*

Mundo
Compartida
Actualizado el 14/07/2014
Estás leyendo:Presidente de Guatemala postula que niños migran a EEUU por reunificación y no por violencia

Presidente de Guatemala postula que niños migran a EEUU por reunificación y no por violencia

Otto Pérez Molina manifestó que la reunificación familiar es la principal causa de la migración de los niños centroamericanos, aunque reconoció que jóvenes de 17 años buscan mejor calidad de vida.

Presidente de Guatemala postula que niños migran a EEUU por reunificación y no por violencia

Los niños guatemaltecos migran a Estados Unidos en busca de la reunificación familiar y no a causa de la violencia, aseguró hoy el presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina. 

En el marco de una entrevista con la radio local Emisoras Unidas, en la que abordó el combate a la violencia, la corrupción y la desnutrición, entre otros, el gobernante manifestó que la reunificación familiar es la principal causa de la migración de los niños. 

“No están viajando por violencia sino principalmente por la reunificación familiar, es la primera causa”, sostuvo el Jefe de Estado. 

Sin embargo, reconoció que los adolescentes de entre 16 y 17 años sí migran a Estados Unidos en busca de mejorar sus condiciones de vida, alentados por amigos o familiares. 

Según Pérez Molina, el tema de la niñez migrante no acompañada se disparó desde 2012 cuando se reportaron 3.500 y la cifra aumentó a 8.000 un año después. 

Sólo en 2014 ya se han reportado 12.000 niños, dijo el presidente durante la entrevista, en la que estuvo acompañado de su vicepresidenta, Roxana Baldetti, quien aseguró que el traslado de estos menores “es un delito de trata”. 

Baldetti dijo que mañana abordará con la fiscal general de Guatemala, Thelma Aldana, la forma de combatir este delito. 

Al respecto, el mandatario guatemalteco reveló que el Ejecutivo ha propuesto al Congreso una reforma al Código Penal para que los traficantes de personas, conocidos como “coyotes”, sean castigados por la ley. 

La figura del “coyote” no está en la actualidad en la legislación y lo que se busca es tipificar ese delito y castigarlo con 15 años de prisión y “tener una persecución más firme”, sostuvo el mandatario. 

Tanto Pérez Molina como Baldetti reconocieron que en algunos lugares de Guatemala los “coyotes son muy queridos”. 

“Hay gente que los quiere y gente que los odia”, remarcó Pérez Molina, cuyo Gobierno ha solicitado a Estados Unidos que el caso de los niños migrantes no acompañados sea tratado desde el punto de vista humanitario.

Papel digital