*

Nacional
Compartida
Actualizado el 06/03/2014
Estás leyendo:Partos alternativos: las otras modalidades que las chilenas están eligiendo para dar a luz

Partos alternativos: las otras modalidades que las chilenas están eligiendo para dar a luz

Autor: Constanza Cortés Miquel

Dejar de lado la ayuda farmacológica, recibir asistencia de parteras y controlar el dolor con agua temperada son algunas de las opciones que las mujeres han querido probar para dar la bienvenida al mundo de sus hijos.

Partos alternativos: las otras modalidades que las chilenas están eligiendo para dar a luz

Dar a luz es uno de los momentos más especiales que una mujer puede vivir, sobre todo porque es la etapa que marca el inicio de una nueva relación entre la madre y su hijo: este es el punto en que se separan de forma física, pero también la primera vez en que ambos se ven.

Según datos preliminares del Ministerio de Salud (Minsal), que fueron publicados por La Tercera, de los 240 mil niños que nacieron en 2013, 152 mil lo hicieron en el sistema público y de ellos, más de 61 mil fueron por cesárea. Es decir, estas cirugías representaron el 40,4% de los partos en los hospitales públicos el año pasado, tasa que casi se duplicó en el sistema privado, con un 70%.

Según el gineco obstetra de Megasalud, Valentín Trujillo, esta modalidad se recomienda cuando es riesgoso que el niño salga a través de la vía vaginal, indicando que “cualquier condición que aumente el riesgo del parto en forma significativa puede ser un indicador de cesárea; por ejemplo, cuando la pelvis es anormalmente estrecha, cuando el feto sobrepasa el crecimiento normal, constituyendo lo que en obstetricia se denomina desproporción cefalopélvica”, explica.

De hecho, las indicaciones más frecuentes por las cuales se realiza una cesárea son: deterioro de la unidad feto-placentaria (22%), falla de progreso del trabajo de parto (20%), cicatriz de cesárea previa (14%)y presentación de nalgas (11%).

Pese que las cifras dejan en el trono de las preferidas al parto vaginal, con una aprobación de 3 de cada 4 mujeres -según una encuesta del Minsal de 2006- y a las cesáreas, algunas mujeres han comenzado a tomar en cuenta otras alternativas a la hora de traer a sus hijos al mundo y a continuación te contamos en qué consisten:

REGRESO A LAS RAICES

El acceso a la información y el acercamiento a nuevas tecnologías han influido en que ellas estén más preocupadas del proceso previo a la concepción, del embarazo en sí y por su puesto, también de las distintas opciones que existen en la actualidad para alumbrar. Según explica Gonzalo Rojas, matrón y docente de la Universidad de Santiago, “antiguamente las mujeres se controlaban con su médico en la clínica o con su matrona en el consultorio y esa era toda la información que tenían, pero el hecho de que ahora pueden acceder a Internet y a blogs, les permite conocer los estándares reales que hay que tener para un parto. Con esto, ellas se dan cuenta de que algunas cosas no siempre son necesarias, como algunos procedimientos que por lo general se cree que son obligatorios, entre ellos los tactos vaginales cada una hora, o la epidural inmediata”, cuenta.

PARTO EN EL AGUA

Con este método, la mujer vive el proceso de parto dentro de una piscina especialmente equipada para la ocasión. Como el agua está a una temperatura cercana a los 36 grados, ayuda a calmar los dolores de la futura madre y también para hacer que la llegada bebé no sea tan abrupto y se sienta como dentro del vientre.

Rojas, quien también es miembro de la Red Latinoamericana y del Caribe para la humanización del parto y el nacimiento (Relacahupan), cuenta que en nuestro país esta técnica estuvo de moda, sin embargo algunos recintos no tienen piscinas o no permiten el ingreso de este tipo de estructuras para dar a luz, y que por eso ha perdido fuerza.

PARTO EN EL HOGAR

Esta forma es más sencilla, en cuanto a la indumentaria que requiere, ya que las matronas o parteras son quienes acuden a la casa de la futura madre y allí la asisten en el proceso de parto. Junto a esto, hay que destacar que este tipo de parto está volviendo a incorporarse en la sociedad, porque antes del traslado de los nacimientos a los hospitales era el método más usado por las familias antiguas.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que “las mujeres que tienen su parto en la casa se han controlado durante todo el embarazo de forma normal, tienen a su médico y matrona de cabecera, y tienen un ‘plan B’ por si algo llega a salir mal, como por ejemplo, por si tienen mala dilatación o un alza de presión. Si pasa eso son trasladadas a la clínica donde se dio previo aviso”, cuenta el matrón de la Universidad de Santiago.

De hecho, hace poco tiempo, en nuestro país se creó Maternas Chile, una agrupación de matronas de Santiago y la Región de Valparaíso que busca “defender el derecho de la mujer chilena a parir dónde, cuándo y con quién ella desee y, por lo tanto, proteger la opción de parir en casa bajo la asistencia profesional de un equipo capacitado sin poner en riesgo su salud ni la de su hijo por nacer”, indica el sitio web.

Asimismo, el representante de Relacahupan enfatiza que esta agrupación de matronas también tiene como objetivo “establecer criterios y consideraciones mínimas en nuestro país, como hacer que las personas sepan que deben estar a 20 minutos de un centro médico ante cualquier eventualidad, que son criterios que llevan los países desarrollados como Inglaterra, Holanda, el país que tiene más partos en casa del mundo”, puntualiza.

PARTO VERTICAL

Aunque suene curioso, algunos hospitales públicos de nuestro país, entre ellos el de Limache (V) y Villarrica (IX) fueron pioneros en introducir este método, que consiste en que la mujer en posición forma vertical, es decir, con los pies en el piso o en cunclillas y el torso estirado, da a luz a su hijo, mientras se apoya en la pared y es asistida por un acompañante.

Esta es una de las técnicas más antiguas para traer a los hijos al mundo, sin embargo “ha sido desplazada por los médicos porque la ‘posición ginecológica’ -la  horizontal, donde la mujer está recostada con las piernas apoyadas en caballetes- les es más fácil de atender”, explica el matrón Gonzalo Rojas.

PARTO NATURAL

Esta técnica enseña a la mujer a controlar de forma paulatina el dolor que produce el trabajo de parto. Si bien, el manejo de las molestias es variable según cada persona, esto nunca se anula completamente, pero actividades como caminar durante y antes de dar a luz, además de realizar masajes y técnicas de relajación específicas, pueden servir.

VENTAJAS DE LOS METODOS ALTERNATIVOS

A grandes rasgos, los métodos alternativos de parto presentan ventajas referidas a la baja en la invasión que sufre el organismo de la mujer al tener a su hijo, ya que las probabilidades de sufrir desgarros y lesiones son menores. A esto se suma el hecho de que el contacto que la guagua tiene con el mundo es más pasivo y no tan abrupto, según explican los expertos.

Sin embargo el matrón y docente de la Universidad de Santiago enfatiza que la mayor ganancia que una mujer tiene al elegir un método de este tipo es el “posicionarla como dueña de su proceso reproductivo, al tener la libertad de tomar la decisión. La satisfacción que tienen al elegir este elemento es el principal logro”, señala el experto, agregando que en nuestro país y en el mundo al fin se está dando un cambio entre el paradigma clásico del parto y el “parto respetado, que es el método donde se respeta lo que la mujer desee.”

A esta transición se debe agregar el trabajo que algunos grupos médicos y asistentes están haciendo en nuestro país de acercar a las mujeres la noción de “plan de parto”, que es una cronología que la paciente y su tratante deben hacer en conjunto para ver cómo ella quiere dar a luz y cómo puede respetarse eso, en la medida de que su salud y gestación lo permita.

COMO ACCEDER A “PARTOS ESPECIALES”

En nuestro país no existen centros exclusivamente desarrollados para que las mujeres acudan a tener sus hijos a través de partos alternativos, sin embargo, sí existen grupos médicos que se dedican a ayudar en los procesos, como es el caso del grupo Relacahupan. Por eso, es importante que las mujeres consulten sobre estas posibilidades a sus médicos de cabecera, con el fin de que ellos las guíen y les recomienden otros expertos.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital