La Tercera

El paso de cebra de Islandia que engaña al cerebro para que los conductores frenen

El cruce está pintado de forma que parece que flota sobre la calle.

Ísafjörður, un pequeño pueblo pesquero de Islandia acaba de saltar a la fama por la instalación de un paso de cebra tridimensional en uno de sus barrios.

El cruce está pintado de forma que parece que flota sobre la calle.

Así, crea una ilusión óptica cuya intención es hacer que los conductores frenen y la velocidad de circulación sea menor en las áreas residenciales del municipio.

La pintura crea una ilusión óptica.

Aunque es el primero de Islandia, no se trata de una idea totalmente original.

Gautur Ívar Halldórsson, director ejecutivo de Vegmálun GÍH, la empresa que creó el paso de cebra 3D, dijo al medio local Vísir, que la idea original proviene de Nueva Delhi, la capital de India donde se pintó uno el año pasado.

La técnica se usa en otras ciudades de India y también en China.