Más luces que sombras A pesar del subsidio no planificado, de lo apretado del Metro o la vergonzosa evasión, mi evaluación del Transantiago es positiva.
Los viajes cortos subsidian a los largos. Como estos últimos corresponden a usuarios de menores recursos, el subsidio parece bien focalizado.
El sistema ha permitido reducir bastante los accidentes, la contaminación, el ruido y la congestión vehicular.

Más luces que sombras

A pesar del subsidio no planificado, de lo apretado del Metro o la vergonzosa evasión, mi evaluación del Transantiago es positiva.
Los viajes cortos subsidian a los largos. Como estos últimos corresponden a usuarios de menores recursos, el subsidio parece bien focalizado.
El sistema ha permitido reducir bastante los accidentes, la contaminación, el ruido y la congestión vehicular.

por Juan Carlos Muñoz - 10/02/2013 - 04:00

A PESAR de su comienzo estrepitoso, del subsidio no planificado, de lo apretado del Metro, de la vergonzosa evasión, de la irregularidad de los buses, de las largas caminatas y esperas que sufren algunos usuarios, mi evaluación de Transantiago es positiva por múltiples razones.

Esta política pública hay que evaluarla en el contexto de los requerimientos que Santiago exige. La falta de regulación ha permitido que el mercado inmobiliario gobierne su evolución. Y este mercado ha generado una ciudad muy segregada, con barrios homogéneos y exigiendo a sus ciudadanos de clases medias y bajas realizar viajes muy largos.

Es cada vez más evidente que Santiago necesita una autoridad de transporte con atribuciones reales. Actualmente las responsabilidades están fragmentadas por modo de transporte, localidad y ámbito de autoridad. Esto implica que cada uno de estos actores tiene una mirada limitada que vela sólo por una fracción de los impactos. El resultado es la ingobernabilidad del sistema y sus consecuencias se concentran en los que cuentan con menos recursos e influencia.

En este contexto, la integración tarifaria ha permitido a los santiaguinos buscar las mejores combinaciones de servicios de buses y Metro para sus viajes. La velocidad operacional promedio que experimentan los usuarios (en buses o Metro) es bastante elevada, alcanzando los 24 km/hr. Y la variabilidad de este indicador al comparar distintos usuarios del sistema es relativamente baja, lo que muestra cómo el sistema se acomoda para brindarse con equidad a sus usuarios. Esto también se observa en la tarifa, pues todos pagan prácticamente lo mismo por un viaje.

Respecto de subsidios, debemos reconocer que éstos son eficientes, pues no sólo permiten que más usuarios puedan usar el sistema, sino que además permiten financiar una red más densa en servicios y con frecuencias más elevadas. Esto permite que todos los usuarios caminen menos y esperen menos. Además, el transporte público permite un mejor uso del limitado espacio vial y genera menos externalidades que el tráfico vehicular. Finalmente, en Transantiago los viajes cortos subsidian a los viajes largos. Estos últimos corresponden a usuarios de menores recursos, por lo que el subsidio parece bien focalizado. No debe avergonzarnos el subsidio al transporte público. Sin embargo, es importante cuantificar su nivel óptimo y la tarifa a usuarios que más beneficia a nuestra sociedad.

Transantiago ha permitido reducir bastante los accidentes, la contaminación, el ruido y la congestión vehicular. Los escolares ya no son discriminados en los buses, los conductores no son asaltados y las personas con movilidad reducida ganaron acceso al sistema. Asimismo, hoy contamos con empresas formales que pagan impuestos y ofrecen contratos a sus conductores, que mantienen sus buses adecuadamente y que en su mayoría operan terminales dignos.

El acceso a Metro dejó de ser un privilegio de las clases acomodadas y hoy el doble de usuarios goza de su velocidad y regularidad. Sin embargo, para estar verdaderamente orgullosos de Transantiago es urgente abordar algunos desafíos pendientes que debieron haber sido previstos desde el inicio, evitando la legítima indignación de muchos usuarios a lo largo de los seis años de operación.

ANUNCIOS
  • Sé el primero en comentar comentarios
     
 

    Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • google plus
  • instagram
  • youtube
  • pinterest
LO + VISTO

Busca actualizaciones cada5 minutos.

Los 30 looks que han marcado la alfombra roja de los Oscar [Segunda Parte]

Cada vez queda menos para que seamos testigos de la alfombra roja más importante del año. Por eso, seguimos con nuestro conteo de los vestidos y trajes que han marcado la historia de los Premios de la Academia.







SIGUENOS TAMBIEN EN:
ACTUALIZA TU EXPLORADOR:

Grupo Copesa Derechos reservados
Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos es legal en este sitio sin el expreso consentimiento de Grupo Copesa.