*

Cultura
Compartida
Actualizado el 08/09/2014
Estás leyendo:Niall Binns: “Nicanor Parra es un ateo atribulado, obsesionado ante el vacío de la existencia”

Niall Binns: “Nicanor Parra es un ateo atribulado, obsesionado ante el vacío de la existencia”

Autor: Javier García

El hispanista es un especialista en su obra, y estuvo en Chile presentando Nicanor Parra o el arte de la demolición.

Niall Binns: “Nicanor Parra es un ateo atribulado, obsesionado ante el vacío de la existencia”

Lo visitó por primera vez en 1991. Niall Binns tenía 26 años cuando llegó a Chile luego de estudiar Filología Clásica en Oxford. Nacido en Londres, su admiración por Nicanor Parra lo convertiría en un experto en su obra.

Binns se instaló en España, se doctoró en Filología Hispánica y su primer encargo fue editar Páginas en blanco, después de que Parra ganara el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, en 2001. Luego coeditaría las Obras completas del antipoeta junto al crítico español Ignacio Echevarría para editorial Galaxia Gutenberg. Así, la relación entre Parra y España siguió hasta el 2011, cuando ganó el Premio Cervantes.

Pero, ¿Parra es de interés para los lectores españoles? “Creo que desde la aparición de sus Obras completas resurgió un interés por su poesía. Además comparte editorial con autores muertos, consagrados y de otra época. Un lujo de compañeros”, dice Binns entre risas.

La semana pasada, Binns -hoy de 49 años- regresó nuevamente al país. Participó en una charla en el GAM para celebrar los 100 años del autor de Poemas y antipoemas, y el pasado viernes presentó en Valparaíso Nicanor Parra o el arte de la demolición, editado por la editorial de la Universidad de Valparaíso. El ejemplar es un conjunto de ensayos que revisa el origen de la antipoesía, su contexto literario, sus influencias. También su relación con los poetas Vicente Huidobro, Pablo Neruda, Pablo de Rokha y el anglo-estadounidense T.S. Eliot, entre otros.

¿Cree que Parra influyó en algo la poesía de Neruda?

Está presente en el libro Estravagario (1958) de Neruda. Y sobre todo en el poema ¿Y cuánto vive?, que se parece tanto al poema Discurso fúnebre de Nicanor. Y entiendo que Parra lo escribió primero, porque lo leyó en Concepción en 1957. Pero como sea, entre ambos siempre hubo un diálogo.

Versos sobre la mesa

Como buen estudioso, Binns sabe todo lo que se ha dicho de Nicanor Parra desde su aparición en la escena literaria. Del crítico Ignacio Valente, hasta el influyente ensayista Harold Bloom, quien dijo: “Parra es, incuestionablemente, uno de los mejores poetas de Occidente”.

Hacia el final de Nicanor Parra o el arte de la demolición hay frases notables que aplauden y atacan el proyecto antipoético. “La antipoesía es el sida de la poesía”, señaló el vate Miguel Arteche. “De toda esa gran tradición de poetas, el que para mí está por encima de todos, es Parra”, afirmó Ricardo Piglia. Y el monje y poeta Thomas Merton dijo: “Aquí el único monje es Nicanor”.

¿Parra es un poeta influyente en la actualidad?

En España, el premio nacional Juan Carlos Mestre difunde muchísimo a Parra. El poeta experimental José-Miguel Ullán, admirador de Parra, estuvo luchando cada año para que le dieran el Cervantes. En Estados Unidos, en tanto, su influencia creció tras el interés en la obra de Roberto Bolaño. Por ejemplo, la escritora Nicole Krauss, en su novela La historia del amor, habla de Parra y uno de sus personajes es traductor de él. Y también tenemos a Patti Smith, que va a la recepción del premio Cervantes y le compone una canción.

¿Le darán el Premio Nobel?

Por motivos geopolíticos, veo imposible que se premie a otro chileno antes que se lo den primero a un argentino o brasileño. Creo que el Nobel nunca ganará el premio Parra (bromea).

En 1982, él escribe sobre la antipoesía: “Ya no es una fuerza creadora/ hay que volver a partir desde cero…”.

Es que Parra abre tres caminos en su obra a partir de los 90. Los discursos de sobremesa, que son una nueva manera de narrar, un nuevo género. Los Trabajos prácticos (objetos acompañados de mensajes) y el desarrollo de nuevos artefactos como Las bandejitas de La Reyna. Son caminos de experimentación y búsqueda que comienzan recién a los 78 años de edad.

La religión tiene una fuerte presencia en su obra…

Es un tema que siempre lo está incomodando. Yo lo definiría como un ateo atribulado, obsesionado ante el vacío de la existencia. Su vida ha estado impregnada de la cultura católica. La conciencia ante lo que se ha perdido. Ahí está el poema Soliloquio del individuo con una visión desoladora.

¿Cuáles son sus poemas favoritos de Parra?

Defensa de Violeta Parra, Soliloquio del individuo y El hombre imaginario. Es su gran hit. A Neruda, sus seguidores le pedían el Poema 20, a Parra El hombre imaginario. Pocos poetas consiguen ese efecto.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital