*

Opinión ,
Abrir menú
Compartida
Actualizado el 09/10/2017
Estás leyendo:Presupuesto 2018

Presupuesto 2018

SEÑOR DIRECTOR

Cada año hay dos fuerzas que se contraponen al analizar el futuro económico de nuestro país:el optimismo y el pesimismo. Aun cuando la propuesta estuvo influenciada, según la Presidenta, por una economía en recuperación y estimaciones positivas para 2018, algunos analistas señalan que este presupuesto significa un déficit fiscal de más de US$7.000 millones y un aumento en la deuda pública.

La Presidenta estipuló que, según las proyecciones económicas, en 2018 se podría crecer el doble de lo que se creció en 2017, considerando que a pesar del menor dinamismo económico, se logró en 2017 crecer a un ritmo similar al de otros países exportadores de materias primas. Esto se ve complementado con los resultados del Imacec de agosto, que muestran una economía que no sale de su período de enfriamiento, ubicándose bajo las expectativas del mercado (con una variación del 2,4% cuando se estimaba un 2,7% respecto del mismo mes del año anterior) acumulando una expansión de apenas un 1% en lo que va de 2017. Adicionalmente, este bajo Imacec podría tener un impacto negativo sobre la racha de niveles históricos del IPSA.

El aumento de 3,9 % en el gasto público va a derivar en una importante inversión pública, especialmente en áreas estratégicas o que se complementan con la inversión privada.Sin embargo, según ciertos especialistas, este gasto público no es prudente dado que, según el Banco Central el crecimiento no debería superar el 3% si se quiere tener una economía con equilibrio macroeconómico. La economía chilena está creciendo menos del 2% y el gasto público va a crecer más del doble.

Finalmente, la Mandataria aseguró que se deja una importante bolsa de recursos disponibles -más de $ 296 mil millones- para la nueva administración. Esto es muy poco. Normalmente se dejan cifras más generosas, considerando que el aumento en el gasto público es del orden de 2.500 millones de dólares y menos de la quinta parte queda de libre disposición para el siguiente gobierno.

Jorge Rosales-Salas

Académico Ingeniería Comercial Universidad Bernardo O’Higgins

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital