*

Nacional
Compartida
Actualizado el 04/10/2017
Estás leyendo:Preocupación por aumento de casos de coqueluche en el Maule

Preocupación por aumento de casos de coqueluche en el Maule

Hasta el momento, en dicha región tres bebés menores de dos meses han fallecidos, además, hay otros 17 casos confirmados y tres en observación.

Preocupación por aumento de casos de coqueluche en el Maule
Referencia

Preocupación en la ciudadanía ha causado el aumento de casos de coqueluche o tos convulsiva en la región del Maule. Hasta ahora, la seremi de Salud ha confirmado la muerte de tres menores  de menos de un mes productos de esta patología, todos nacidos en el mismo recinto, Clínica Lircay de Talca.

Además, en dicha región, como comunicó la seremi Valeria Ortiz, se registran otros 17 casos confirmados y tres que están en observación por sospecha y a la espera del resultado de los exámenes de laboratorio.

La autoridad ha indicado que pese a este aumento que se ha evidencia durante el último mes, aún no hay antecedentes suficientes para hablar de un “brote de coqueluche”, pues no se ha establecido epidemiológicamente que los casos estén relacionados. Pese a que se confirmó que los bebés fallecidos recibieron atención en un mismo centro, no se ha validado que estén relacionados.

Producto de esta situación, las autoridades han aprovechado de recordar a los padres la importante de que los niños sean vacunados. En cuanto a la inmunización que previene esta patología infecciosa, se debe precisar que va contenida en la vacuna pentavalente que se le suministra a los niños de 2, 4, 6 y 18 meses, y en la dTpa en 1° y 8° Básico.

“Esto nos obliga a sí señalar que es importante que se vacunen todos los niños y niñas en las edades que corresponda para protegerlos, precisamente, de consecuencias tan fatales como es el fallecimiento”, subrayó la ministra de Salud Carmen Castillo al referirse a la situación.

Teniendo en cuenta que los menores fallecidos tenían menos de dos meses cuando contrajeron la enfermedad, se ha recomendado que las embarazadas a partir de las 28 semanas de gestación sean vacunadas, para así adquirir inmunidad. Eso sí, como indicó la doctora Valeria Ortiz, aquello no garantiza que el recién nacido no se contagie.

CONSIDERACIONES SOBRE LA VACUNA EN LA MADRE

-La vacuna es gratuita.
-Se debe efectuar en cada embarazo.
-El intervalo de la vacunación no debe ser inferior a un año.
-Si una adolescente está embarazada y cursa 8vo básico, debe ser vacunada (posterior a las 28 semanas de gestación) como parte de la estrategia de la mujer embarazada. Debe recibir sólo una vacuna.
-Si una adolescente fue vacunada en 8vo básico como parte de la estrategia escolar y posteriormente concibe embarazo, debe ser vacunada (posterior a las 28 SEG), siempre cuando exista un intervalo de un año entre vacuna y otra.
-Si una adolescente fue vacunada en 8vo básico como parte de la estrategia escolar y coincide con el primer trimestre de embarazo (embarazo no confirmado, sin sospecha), debe recibir sólo esta vacunación.

SOBRE LA ENFERMEDAD

El coqueluche o tos convulsiva es una enfermedad infecciosa bacteriana aguda que afecta el tracto respiratorio y que es causada principalmente por la bacteria Bordetella Pertussis, que se transmite de un individuo infectado a otro susceptible.

Se contagia a través de gotitas de secreciones respiratorias de personas infectadas y su tasa de ataque secundaria es muy alta, pudiendo llegar al 100% en personas susceptibles expuestos con el infectado de manera prolongada y estrecha, como en el hogar, colegio, sala cuna o jardín infantil.

Según el infectólogo de Clínica Tabancura, doctor Michel Serri, “el cuadro clínico dura alrededor de ocho semanas desde que se inician los síntomas similares a un resfrío, hasta que se produce la convalecencia. Puede generar desde cuadros leves a neumonías severa, incluso con mortalidad”.

Desde el Minsal explican que esta se caracteriza por inflamación traqueobronquial y accesos típicos de tos violenta y espasmódica con sensación de asfixia que terminan con un ruido estridente durante la inspiración. Aunque se puede presentar a cualquier edad, afecta principalmente a niños menores de cinco años. El tratamiento farmacológico consiste en la administración de antibióticos como la eritromicina o la claritromicina en una fase lo bastante temprana de la etapa catarral.

Asimismo, la entidad puntualiza que en todo el mundo hay entre 30 y 50 millones de casos y más de 300.000 muertes anuales, la mayoría en lactantes de edad muy temprana que no han recibido aún su esquema de inmunización.

Papel digital