Fiscalía indaga posibles aportes del BCI a 14 emisores de boletas ligados a políticos

Banco rectificó $233 millones. Hay boletas de edil de La Florida y de ex empresa de diputado Macaya. También emisores ligados a Longueira, Von Baer, Felipe Kast, Felipe Alesandri y Gonzalo Müller.

Paulina Toro 21 de enero del 2016 / 01:29 Hrs
Los fiscales Manuel Guerra y Carlos Gajardo.

En abril de 2015, el Banco de Crédito e Inversiones (BCI) acudió al Servicio de Impuestos Internos para rectificar declaraciones de  tributos realizadas en años anteriores, corrigiendo el pago de impuestos por boletas y facturas de 14 emisores ligadas a políticos.

Según fuentes vinculadas  a la investigación, el banco decidió atender al llamado que hizo el SII en esa fecha para efectuar una autodenuncia sobre aquellos impuestos mal declarados.

En ese sentido, según las mismas fuentes, el BCI tomó el total de las boletas y facturas recibidas por servicios pagados entre 2008 y 2014 y cruzó los datos de sus emisores con toda la información vinculada a figuras políticas. La plana administrativa del banco decidió, entonces, rectificar todos los documentos que tuvieran alguna relación con ese ámbito. De acuerdo a la operación rectificatoria -a cuyos antecentes tuvo acceso La Tercera-, el banco  aclaró un  total $ 233 millones comprendidos en esos años. 

La fiscalía posee el contenido de la autodenuncia realizada ante el SII, luego de que el empresario Roberto Carrasco, socio de VSA, declarara ante los persecutores haber prestado facturas al BCI y otras empresas, para la campaña de Laurence Golborne. 

En la rectificación del BCI, figura un grupo de emisores sobre los cuales, según fuentes conocedoras del contenido de la información, no existirían respaldos respecto de sus servicios, como tampoco constancia de que estos fueran prestados.

Tal es el caso de un ex estudio jurídico del diputado UDI, Javier Macaya, donde además es socio el concejal RN por Santiago Centro, Felipe Alessandri. Se trata de una factura por $ 5 millones emitida en 2013. Según ex integrantes del estudio, los servicios fueron reales. Mientras el parlamentario advierte en su declaración de interés que se retiró de la sociedad en 2010,   Alessandi explica que estuvo ausente de ésta entre 2011 y 2014.  

En la aclaración ante el SII figura una boleta emitida en 2010 por el alcalde de La Florida, Rodolfo Carter, también por $ 5 millones.

A su vez, el banco rectificó el pago a Ana Carolina Palacios, cuñada de la ex jefa de gabinete de Pablo Longueira, por un monto de $ 8 millones consignados en 2010. Del mismo modo, la boleta de Ximena Carbacho, esposa del administrador electoral de la candidatura senatorial de Ena von Baer: $11 millones cobrados en 2013. 

En la lista de documentos rectificados sin respaldos están los de Juan Masferrer, ligado a la UDI, ($11 millones en 2013); el ex concejal UDI, Gustavo Alessandri ($ 5 millones en 2010) y Carmen Soza del Río, ligada a la Fundación Jaime Guzmán ($ 5 millones de 2013).  

Según los montos ligados a Golborne, estos ascenderían a $112 millones: $ 20 millones facturados por VSA y $92 millones pagados a Vox Comunicaciones. 

También figura el caso del ex alcalde de Santiago Pablo Zalaquett, con dos empresas rectificadas, Ases La Manada e Inversiones  y Asesorías  ZB Ltda. por $ 32 millones y $ 7 millones respectivamente. El presidente del banco, Juan Enrique Yarur, declaró ante los persecutores el 13 de enero pasado desconocer la razón por la cual fueron aclarados esos montos, asegurando que el ex edil le proporcionaba asesorías personales. 

También está el caso del diputado de Evópoli, Felipe Kast, socio de Marne SPA -empresa inactiva- que facturó en 2014 $ 15 millones. Según versiones del banco, el servicio consistió en un informe sobre indicadores económicos cuyos respaldos existen. De hecho, Marne pidió al BCI autorización para divulgar el estudio realizado.

Del mismo modo está el Centro de Investigaciones Sociales, de la familia del cientista político Gonzalo Müller, esposo de la diputada UDI María José Hoffmann: $ 12 millones en 2013, cuyos servicios se habrían prestado y habría respaldos. 

También figura la rectificación de boletas de René Hormazábal, ligado a la UDI, pero que es funcionario del banco: $ 5 millones entre 2008 y 2011.