*

Política
Compartida
Actualizado el 18/12/2017
Estás leyendo:Piñera y Bachelet: de la foto en Caburgua a la “relación republicana”

Piñera y Bachelet: de la foto en Caburgua a la “relación republicana”

Autor: M. J. Ahumada y L. Ferraro

La tercera “transición” entre ambos mandatarios sella al menos 12 años en el que Piñera y Bachelet han marcado la política chilena. La imagen de ellos dos guitarreando, sin embargo, ha dado paso a un vínculo estrictamente protocolar.

Piñera y Bachelet:  de la foto en Caburgua a la “relación republicana”

Eran las 20.12 horas de ayer cuando la Presidenta Bachelet llamó por teléfono desde La Moneda a Sebastián Piñera para felicitarlo por su triunfo. “Quería desearle una muy buena gestión en su mandato. Usted y yo queremos a Chile, queremos lo mejor para todos. Le deseo mucho éxito”, le dijo la jefa de Estado.

Piñera agradeció el saludo protocolar, que se ha convertido en una tradición republicana y que ambos ya habían realizado en dos ocasiones anteriores, el 2009 -cuando Bachelet llamó a Piñera- y luego el 2013, cuando le correspondió al entonces mandatario saludar la victoria de Bachelet . “Le agradezco mucho sus palabras. Nunca he tenido la menor duda de que tanto usted como yo queremos lo mejor para Chile”, respondió el presidente electo.

Ambos se pusieron de acuerdo, además, en tomar desayuno juntos hoy a las 9.00 en la casa de Piñera. En la cita, la Mandataria oficializará ante el presidente electo una decisión que estaba definida desde antes, independiente de quién resultara triunfador: su intención de invitarlo a alguna de las actividades oficiales vinculadas a la visita del Papa Francisco, que se concretará a mediados de enero.

El histórico acontecimiento será el principal hito que marcará la convivencia de 83 días que tendrán Piñera y Bachelet hasta el cambio de mando, reeditando así dos periodos similares -cuando Piñera fue elegido en enero de 2010 y cuando Bachelet ganó en diciembre de 2013-, sellando, además, al menos 12 años -que se convertirán en 16- en el que ambas figuras han marcado la política chilena intercalando su llegada a la Presidencia.

Antes del primer gobierno de Bachelet, ambos se dejaron fotografiar juntos, guitarreando, en Caburgua, junto a Miguel Piñera, en momentos en que se perfilaban ya para su primera aventura presidencial. Hoy, esta imagen difícilmente podría repetirse.

Cercanos a ambos aseguran que la relación se fue desgastando con el tiempo. Miembros del primer gobierno de la Presidenta recuerdan la molestia de Bachelet cuando el entonces presidente electo se presentó junto a Rodrigo Hinzpeter en las dependencias de la Onemi el 27 de febrero del 2010 sin haber sido contactado por esa administración y asumiendo lo que, a juicio de ellos, era un protagonismo inadecuado en las horas posteriores al terremoto y tsunami de ese día.

Luego vendrían las duras y persistentes críticas del gobierno de Piñera a la administración Bachelet, que se agudizaron cuando la Presidenta decidió presentarse nuevamente como candidata. Cercanos a ambos aseguran que actualmente no existe una relación entre ellos. Sus escasas conversaciones se enmarcan en lo estrictamente protocolar. En La Moneda dicen que la Mandataria ha resentido las duras críticas que Piñera ha realizado a su gestión, e incluso algunos le atribuyen a ese factor parte de la definición presidencial de involucrarse decididamente en la recta final de la campaña.

En esa línea, en estos últimos meses ambas autoridades han protagonizado una serie de declaraciones cruzadas. “Hemos hecho mucho más que Piñera en cada una de las áreas”, dijo la Mandataria a inicios de octubre en entrevista con Reportajes de La Tercera. “Yo no sé en qué país vive la Presidenta”, señaló Piñera la semana siguiente, apuntando a las cifras de delincuencia. Así, en el comando del ganador anticipan que durante estos meses existirá una relación tensa entre el gobierno saliente y el entrante.

Traspaso

Corría la segunda quincena de febrero de 2010, y el entonces presidente electo Sebastián Piñera se interesó particularmente en tres carteras: Hacienda, Economía y Defensa. Para informarse respecto al estado de esas carteras, el nuevo mandatario invitó, por separado, a los respectivos ministros: Andrés Velasco, Hugo Lavados y Francisco Vidal.

En el comando no saben si esta vez Piñera volverá a invitar a los secretarios de Estado a su hogar. No obstante, aseguran que serán mucho más incisivos con el traspaso de información de las carteras. “Hemos aprendido de la experiencia”, dice un miembro del equipo del electo presidente, quien señala que serán “exigentes” al momento de pedir información de los ministerios.

Desde el gobierno, en tanto, explican que la relación será bajo los términos republicanos. La Mandataria pretende sumar a Piñera a la cumbre Celac-China que se realizará a fines de enero en el país, y en caso de confirmar un viaje al extranjero, el presidente electo será convocado, tal como lo hizo Piñera en enero de 2014 cuando invitó a Bachelet a la cumbre Celac en La Habana.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital