación para el Abierto de Estados Unidos posterior a su suspensión?

Yo no estoy de acuerdo con que la haya recibido, pero la verdad es que está dentro del reglamento. No hay nada que diga que una jugadora que ya cumplió su castigo por dopaje no pueda recibir invitaciones. Es cuestión de cada torneo ver a quién le otorga las WC y a quién no.

¿Se arreglan partidos en el alto nivel?

Definitivamente, no. Los partidos que se arreglan, se hacen a nivel de futuros. No hay chance de que en el tour grande se arreglen partidos. Menos en Grand Slam. De cualquier forma, no lo calificaría como un problema mayor, porque es algo que pasa tan sólo un par de veces al año.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital