*

Nacional
Compartida
Actualizado el 27/10/2013
Estás leyendo:Sernatur promociona las playas de Mejillones en el norte de Argentina

Sernatur promociona las playas de Mejillones en el norte de Argentina

Autor: Ximena Bertin

Autoridades buscan aumentar en un 10% la llegada de turistas desde Salta, Tucumán y Jujuy.

Sernatur promociona las playas de Mejillones en el norte de Argentina

Aumentar las visitas de turistas argentinos a Mejillones en un 10% durante 2014. Esa es la meta que se ha fijado el Servicio Nacional de Turismo (Sernatur) de la Región de Antofagasta. Según las cifras de este servicio, durante el primer semestre de este año, 1.569 turistas visitaron este balneario, que ha empezado a desarrollar una oferta turística en expansión.

Para aprovechar este crecimiento, en un trabajo conjunto con el municipio local, la apuesta del Sernatur está enfocada en el mercado argentino, con una campaña especial de promoción.

La idea es atraer a los transandinos de las provincias más cercanas, como Salta, Tucumán y Jujuy, para quienes llegar a la costa de la II Región a través del paso Jama es más accesible que llegar a las playas del Atlántico.

“Ellos no tienen costa y, además, un argentino de Salta puede llegar a Mejillones en nueve horas por tierra, en su propio auto”, dice Irina Salgado, directora de Sernatur de esta región.

Juan Menares viajó a Argentina para mostrar, a través de su emprendimiento, lo que Mejillones tiene para ofrecer. Pescador artesanal desde joven, decidió cambiar de rubro y dedicarse al turismo. Hoy tiene dos lanchones en los que realiza paseos por la bahía.

“Estamos protegidos de las marejadas del sur por toda esta península, por eso el mar es tranquilo y podemos hacer turismo todo el año, con un clima bastante tropical y con playas kilométricas sin ninguna roca”, afirma Menares.

Agrega, además, que los turistas quedan gratamente sorprendidos con la diversidad que descubren en esta bahía, donde el verano se extiende por casi todo el año.

Mejillones es un área de alta diversidad biológica, producto del contacto de la bahía con la corriente de Humboldt. Debido a esto, los turistas pueden bucear y hacer esquí acuático, además de observar ballenas y colonias de delfines, pingüinos y cerca de cinco mil lobos marinos.

Con varios monumentos históricos, la ciudad, además, refleja en su arquitectura su pasado salitrero y pesquero, de principios del siglo XIX.

Uno de los hitos históricos que se destacan en Mejillones es la captura del Huáscar en la batalla de Punta Angamos. Los turistas pueden llegar hasta este lugar en bote, en donde hay una boya que indica el lugar exacto del hecho histórico. Desde tierra, se puede divisar el punto desde un mirador especialmente habilitado para esto.

Compatibilizar el desarrollo turístico sustentable con el auge industrial y minero es una preocupación para las autoridades locales y la comunidad.

Según Marcelino Carvajal, alcalde de Mejillones, la prioridad es ordenar el uso de las playas y conseguir las concesiones para administrarlas en forma adecuada. “Estamos trabajando en un plan de desarrollo turístico para administrar los 60 kilómetros de playa que tenemos. Ya se invirtieron $ 1.200 millones para acceder a Punta Angamos y a otras playas de ese sector, a las que no se podía llegar sin tracción”, señala Carvajal.

Además, el alcalde manifiesta que ya se hizo un ordenamiento en el balneario de Hornitos, pero enfatiza que hay que continuar con el proyecto de mejoramiento del borde costero: “Es para que este diamante en bruto que es Mejillones y sus playas tengan un futuro. Cada año llega más gente y eso tiene un impacto”, sostiene.

El desarrollo industrial y minero de la zona ha provocado que los alojamientos y restaurantes se copen, actualmente, con los cinco mil trabajadores de estos sectores, los cuales se suman a los 10 mil habitantes de la comuna.

“A veces los turistas llegan y no hay dónde atenderlos”, señala Juan Hernández, presidente de la Cámara de Comercio y Turismo de Mejillones. Esto ha obligado a los emprendedores locales a invertir y mejorar la oferta. “Lo bueno de esto es que, a futuro, irá quedando una capacidad instalada para absorber la demanda”, agrega Hernández.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital