*

Nacional
Compartida
Actualizado el 09/02/2014
Estás leyendo:Modificación legal que permitirá cazar perros salvajes divide a grupos animalistas y al SAG

Modificación legal que permitirá cazar perros salvajes divide a grupos animalistas y al SAG

Autor: Angélica Baeza y Martín Raby

Desde el organismo estatal aseguran que la nueva ley no permitirá la caza de perros vagos, puesto que habrán diversas exigencias y la caza se limitará sólo a zonas rurales.

En tanto, sectores animalistas no ocultan su rechazo a la normativa, puesto que "el perro es un animal de compañía", y aseguran que esta nueva ley no corresponde a una política pública.

Modificación legal que permitirá cazar perros salvajes divide a grupos animalistas y al SAG

En trámite se encuentra la modificación a la Ley de Caza, que considera a las jaurías de perros salvajes en zonas rurales como especies dañinas, lo que implica que podrían ser cazados o capturados en zonas rurales.

Esto ha provocado bastante discusión entre los grupos animalistas, que se oponen a la medida, denunciando que no se trata de una política pública.

Desde el SAG explicaron a La Tercera que esta libertad- que sólo se le entrega a las personas que están autorizadas por el organismo- debe cumplir con todas las exigencias señaladas en la Ley de Caza y su Reglamento. 

Por otro lado, se exige una distancia superior a 400 metros de cualquier vivienda rural aislada para realizar la caza, siempre limitándose a zonas rurales.

Respecto a las dudas sobre la posible caza además de los perros vagos, el SAG indica que estos canes salvajes a los que alude la modificación son totalmente diferentes a los perros abandonados de las ciudades. “Las jaurías de perros bravíos son carnívoros que han perdido su condición de domésticos y procuran su alimento cazando, generando con esto un fuerte impacto en las poblaciones de animales silvestres (camélidos, huemul, pudú, aves), en el ganado doméstico (vacuno, ovino, caprino) y en aves de corral”, aseguran desde el SAG.

Detallan que incluso, “en algunos casos, son capaces de atacar al ser humano. Los perros vagos, que son los que deambulan en el medio urbano y subsisten gracias al cuidado de personas sin causar daño alguno, no son objeto de este Reglamento”.

Sin embargo, la presidenta de la ONG ProAnimal, Patricia Cocas, defiende la posición contraria a esta nueva normativa. “El mismo Presidente Piñera pidió que se detuviera el reglamento y ahora nos sorprende que ahora a último minuto la Contraloría haya tomado razón. Nuestra primera acción será de tipo legal, la Ley de Caza y su reglamento sólo pueden versar por animales silvestres y el perro es un animal de compañía, que dentro del reglamento lo hayan llamado perro asilvestrado, desde ese punto es ilegítimo”, explicó.

Cocas detalla que se deben tomar otras medidas, como en Alaska. “Allá no les dio resultado la eliminación de los lobos, se seguían reproduciendo, lo que les funcionó fue tomar a los machos alfas, esterilizarlos y dejarlos en sus lugares”.

Consultado el SAG por estas críticas, el organismo respondió que “la modificación surge como una iniciativa que busca mejorar la conservación de especies de fauna silvestre, procurando, entre otras cosas, controlar la acción de animales que están causando perjuicios graves al ecosistema, introduciendo cambios en aspectos que hasta ahora no estaban cubiertos”.

FISCALIZACION
La pregunta que queda dando vueltas es sobre la fiscalización, es decir, quiénes se harán cargo de que la población no mate a perros vagos o lo que no están dentro del reglamento.

“La realidad de los perros bravíos es ampliamente conocida en las zonas rurales, son animales fácilmente identificables, que nada tienen que ver con los perros abandonados en las ciudades. El SAG fiscaliza permanentemente el cumplimiento de la Ley de caza y su reglamento a través de  sus inspectores, con la importante contribución de los inspectores Ad honorem y el permanente apoyo de Carabineros y la PDI”, aseguran.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital