*

Mundo
Compartida
Actualizado el 10/12/2014
Estás leyendo:Senado de EEUU cuestiona a ex psicólogos que diseñaron técnicas de interrogatorios bajo George W. Bush

Senado de EEUU cuestiona a ex psicólogos que diseñaron técnicas de interrogatorios bajo George W. Bush

La CIA pagó 80 millones de dólares al equipo de ex psicólogos que no contaba con experiencia en lucha antiterrorista, por lo cual fueron acusados de violar la ética profesional. 

Senado de EEUU cuestiona a ex psicólogos que diseñaron técnicas de interrogatorios bajo George W. Bush

La CIA pagó 80 millones de dólares a una firma dirigida por dos ex sicólogos de la Fuerza Aérea sin experiencia en interrogatorios o en lucha antiterrorista, que recomendaron técnicas como el “submarino”, bofetadas en la cara y entierros simulados para prisioneros sospechosos de terrorismo, según un reporte del Senado de Estados Unidos.

Los dos sicólogos son mencionados en el reporte con los seudónimos de “Dunbar” y “Swigert”, pero han sido identificados por fuentes de inteligencia estadounidenses como James Mitchell y Bruce Jessen.

La CIA subcontrató más del 80 por ciento de su programa de interrogatorios a la empresa Mitchell Jessen & Associates de Spokane, Washington, por su trabajo desde el 2005 hasta el termino del acuerdo en el 2009.

La CIA también pagó a la compañía un millón de dólares para protegerla y sus empleados de responsabilidades legales.

El reporte del Senado cuestiona la capacitación de los sicólogos y los acusa de violar la ética profesional al diseñar un sistema que Dianne Feinstein, presidenta de la Comisión de Inteligencia del Senado, dijo que fue llevó a la tortura de algunos detenidos de la CIA.

“Ninguno de los sicólogos tenían experiencia como interrogador ni tenía conocimientos especializados de al Qaeda, antecedentes en la lucha contra el terrorismo, o cualquier experiencia cultural o lingüística relevante”, según el reporte.

En un incidente en una prisión secreta en el 2003, Abd al-Rahim al-Nashiri, capturado en el 2002 y sospechoso de ser el autor intelectual del ataque contra el USS Cole en Adén en el 2000, fue sometido varias veces al “submarino”, debió permanecer con las manos en la cabeza por horas y fue amenazado, con los ojos vendados, con el zumbido de un taladro eléctrico cerca de su cabeza.

Algunos miembros de la CIA que participaron en el interrogatorio concluyeron que Nashiri no estaba reteniendo información significativa sobre planes terroristas.

Incluso después de eso, un psicólogo presente instó a que Nashiri fuera sometido a métodos más agresivos para inducir el “nivel deseado de impotencia”, según el reporte publicado el martes. El reporte no dijo si el sicólogo que hizo la recomendación fue Mitchell o Jessen.

El jefe de interrogatorios de la CIA se mostró tan consternado cuando recibió el plan propuesto por la firma que envió un correo electrónico a sus colegas diciendo que el programa era un “choque de trenes” a punto de ocurrir, y que ya no quería ser asociado con él, dijo el reporte.

“¿Por qué no me dejan en paz?” dijo Mitchell, que vive retirado en el estado de Florida, a un periodista de Reuters al ser contactado por teléfono el martes. “Ni siquiera puedo confirmar o negar si estuve involucrado. Hable con la CIA”.

Mitchell dijo en abril, según citas reproducidas por el periódico británico The Guardian, que no tenía nada de qué disculparse, y que “hice lo mejor que pude”. Su antiguo colega, Jessen, no pudo ser contactado para obtener comentarios.   

Papel digital