*

copa confederaciones 2017
Deportes
Compartida
Actualizado el 19/06/2017
Estás leyendo:El recambio alemán muestra sus credenciales

El recambio alemán muestra sus credenciales

Autor: Fernando Contreras

El equipo de Joaquim Löw venció 2-3 a Australia y llegará encendido al choque de este jueves ante Chile.

El recambio alemán muestra sus credenciales

Que no iba en serio. Que iba a improvisar. Que miraba en menos el torneo. Se dijeron muchas cosas respecto de la participación de Alemania en la Copa Confederaciones. Joaquim Löw armó un equipo pensando en el futuro, es verdad. También en el descanso de los que juegan habitualmente, pero cuesta pensar que no vaya a pelear -y con muchos argumentos- el título en cuestión.

Este plantel, aunque muy joven, es altamente competitivo. Ritmo, intensidad, buen juego, individualidades y, sobre todo, un libreto claro. Los alemanes, sean titulares, suplentes o juveniles, saben a qué juegan y, ante Australia, quedó de manifiesto.

El dominio de los europeos fue desde el minuto inicial. Con un mediocampo de buen trato del balón y mucha solidaridad en el repliegue, los de Löw se pararon en campo adversario casi sin contrapeso. Jugando con comodidad, buscando superioridad territorial y generando ocasiones de manera fluida y constante.

Con Draxler y Goretzka haciendo gala del futuro que se les vaticina, el Mannschaft desdibujó al equipo australiano, muy pasivo y poco intenso en todas las facetas del juego.

A Alemania le faltó, eso sí, contundencia frente al arco rival, pero se impuso sin mayor oposición. Se adelantó con sendos goles de Stindl (5′), además de los citados Draxler (44′) y Goretzka (48′). Los descuentos oceánicos, en tanto, fueron más bien accidentales, luego de dos contragolpes ejecutados de manera veloz y con una importante cuota de fortuna.

Sobre el final del compromiso, con el 2-3 instalado en el marcador, los germanos perdieron profundidad y dejaron espacios, lo que generó más de una preocupación por el ímpetu de los Socceroos y las aptitudes individuales de Mathew Leckie y Aaron Mooy, acaso los dos más destacados del equipo de Angle Postecoglou. Sin embargo, salvo un par de insinuaciones bien contenidas por el arquero Leno, el resultado estaba sentenciado. Ajustado, pero también justo.

Los del recambio alemán dieron el primer paso en su afán de demostrar que también pueden competir. Sumaron tres puntos que valen para la confianza y llegarán encendidos al partido del jueves, ante Chile, en el que será el segundo compromiso de ambos equipos en la fase de grupos del torneo de las Confederaciones. La Roja debe tomar nota. Alemania también tiene algo que decir en Rusia.

 

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital