Reelección en el Congreso Limitar la reelección parlamentaria puede ser un aliciente para que los postulantes al Congreso lo tomen como un intervalo en sus vidas o un pasatiempo prestigioso.

Reelección en el Congreso

Limitar la reelección parlamentaria puede ser un aliciente para que los postulantes al Congreso lo tomen como un intervalo en sus vidas o un pasatiempo prestigioso.

por Mario Fernández - 22/09/2012 - 04:00

LA CAMARA de Diputados aprobó recientemente, en general, una limitación a la reelección sucesiva de los parlamentarios. Sólo una vez para los senadores y dos veces para los diputados. Una medida aparentemente muy positiva y generosa, que merecería admiración y aplausos.

Pero la realidad de este asunto no es tan nítida ni positiva como parece.

No es tan nítida, porque la iniciativa permite postular a otro cargo después de cumplirse el límite para su reelección y porque el período a partir del cual rige la limitación puede ser el que se inicia el 11 de marzo de 2014, como se aprobó en la Comisión de Constitución de la Cámara. O sea, para un diputado elegido el próximo año se abren 12 años en ese cargo y 16 más, si postula con éxito al Senado y es reelecto. Total posible: 28 años. Y si el diputado ya lleva un período, o más, en el cargo, la estadía en el Congreso puede aumentar hasta 52 años si asumió en 1990. Claro que como van las cosas, las primeras vacantes en el Senado por esta vía se producirían recién el año 2030 y en la mitad de las circunscripciones.

Pero esta iniciativa tampoco es tan positiva. Si nos preguntamos por qué en ninguna de las grandes democracias existe una limitación a la reelección de los parlamentarios,  encontraremos argumentos tan sólidos como sencillos. En una democracia presidencial como la nuestra, la reelección debe limitarse para quien gobierna. Pero no para quien legisla y no gobierna. Los parlamentarios, por ende, pueden seguir en sus cargos mientras cuenten con el apoyo popular. Así lo señaló el diputado Hugo Gutiérrez durante la discusión en la sala de la Cámara.

Un segundo argumento para permitir la reelección parlamentaria es la necesidad de la profesionalización de los políticos, especialmente en las tareas legislativas. Es bueno erradicar esa idea de que al servicio público hay que ir de pasada, a cumplir un período de sacrificio, para tranquilizar la conciencia y luego volver a la “normalidad laboral”. Nada puede ser más pernicioso que los aficionados en el poder, de donde proviene gran parte de la precariedad política de la que padecemos. En consecuencia, limitar la reelección puede ser un aliciente para que los postulantes al Parlamento lo tomen como una etapa de formación profesional, un intervalo en sus vidas o simplemente como un pasatiempo prestigioso.

Finalmente, esta iniciativa no es tan nítida ni positiva, porque constituye otro ejemplo de improvisación en materia de reformas institucionales. No podemos seguir parchando la Constitución con reformas aisladas y parciales, sin abordar el todo con un esfuerzo de envergadura técnica y política. Respecto de los sistemas electorales, debe considerarse armónicamente dónde se eligen los parlamentarios, cuáles son las formas de candidaturas, cómo se calcula quiénes son elegidos y cuál es el grado de proporcionalidad de la representación que las distintas fuerzas obtienen en relación al porcentaje de sus votos. Sin tener en cuenta el conjunto de esos factores, ninguna reforma electoral arribará a buen puerto y seguiremos como hasta ahora. Las instituciones por un lado, el pueblo, por el otro.

ANUNCIOS
  • Sé el primero en comentar comentarios
     
 

    Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • google plus
  • pinterest
RECIENTES
LO + VISTO

Busca actualizaciones cada5 minutos.

 

Asexualidad: ¿moda, gusto o simple desinterés por el sexo?

Esta opción suele confundirse con el celibato, pero no es lo mismo; los asexuados definen su condición como una de las tantas formas de identidad y defienden las relaciones que se basan en el romanticismo, dejando de lado lo erótico.







SIGUENOS TAMBIEN EN:
ACTUALIZA TU EXPLORADOR:

Grupo Copesa Derechos reservados
Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos es legal en este sitio sin el expreso consentimiento de Grupo Copesa.