*

Tendencias
Compartida
Actualizado el 21/04/2017
Estás leyendo:El rey del porno

El rey del porno

Autor: Marcelo Córdova

Pornhub es el mayor portal de videos para adultos en el mundo y está a punto de celebrar sus primeros diez años. Hoy el sitio usa astutas estrategias publicitarias y filantrópicas para convertirse en una marca más convencional y convencer al mundo de que el XXX no es un tabú.

El rey  del porno

Durante el sábado 1 de abril, cualquier persona que hizo clic en un video del sitio Pornhub recibió un aviso que mostraba un pulgar hacia arriba y el anuncio de un nuevo servicio: “Ya no es necesario que compartas tus videos con sus amigos o familiares en redes sociales, ¡Porque esta nueva y revolucionaria herramienta lo hace por ti!, ¡Automáticamente!”. El pánico en internet fue masivo porque el alcance de este portal, considerado como el mayor sitio de material XXX del mundo, es vasto: el año pasado Pornhub recibió 23 mil millones de visitas, es decir, unas 44 mil por minuto (incluida la suya).

Eso no es todo, ya que según la empresa –que en mayo cumple 10 años de existencia- casi 92 mil millones de videos profesionales y amateurs fueron vistos en el sitio durante 2016. Frente a este nivel de exposición y popularidad es fácil entender por qué varios usuarios en Twitter y Facebook calificaron el anuncio de ese sábado como “cruel” o “diabólico” o incluso dijeron que casi sufrieron un infarto. Tras dejar que sus legiones de fanáticos sufrieran varias horas, el sitio finalmente reveló que el nuevo servicio no era real sino que el anuncio era una broma del Día de los Inocentes, tal como la que hicieron ese mismo día McLaren con un aviso de un auto de carreras hecho de plumas o Google, que en Holanda publicó un video promoviendo un nuevo servicio de bicicletas que se manejaban solas e, incluso, paseaban a los niños sin la necesidad de un conductor.

Lo cierto es que la idea de plegarse a las estrategias que usan en esa fecha las grandes compañías con su propia broma no tenía nada de inocente, sino que fue parte de una estrategia que apunta a evolucionar hacia una imagen más “mainstream” o incluso tradicional para convencer al mundo de que el XXX en línea puede dejar de ser tabú. “Durante mucho tiempo una gran cantidad de personas ha tenido una visión inherentemente negativa de la industria y queremos poner de nuestra parte para derribar esa visión y, eventualmente, convertirla en una postura más positiva”, señala Corey Price, vicepresidente de Pornhub, a Tendencias.

El ejecutivo admite que el portal “siempre será una compañía de entretenimiento para adultos. Eso lo aceptamos completamente. No obstante, si la gente también logra vernos como una empresa increíble que ayuda a salvar pandas, o a crear conciencia sobre el cáncer testicular y la violencia doméstica, entonces estaremos resonando realmente con la gente y haciendo nuestra parte para generar un cambio”.

Para lograr ese objetivo, la empresa está tratando de cambiar su imagen a través de varias campañas publicitarias y filantrópicas. Una de las primeras fue en 2014, cuando instaló un enorme aviso en pleno Broadway y justo encima de una publicidad del vodka Stolichnaya: el cartel mostraba dos manos formando el símbolo de un corazón junto al eslogan “Todo lo que necesitas son manos”.

La empresa también anunció que plantaría un árbol por cada 100 videos de una cierta categoría que los usuarios vieran en el sitio y, tal como dice Price, también se enfocó en los pandas. A mediados de marzo se celebró el día mundial de estos animales, uno de los más vulnerables del mundo, ya que les cuesta mucho reproducirse. Por eso a Pornhub se le ocurrió pedirles a sus usuarios que se vistieran de pandas y se filmaran teniendo sexo. El portal se comprometió a donar 100 dólares a organizaciones de preservación por cada video subido al sitio, material que también será usado por científicos y zoológicos para alentar a los propios pandas a copular: Porno panda.

En un plano más humano, la empresa financió un “Boob Bus” que recorrió Estados Unidos y en el que las mujeres podían realizarse exámenes gratuitos para prevenir el cáncer de mama. Además, junto a la actriz porno Christy Mack –que en 2014 fue atacada por su novio y terminó con 18 huesos rotos y varios dientes menos- lanzó una línea de ropa cuyas ventas benefician a organizaciones que ayudan a mujeres que han sido víctimas de violencia.

tshirt_2_mockup_1024x1024

Una de las camisetas creadas por Pornhub y Christy Mack.

A pesar de todas estas iniciativas, en la empresa admiten que las campañas mediáticas no bastan para cambiar la principal crítica hacia los sitios para adultos: la excesiva preponderancia en material concebido para hombres heterosexuales y la obvia cosificación de las mujeres. Por eso, Pornhub habilitó una sección concebida específicamente para mujeres y otra para el público gay. “Una de las mejores cosas del sitio es que ofrecemos una amplia variedad de contenido, incluyendo un creciente número elaborado por creadores feministas y gays. Esa diversidad asegura que todos encuentren exactamente lo que buscan y que nuestra comunidad sea fuerte e interactiva”, dice Price. El ejecutivo agrega que se creó una plataforma que permite que cualquier persona mayor de 18 años suba sus propios videos, pero el sistema incorpora un método de denuncia contra la “porno venganza”, es decir, la distribución de material XXX sin el consentimiento de los participantes.

En esa misma línea, hace dos meses el portal habilitó un “Centro de Bienestar Sexual”, una sección dedicada a la educación y que cubre temas como salud reproductiva y enfermedades de transmisión sexual. El área está a cargo de Laurie Betito, sicóloga clínica de la Unidad de Sexualidad Humana del Hospital General de Montreal, en Canadá. “Esto no fue creado para atraer a más gente hacia el porno, sino que para llegar a las personas que ya visitan estos sitios. Si ya sabemos que incluso los jóvenes ven estos contenidos, es importante discutir incluso los aspectos más básicos de la salud sexual y así ofrecer una mirada más balanceada”, señala Betito a Tendencias.

La experta agrega que “si consideramos que un sitio como este recibe cerca de 70 millones de visitantes al día, muchas de los cuales son mujeres, eso es un indicativo claro de que el porno está dejando de ser tabú. Aún así, no me gustaría que las personas, especialmente los más jóvenes, pensaran que lo que ven en el porno es todo lo que existe en materia de sexualidad. Los cientos de preguntas que recibimos revelan que la gente tiene pocos lugares donde obtener información de calidad sobre este tema”.

Ante los intentos de Pornhub por cambiar su reputación, Jennifer Baumgardner, activista y directora ejecutiva de la organización educativa Feminist Press, señaló a la revista Ad Week que “cualquier cosa que haga que la mayoría de las formas de expresión sexual dejen de ser percibidas como sucias es algo que apoyo”. Sin embargo, agrega que aunque es prometedor que una marca como Pornhub quiera “crear más espacios para que no nos sintamos avergonzadas de nuestra sexualidad”, todavía no está claro que un portal porno pueda hacer avanzar la industria sin mantener “todo lo malo” que todavía persiste.

El origen de un gigante

La historia del sitio partió en enero de 2007, cuando Matt Keezer invirtió 2.750 dólares y compró el dominio Pornhub.com a un sujeto que conoció en la mansión Playboy. El lanzamiento fue en mayo de ese año en Montreal y luego el portal pasó por varias manos hasta ser adquirido por el conglomerado MindGeek, que hoy posee un imperio de sitios XXX. Pese a los múltiples cambios de dueño, su modelo de negocios se mantiene: ofrecer, a cambio de una comisión, videos gratuitos que mediante publicidad y otros recursos tientan a los usuarios a ir a los sitios de los estudios que generaron ese contenido y que son pagados.

“Más y más productores están firmando contratos para permitir que su material aparezca en estos sitios: si un usuario hace click en un portal como Pornhub y luego se suscribe a la página pagada, el primer sitio obtiene una comisión de hasta el 50 por ciento. Debido a que estas páginas reciben tantos visitantes, el negocio vale la pena aún cuando uno de cada mil visitantes termine suscribiéndose”, señala el artículo “Capitalismo desnudo” publicado por The Economist, revista que también da cuenta de un lado más pernicioso de este sistema: “Los sitios al estilo Pornhub son por lejos los grandes ganadores, al recibir no sólo comisiones sino que más videos, que a la vez aumentan el tráfico y el costo de la publicidad. El modelo ha sido comparado a un ‘ecosistema vampírico’ en el cual MindGeek y otras empresas similares se alimentan de los sitios pagados, succionando sus ganancias”.

El alto volumen de datos que genera el sitio le ha permitido identificar varias tendencias en el consumo de material XXX y los cambios de la industria en los últimos 10 años. Un informe divulgado por Pornhub a comienzos de 2017 reveló que su estrategia más inclusiva parece estar funcionando: hoy las mujeres ya representan el 26 por ciento de los visitantes del portal. El 80 por ciento de estas usuarias llega al sitio a través de sus celulares y tabletas, a diferencia de los hombres que lo hacen en un 69 por ciento.

Chile no se escapa de este análisis y según el portal, los visitantes nacionales pasan ocho minutos y 17 segundos en cada visita, cifra menor al promedio global de nueve minutos y 36 segundos. Además, el 25 por ciento son mujeres y el país está en el lugar 38 en el ranking de tráfico que genera el portal.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital