*

Correos de los Lectores
Compartida
Actualizado el 09/11/2017
Estás leyendo:“Siete versus siete”

“Siete versus siete”

SEÑOR DIRECTOR

En columna del domingo titulada como esta carta, Sergio Melnick selecciona siete tecnociencias críticas para el futuro de la humanidad. Estando de acuerdo con gran parte de su análisis, hay una importante ausencia dentro de sus selecciones.

Cualquier análisis sobre desafíos tecnocientíficos para el futuro debe contemplar el concepto “Economía del Hidrógeno” y/o “celdas combustibles” (Fuel-cells). Este desarrollo revela el círculo virtuoso para la generación y consumo de energía de la humanidad. En grandes líneas, consiste en ocupar como punto de energía la más barata y mal aprovechada: el sol. La energía solar se aprovecha con celdas fotovoltaicas para electrolizar agua en sus componentes básicos, hidrógeno y oxígeno. Luego, el hidrógeno que puede ser almacenado y transportado se ocupa como combustible para alimentar los ánodos de las celdas combustibles que producen energía. Esta es una tecnociencia que ya está desarrollada, probada y su masificación depende solo de decisiones políticas económicas que los países desarrollados han empezado a adoptar.

Julio Verne, ese visionario escritor francés que anticipó hace casi dos siglos muchos desarrollos tecnológicos, escribió en su libro La isla misteriosa: “Creo que un día el agua será un carburante, que el hidrógeno y el oxígeno que la constituyen, utilizados solos o conjuntamente, proporcionarán una fuente inagotable de energía “. Al parecer ese tiempo ha llegado y futurólogos como Melnick todavía no lo ven.

Juan Arturo Squella Serrano

Decano Facultad de Ciencias Químicas y Farmacéuticas Universidad de Chile

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital