*

Nacional
Compartida
Actualizado el 18/08/2010
Estás leyendo:Presencia de trucha arcoiris amenaza a peces exclusivos en el Lago Chungará

Presencia de trucha arcoiris amenaza a peces exclusivos en el Lago Chungará

Autor: Juan Patricio Peña

La temida especie fue introducida artificialmente por el hombre y pone en riesgo la vida de Karachi.

Presencia de trucha arcoiris amenaza a peces exclusivos en el Lago Chungará

“Nosotros las vimos. Son enormes las truchas que hay allá. El Chungará tiene especies nativas que se llaman Karachi y son de una tremenda importancia”. Hoy, este ejemplar endémico que habita en este lago ubicado a 4.500 metros de altura está amenazado por el pez depredador.

La presencia de la temida trucha arcoiris fue descubierta, en 2008, por el equipo investigador que encabeza la directora del Departamento de Ciencias Ecológicas de la Facultad de Ciencias de la U. de Chile, Irma Vila. Fue toda una sorpresa.

La académica observaba el comportamiento del Karachi -el más grande puede medir hasta 20 centímetros- en el lago Chungará, cuando detectó a la Oncorhynchus mykiss.

Esta especie originaria de las costas del Pacífico de Norteamérica y Asia puede afectar el ecosistema del lugar donde arriba. “Pueden alcanzar más de 50 centímetros y son muy agresivas y voraces”, describe Vila. Se alimenta frecuentemente de peces pequeños, mientras que un juvenil puede competir por hábitat o comida con el Karachi. Por ello, se busca la fórmula para erradicarla.

La trucha arcoiris es muy requerida tanto en la mesa de restaurantes, como en la pesca deportiva. Por esto último, se ha introducido en cursos de agua.

Al Chungará llegó por culpa de unas manos anónimas que la introdujeron artificialmente. “No sabemos quién ni cómo. No sabemos si especímenes adultos u otros, pero alguien lo hizo y hoy tenemos este problema”, manifestó a este medio el director de Conaf Arica-Parinacota, Héctor Peñaranda.

El problema, explica Peñaranda, no es sólo su presencia en el lago, sino también en el río Chungará, que es por donde suben a desovar provocando que la especie se multiplique. “Podemos estar eternamente pescando truchas, pero nunca la vamos a poder acabar si no detectamos el lugar donde se reproduce. Tenemos que evitar que se siga reproduciendo”.

La introducción de peces no nativos es la mayor causa de pérdida de biodiversidad a nivel mundial, según estudios. Sin embargo, de igual forma ha sido introducida a ríos y lagos alrededor del mundo.

Para detener el avance de la trucha, la Subsecretaría de Pesca autorizó la pesca de investigación y el monitoreo de los cursos y cuerpos de agua dulce de este reserva de la biósfera. Estos comenzaron oficialmente en julio y se extenderán por un año.

En ello trabajan Sernapesca, Subpesa, la Conaf, la Brigada del Medio Ambiente de la PDI, las Universidades de Chile y Tarapacá. Además, Sernatur y Explora. El objetivo: evitar que el Karachi, que hoy está en peligro, desaparezca de las aguas del Chungará, que forma parte del Parque Lauca, Reserva de la Biósfera.

EN EL TITICACA TAMBIEN
En Perú, especies nativas como el Boga, Manto o el Karachi amarillo ven amenazada su existencia. Esta vez, eso sí, por el accionar de pescadores artesanales que exceden los límites establecidos y que no respetan el período de veda.

Según la prensa limeña, la Dirección Regional de la Producción resolvió esparcir más de 700 mil alevinos -crías de pez- en el lago Titicaca y en la península de Chucuito y Capachica para evitar que se extingan.

El programa de repoblamiento, que comenzó a fines del año pasado, se extenderá hasta que culmine este año.

“Por fortuna, los resultados, hasta el momento, son alentadores”, comentó a la agencia Andina Lenin Paredes Mamani, coordinador del proyecto de transferencia tecnológica y capacitación pesquera.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital