*

Opinión ,
Abrir menú
Compartida
Actualizado el 17/08/2013
Estás leyendo:Síndromes de la derecha

Síndromes de la derecha

Autor: Patricio Dussaillant

A duras penas los consejos generales de la UDI y RN proclamaron una misma candidata presidencial, para luego continuar por el camino de agudizar sus males de siempre.

JAIME GUZMAN siempre advertía acerca del temor de los políticos a tener que desafiar la consigna y sobre todo ir en contra de la ola. Lo hacía recordando El Principito, de Antoine de Saint-Exupéry, cuando aquel visita un pequeño planeta en el cual sólo existía un farol y un hombre que lo prendía y apagaba. “Interrogado por el Principito sobre por qué hacía lo descrito, el farolero le respondió simplemente: ‘Es la consigna’”. Ante la réplica del Principito señalándole que no le entendía, su interlocutor le precisó: “No hay nada que entender… la consigna es la consigna”. Podríamos denominarlo el “Síndrome del Farolero”, aplicable a todos los políticos -salvo honrosas excepciones-, y cada vez más extendido en la centroderecha.

En las últimas semanas hemos sido espectadores de cómo la derecha se ha visto sobresaltada por algunos de los síndromes que más la caracterizan. La esperanza estaba centrada en que los consejos generales de ambos partidos cerrarían un período poco afortunado. Pero, por lo visto hasta ahora, a duras penas proclamaron una misma candidata presidencial para luego continuar por el camino, ya conocido, de agudizar sus síndromes.

Si a esto agregamos una visión sesgadamente económica de la vida social y del comportamiento en sociedad, es fácil comprender por qué se compran con facilidad interpretaciones y análisis ajenos a sus ideas y se rodean de asesores y expertos que no los votan. Aparece ahí el conocido “Síndrome de Estocolmo”, definido como la actitud de la persona secuestrada que termina por comprender las razones de sus captores, en este caso intelectuales.

Ese contexto se complementa, a su vez, a la perfección con el “Síndrome de Isidora”, que consiste en observar, analizar y descifrar la realidad nacional como si todo lo que sucede o se ve en dicha avenida correspondiera a la vida normal y corriente que enfrentan a diario los chilenos a lo largo del país, sin atender que se trata de un ambiente excepcional.

Finalmente, aparece el pragmatismo, que siendo fundamental en política, en este caso, sumado al característico pesimismo del sector, produce una versión propia del “Síndrome de Pánico”. Erradamente, lo confunden con la aversión al riesgo o directamente con el miedo a innovar o transformar situaciones, prefiriendo la comodidad de lo conocido, base del nepotismo, esa desmedida preferencia por los parientes.

Mientras tanto, quienes sintonizan, simpatizan e incluso votan por los candidatos de dicho sector han debido soportar los cuestionamientos de su entorno si es que, en algún momento, han pretendido o se han esforzado por tratar de explicar o justificar las acciones, reacciones y peroratas de sus dirigentes. Las últimas encuestas deberían servir de acicate a la reflexión de los dirigentes de la Alianza, siguiendo el viejo proverbio de “a buen entendedor pocas palabras”.

Queda esperar que el liderazgo y la fuerza de la candidata produzcan una nueva actitud que influya en un cambio de ánimo y de estilo en que se impongan el optimismo, convicción y profesionalismo. Generar confianza en los electores requiere un esfuerzo en los hechos, acciones y también en las palabras; de ahí que con seriedad y racional emocionalidad se podría entusiasmar a los electores con un relato propio.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital