*

Nacional
Compartida
Actualizado el 16/02/2017
Estás leyendo:Sexo, infidelidad y un celular que resbaló: La declaración del chileno requerido por desaparición de japonesa en Francia

Sexo, infidelidad y un celular que resbaló: La declaración del chileno requerido por desaparición de japonesa en Francia

Autor: Rodrigo Retamal

Previo a su comparecencia a la Corte Suprema del martes pasado, Nicolás Zepeda declaró ante la PDI por la desaparición de Narumi Kurosaki. En ella, detalla su versión acerca de la última vez que vio a su ex pareja en el país galo. Conoce los detalles.

Sexo, infidelidad y un celular que resbaló: La declaración del chileno requerido por desaparición de japonesa en Francia

Nicolás Zepeda, el chileno que es requerido por la justicia de Francia por la desaparición de la ciudadana japonesa Narumi Kurosaki, entregó una declaración a la Policía de Investigaciones previo a su comparecencia en la Corte Suprema esta semana.

En ella, detalla su versión sobre lo acontecido la última vez que vio a su ex pareja en el país galo: explica el contexto de la última vez que se vieron y por qué abandonó el edificio por las escaleras de emergencia y no por el acceso principal.

La joven estudiante comenzó a ser buscada luego de que sus amigos y familiares perdieran el contacto con ella por varios días, a partir del pasado 4 de diciembre. Según quienes llevan adelante la investigación todo apunta a que se trataría de un asesinato, a pesar de que su cuerpo aún no es encontrado.

Desde el comienzo la justicia francesa ha apuntado a la eventual responsabilidad del chileno como responsable de la desaparición de la joven nipona. Esto, sobre todo, después de que se conociera un video realizado por el joven que fue ex novio de Narumi, en el que la acusaba de hacer “cosas malas”.

Cómo conoció a Narumi Kurosaki

-Conocí a Narumi en octubre de 2015, a raíz de una fiesta de una organización para la interacción de japoneses y extranjeros llamada TISA. Esto en el marco de un interambio estudiantil del que fui parte desde abril de 2014 a abril de 2015, en el cual fui estudiante extranjero en la Universidad de Tsukuba, Japón. Narumi es parte de ella, y yo me desempeñé como DJ en esa organización por varios meses, inclusive el 7 de octubre del presente año.

-El presente año, desde el 12 de abril al 9 de octubre, y contando recientemente con mi licencia en Ciencias de la Administración de Empresas de la Universidad de Chile, me desplacé a Japón a buscar una oportunidad de trabajo, pasar tiempo con Narumi -mi pareja de ese entonces- y aprender japonés. Finalmente, y habiendo tomado cursos de japonés y estudiado, no encontré una oferta laboral que me satisfaciera, pues era en áreas que si bien me podía desempeñar, no eran mi pasión. En ellas me estoy actualmente desempeñando en Chile, relacionadas con Ciencia, Tecnología, Innovación y Emprendimiento.

-El término de la relación estuvo ligado a un desgaste de la relación dada la distancia. Habíamos vivido durante el 2015 un distanciamiento y relación a distancia dado que volví a Chile a terminar mis estudios, y el intercambio de Narumi en Francia catapultó situaciones incómodas para los dos que terminaron por agotar los recursos para mantener una relación.

Declaración

La declaración de Nicolás Zepeda, con la firma al costado de la página.

El viaje y el cambio de planes

-El día 28 de noviembre tomé un vuelo con destino a Madrid, España, y posteriormente al día siguiente a Ginebra, Suiza, con el objeto de conocer universidades europeas para desarrollar mi postgrado. Mi plan posterior era visitar a mi primo que vive en Barcelona, dada una invitación que me hizo a través de Skype con fecha 11 de noviembre de visitarlo. La longitud de la estadía estaba supeditada a volver a desempeñarme en mis labores académicas, terminar cursis y ayudantías en la Universidad de Chile, así como otros compromisos personales. El vuelo de vuelta a Santiago de Chile fue realizado desde Ginebra, Suiza. En una primera etapa a Madrid el 12 de diciembre y esa misma noche al destino final.

-Desde el término de la relación, acordamos con Narumi no comunicarnos por los medios a los que estábamos acostumbrados. Yo personalmente bloqueé sus mensajes, pero descuidé de bloquear sus correos.

El reencuentro

-Narumi, durante nuestra relación, me había contado sobre esta zona de Francia, y me contó cómo valía la pena visitarla eventualmente. Yo nunca me convenció de que valiera la pena, pero sí pude tener una mejor idea de los atractivos de la región de Franco-Condado.

-El día que aterricé en Madrid, pude constatar que Narumi me había enviado un correo extraño, señalándome: ‘OMG, you really were terrible. I regret to having you (Oh Dios mío, fuiste terrible. Me arrepiento de haberte tenido)’ Contesté aseverando ‘I’m sorry you feel that way. But I hope you can realize that the hate don’t take anybody, anywere. Just love can build things’ (Siento que te sientas de ese modo. Pero espero que te puedas dar cuenta de que el odio no lleva a nadie a ninguna parte. Solo el amor construye cosas).

-Dada esa situación, y tomando en cuenta que estaba consciente de los atractivos de la región, y también que me encontraba geográficamente cerca, decidí moverme hacia Francia en tren para conocer la región de Franco-Condado. De genuina preocupación, también pensé en la posibilidad de encontrarme con Narumi para ponernos amistosamente al tanto de nuestras vidas. Nuestro término de la relación no fue abrupto sino que consensuado, de manera que no era extraño verlo así. También, Narumi siempre gustó de mis detalles y el esfuerzo que ponía por mostrar mi interés por su bienestar.

-Finalmente, nos encontramos el día domingo 4 de diciembre por la tarde una vez ella llegada a su domicilio. Sorprendida y llorando, nos abrazamos y le conté cuál era la razón de mi visita a Europa. Luego de eso, nos dirigimos a un restaurant en Ornans que también funciona como hotel, y donde me había hospedado esa semana. La razón fue encontrar un restaurant de comida francesa que estuviera abierto un domingo, día que en Besancon está todo cerrado.

Narumi Kurosaki. Foto: leparisien.fr

Narumi Kurosaki. Foto: leparisien.fr

Sexo, infidelidad y un celular que resbaló

-Habiendo comido y brindado, nos dimos cuenta de que mucho cariño y afecto se mantenía entre nosotros. En esa lid, Narumi me propuso volver a su dormitorio para intimar.

-Una vez vuelto a su domicilio, le pedí ocupar su ducha pues habpia sido un largo día, seguimos conversando, y finalmente por alrededor de dos horas y media intimamos. En esa oportunidad, Narumi se mostró muy receptiva y compenetrada en el acto, y prueba de ello fueron los gemidos que vociferó. Terminado el acto, Narumi se mostró muy culpable. Me contó que tenía una relación. Tuvo una crisis de pánico, pues vio que había sido infiel en su relación actual, pero dada la exposición de verme de nuevo, todavía tenía afectos por mí. Se sintió culpable por no haber colaborado más en la relación y habernos perdido.

-Sin más y por la madrugada, me pidió que me retirara para poder estar tranquila, y que hablaríamos al día siguiente pues me mostraría la ciudad personalmente. Yo me retiré por la salida inmediatamente disponible al frente de la puerta de su cuarto, la cual es una salida de emergencia. Al estar por fuera del edificio, y torpemente, revisando mi celular antes de comenzar a caminar se me resbaló el celular hacia un arbusto, y en mi intento por buscarlo terminé saliendo por ahí en vez de las escaleras que dan a a calle anterior.

-Pensativo, caminé hacia el centro esperando que Narumi me contactara, cuestión que no sucedió más.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital