*

Tendencias
Compartida
Actualizado el 12/10/2017
Estás leyendo:Mujeres entre los 40 y 59 años son las que más han dejado de votar

Mujeres entre los 40 y 59 años son las que más han dejado de votar

Autor: Carlos González Isla

Diagnóstico del PNUD señala que su participación disminuyó cerca de un 15% entre las elecciones municipales de 2012 y 2016. Organismo lanzará campaña.

Mujeres entre los 40 y 59 años son las que más han dejado de votar
FOTO: AGENCIAUNO

“Chile presenta una de las bajas en la participación electoral más grande del mundo (36%), solo superada por Madagascar (38%)”, dice el informe Diagnóstico sobre la participación electoral en Chile del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) que presentará hoy. La participación pasó de un 86,9% en 1990 a un 50,9% en 2016, al comparar las elecciones parlamentarias de esos años, periodo que está cruzado por el cambio del voto obligatorio a voluntario en 2009.

Este diagnóstico del PNUD es la base para el lanzamiento de una campaña de largo plazo para fomentar la participación electoral y cuyo foco estará puesto en mujeres, jóvenes y en los territorios en los que más ha bajado la participación.

El informe señala que las mujeres poseen altas tasas de participación respecto de los hombres: 37% versus un 30% entre los 40 y 44 años. No obstante, el PNUD advierte que si bien son las mujeres quienes votan en mayor proporción, son también quienes más están dejando de hacerlo. Las que más han dejado de votar son aquellas entre los 40 y 59 años en cerca de un 15% en promedio, entre las municipales de 2012 (las primeras con voto voluntario) y las de 2016 (ver infografía).

“Este es un fenómeno complejo que, eventualmente, se podría relacionar, entre otros aspectos, a la baja representación de las mujeres en cargos de elección popular. Sin embargo, hay que ver cómo se comporta esta tendencia en el futuro con la incorporación de cuotas en las candidaturas al Parlamento”, plantea el diagnóstico.

Alejandra Sepúlveda, directora ejecutiva de ComunidadMujer, una de las ONG que están apoyando la campaña del PNUD, plantea que “si bien se ha avanzado en materia de derechos de las mujeres, hay situaciones de desigualdad que son persistentes y que permanecen inmutables en el tiempo. A lo anterior se suma la imagen de un Parlamento constituido principalmente por hombres, quienes deciden por las mujeres y eso, sin duda, opera como un desincentivo. Esperamos que tras la votación del 19 de noviembre esta configuración cambie y el Congreso sea más representativo de la mitad de la población que somos”.

Marcela Ríos, oficial del Programa de Gobernabilidad del PNUD, agrega que las mujeres están dejando de votar por distintos factores, pero que “la idea de que el voto ha perdido importancia para resolver las preocupaciones concretas de las personas pesa mucho”, dice.

Votación en comunas

Entre los factores que han afectado la participación está el debilitamiento del sistema de representación y los partidos políticos. Según cifras del PNUD, quienes no se identifican con uno pasaron de un 53% (2008) hasta un 83% (2016). Esta es solo una de las razones del declive que venía desde antes del cambio de voto obligatorio a voluntarios.

“La inmensa mayoría de países (87%) utiliza voto voluntario, pero no en todos ellos la participación electoral es baja o está cayendo. La obligatoriedad del voto no es, entonces, la única razón que explica los niveles de participación. En el caso de Chile, la caída en participación es un fenómeno que viene desde antes del cambio a voto voluntario, y sus causas son multidimensionales. Volver al voto obligatorio no resolvería las causas más de fondo de la baja participación, pero es un mecanismo que contribuye a que la participación sea más equilibrada entre todos los grupos de la sociedad”, dice Ríos.

El diagnóstico del PNUD agrega que hoy la Región Metropolitana (RM) es donde se concentran las 10 comunas con el más bajo porcentaje de votantes sobre el padrón electoral de todo el país: La Granja (21,2%), La Pintana (21,3%) y Santiago (22,3%) son las que encabezan la lista, de acuerdo a la última elección municipal.

“Lo que se observa es que el fenómeno de la abstención electoral está cruzado por tres grandes factores: el tamaño de las ciudades, niveles de ingreso y edad. En las comunas con menos de 70 mil habitantes las personas han mantenido niveles importantes de participación electoral, mientras en todas las capitales regionales esta ha bajado. La alta concentración de población en la Región Metropolitana y la alta segregación socioeconómica hacen que este fenómeno se exprese con más fuerza en sus comunas de menores recursos”, explica Ríos.

Lanzan campaña

El diagnóstico electoral del PNUD es parte del proyecto Fomentando la participación electoral en Chile. La iniciativa, que se realizará en conjunto con un consorcio de ONG, está orientada en especial a las comunas con las tasas más bajas de participación electoral 2016 o con mayor disminución en la participación entre 2012 y 2016. Los municipios seleccionados fueron: La Serena, Coquimbo, Valparaíso, Temuco, Conchalí, Estación Central, La Granja y La Pintana. Estas comunas pertenecen a las regiones de Coquimbo, Valparaíso, Metropolitana y La Araucanía, que en conjunto dan cuenta de casi el 65% de los votos perdidos entre 2012 y 2016.

La campaña publicitaria del proyecto estará a cargo de la agencia Carcavilla y su concepto será “opinar es solo el comienzo”. Sus creadores señalan que “ahora toca votar. Creemos que el ciberactivismo está bien, que es útil, pero que las grandes transformaciones también se consiguen sacando la voz el día de las elecciones”.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital