*

Mundo
Compartida
Actualizado el 05/06/2013
Estás leyendo:Obama nomina a la embajadora de EEUU en la ONU Susan Rice como la nueva asesora nacional de seguridad

Obama nomina a la embajadora de EEUU en la ONU Susan Rice como la nueva asesora nacional de seguridad

La hasta ahora embajadora ante la ONU reemplazará en el puesto a Tom Donilon, quien ocupó el cargo durante los últimos cuatro años y que presentará su dimisión en julio.

Obama nomina a la embajadora de EEUU en la ONU Susan Rice como la nueva asesora nacional de seguridad

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, planea hoy nombrar a su hasta ahora embajadora ante la ONU, Susan Rice, como nueva asesora nacional de seguridad, un puesto clave para la política exterior en el círculo de poder más íntimo de la Casa Blanca, adelantaron medios.

Rice, que asumirá el puesto a comienzos de julio, cuando entre en vigor la dimisión del actual asesor Tom Donilon, es una mujer “apasionada y pragmática” que ante todo actúa como “una patriota que antepone su país, no tiene miedo y es dura”, afirmó Obama de la mujer que a partir de ahora será su mano derecha en materia de política de seguridad y exterior.

“Susan comprende que no hay sustituto para el liderazgo estadounidense (…) es una feroz defensora de la justicia y la dignidad humana, pero a la par es consciente de que tenemos que ejercer nuestro poder de forma sabia y deliberada”
, agregó de quien a partir de julio le informará cada mañana de la situación mundial y posibles amenazas tanto domésticas como internacionales.

El puesto ante Naciones Unidas que dejará Rice será ocupado por Samantha Power, miembro actualmente de su Consejo de Seguridad Nacional y ganadora de un Pulitzer por un libro sobre el genocidio.

Rice posiblemente tendrá un rol público más prominente que el de Donilon, quien generalmente permanecía detrás de escena y se mostraba algo tímido frente a las cámaras.

Egresada de la universidad de Stanford University, continuó sus estudios en  la Oxford University de Inglaterra, con una beca de Rhodes. En 1993, Rice se integró al Consejo de Seguridad Nacional durante el mandato de Bill Clinton y  en 1997 fue nombrada subsecretaria de Estado para Africa.

Intentó poner fin a la guerra entre Etiopía y Eritrea, pero fue parte del  fracaso de la administración Clinton en evitar el genocidio en Ruanda en 1994.

En la ONU, Rice forjó una reputación de tenaz negociadora.

La funcionaria de 48 años fue una de las primeras asesoras de política exterior de Obama en su campaña presidencial del 2008 y se convirtió en la primera mujer negra en servir como embajadora de Estados Unidos ante Naciones Unidas.

Diplomáticos de la ONU conocedores del pensamiento de Rice dicen que ha sido muy cautelosa a la hora de apoyar la resistencia armada en Siria y que ha respaldado la reticencia de Obama en torno al tema.

En tanto, los medios estadounidenses destacaron el cambio en la cúpula del poder en la Casa Blanca como un golpe de efecto múltiple.

Por una parte, Obama coloca en altos puestos de confianza a dos mujeres tras las críticas que recibió por la gran ausencia de éstas en el nuevo gabinete que formó a comienzos de año para iniciar su segundo mandato.

Pero sobre todo, es un abierto desafío a la oposición republicana que impidió que Rice, una mujer muy próxima a Obama, pudiera asumir la secretaría de Estado, puesto en el que acabó John Kerry.

Rice se vio obligada a retirarse de la lista de candidatos a la jefatura de la diplomacia estadounidense por las críticas que recibieron sus explicaciones iniciales del ataque contra el consulado estadounidense en la ciudad libia de Bengasi del 11 de septiembre del año pasado, donde murieron el embajador estadounidense Chris Stevens y tres norteamericanos más.

La embajadora había dicho en “talk-shows” que el ataque se había generado espontáneamente tras una manifestación debido a la difusión de un video sobre Mahoma considerado insultante para algunos musulmanes. Sin embargo, finalmente se confirmó que se trató de un ataque terrorista organizado.

Obama, quien en su momento defendió ardientemente a Rice y fustigó las críticas en su contra, se toma en cierto modo ahora su desquite, ya que al contrario que el puesto de secretario de Estado, el de asesor que ahora asumirá Rice no requiere de la aprobación del Senado, por lo que no puede ser bloqueado por los republicanos, recordó hoy The New York Times.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital