*

Opinión
Abrir menú
Compartida
Actualizado el 16/04/2017
Estás leyendo:El sentido de las palabras

El sentido de las palabras

Autor: Ricardo Hepp

A VECES, el erróneo uso de las palabras puede hacer que alguien termine escribiendo lo contrario de lo que quería decir, y provoque confusión en sus lectores. Lo anterior ocurrió en un reportaje sobre la visita que el papa Juan Pablo II hizo hace 30 años a Chile, entre el 1 y el 6 de abril de 1987. La publicación de La Tercera se hizo el domingo 26 de marzo en Temas del día. Dos lectores -Felipe Barriga A. y Juan Rodríguez R.- indican que el texto presenta errores de sentido, debido al uso de palabras que tienen un significado distinto al que la redactora le quiso atribuir.

Los lectores señalan que en el reportaje dice: “(…) el papa ‘persevera’ ante Pinochet para lograr mejoras en los DD.HH. (derechos humanos)”. La autora usó dos veces la palabra “perseverar” en el texto y también en una bajada destacada. Ellos piensan que lo que la redactora quiso decir es que el pontífice “insistió ante Pinochet para lograr mejoras (…)”. El diccionario académico, en su edición del tricentenario dice: “perseverar: 1. mantenerse constante en la prosecución de lo comenzado, en una actitud o en una opinión; y 2. durar permanentemente o por largo tiempo”.

Las palabras seguir, continuar, persistir, proseguir e insistir son sinónimos de “perseverar” y, claramente, no puede ser eso lo que Juan Pablo II le pidió a Pinochet. Tal vez, lo contrario: el papa debió instar, insistir o pedir a Pinochet mejoras en el ámbito de los derechos humanos.

El segundo error de sentido fue usar la palabra “embestidura”, que es “la acción y el efecto de embestir”. Dice la periodista: “(…) en razón de la dignidad de su ‘embestidura’ (…)”. Sin lugar a dudas, quiso escribir “investidura”, que significa “acción de investir” y “carácter que se adquiere con la toma de posesión de ciertos cargos”. Por ejemplo, “la investidura del papa”.

Lejos, entonces, de embestir, golpear o chocar al papa.

Visar en derecho…

En la edición del martes 28 de marzo, el diario publica una nota con el siguiente título: “Corte de Apelaciones visa demanda de Conadecus contra SCA por colusión”. El lector Pablo Adriazola B. dice que “el verbo ‘visar’ no existe en el orden judicial. Lo que hace la Corte, y cualquier tribunal jurisdiccional, es acoger o rechazar una demanda o un recurso. La expresión que debió utilizar el periodista es ‘Corte de Apelaciones acogió recurso de (…)’. Además, indica que nunca se aclara qué significa la sigla SCA. Hasta ahora, no sé a qué se refiere”.

El verbo visar quizá no sea el más indicado en una información del ámbito de tribunales, pero la palabra existe y tiene el mismo sentido de acoger: “autorizar un documento para que tenga validez” o “ reconocer o examinar un instrumento o certificación poniéndole el visto bueno”. No cabe duda.

En cuanto a las siglas, son muchos los lectores que expresan molestia por el exceso de siglas en las informaciones que no llevan explicación. En este caso, SCA es la sigla de la compañía sueca “Svenska Cellulosa Aktiebolaget”, acusada por la Fiscalía Nacional Económica (en 2015) de coludirse con la Compañía Manufacturera de Papeles y Cartones, CMPC. Y, Conadecus es la Corporación Nacional de Consumidores y Usuarios.

Más largo, pero más preciso.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital