*

Entretención
Compartida
Actualizado el 13/09/2017
Estás leyendo:Sinéad O’Connor da íntima entrevista a programa de TV: “Lo que más me gusta de mi madre es que esté muerta”

Sinéad O’Connor da íntima entrevista a programa de TV: “Lo que más me gusta de mi madre es que esté muerta”

Anoche se emitió la entrevista dada por la cantante al famoso Dr. Phil, donde reveló detalles de su enfermedad mental y los abusos que sufrió en su infancia por parte de su madre.

Sinéad O’Connor da íntima entrevista a programa de TV: “Lo que más me gusta de mi madre es que esté muerta”
Sinéad O’Connor en el programa estadounidense The Dr. Phil Show.

Este martes se emitió la entrevista dada por la cantante Sinéad O’Connor al popular programa estadounidense The Dr. Phil Show. La intérprete del clásico Nothing Compares to You habló por primera vez a través de un medio luego de su más reciente polémica: la publicación de un video en agosto pasado donde volvió a manifestar sus problemas psiquiátrios y sus constantes intenciones de suicidio. “No me mantengo con vida por mí. Si fuera por mí ya me habría ido”, fue parte de ese mensaje.

Ahora, la artista de 50 años aceptó conversar con el popular Dr. Phil, con quien tuvo una íntima conversación emitida anoche, y donde dio detalles de la tormentosa relación que tuvo con su madre, a quien acusó de agredirla física y psicológicamente. “Lo que más me gusta de mi madre es que esté muerta”, declaró.

“Ella dirigía una cámara de tortura. Era una persona que disfrutaba lastimándote”, reconoció la cantante. Y continuó: “Mi primer recuerdo es que no debía haber nacido. Ella no me quería. Ella no quería chicas. Ella quería que yo fuera un niño. Me vestía como un niño, me cortaba el pelo. Siempre que me golpeaba, que era a diario, estaba desnuda. Me hacía quitarme la ropa. Tenía que tumbarme en el suelo. Tenía que abrir los brazos y las piernas. Tenía que dejar que agrediera mi abdomen. Ella quería romper mi vientre. Quería destruir mi sistema reproductivo. Quería impedirme ser una mujer”, describió.

Esas agresiones, agregó O’Connor, afectaron también a sus hermanos – golpeándolos con palos de hockey y raquetas de tenis-, y las sufrió desde sus primeros años hasta que decidió huir de casa a los 13. También reveló que fue víctima de abuso sexual.

Al crecer, sin embargo, la relación con su madre cambiaría, logrando una estabilidad y cercanía cuando tenía entre 14 y 16 años.  “No estaba bien. Ella estaba realmente muy, muy, muy mal. Yo diría que estaba poseída, aunque no estoy segura de creer en esas cosas. Así que, o bien era sólo una sádica y una pedófila o estaba poseída por el diablo“, analizó. “Un día le pregunté ¿por qué hiciste lo que nos hiciste? Y ella dijo: ‘nunca hice nada, ¿de qué estás hablando?’ Estaba furiosa con ella, furiosa”, recordó. “No le hablé por cerca de nueve meses. Lo siguiente que oí fue que murió en un accidente automovilístico.(…) Me sentí aliviada por ella, aliviada por mí, pero devastada por la pérdida de ella. Ella era mi mejor amiga”, aseguró.

La irlandesa también habló de sus problemas mentales, aunque partió negando sus enfermedades al Dr. Phil. “No creo que esté (mentalmente enferma). No, a menos que diga que el trastorno de estrés postraumático complejo es una enfermedad mental. Hice que un psiquiatra me dijera que soy la persona más sana que jamás haya conocido, de lo que por supuesto todo el mundo se ríe cuando digo eso”, reconoció. “También soy un sobreviviente de un severo abuso infantil”, agregó.

Posteriormente, la cantante se definió “mentalmente enferma” y se refirió al quiebre emocional que sufrió hace algunas semanas, cuando publicó el mencionado video desde un hotel en Nueva Jersey, donde se habría aislado.

“Hace dos años me hicieron una histerectomía radical en Irlanda y perdí la cabeza después de eso“, dijo sobre la operación  donde se le extirpó el útero. Según cuenta, dejó el hospital sin “ninguna orientación sobre lo que podría sucederme. Me lanzaron a la menopausia quirúrgica. Las hormonas estaban por todas partes, me convertí en suicida. (…) Así que yo diría que después de la histerectomía, me enfermé”, relató.

Durante ese momento, declaró que lo más lamentable fue ver cómo su familia se alejaba, incluido su hijo más pequeño, Yeshua, de 10 años. “Me dejaron y no me dejaron ver a mi hijo”, señaló. “Eso es lo que me hizo perder mi mente, me mantuvieron alejada de mi hijo (en el momento) más vulnerable. Además, en algunos de mis abusos cuando era niña, mi madre trató regularmente de destruir mi sistema reproductivo, por lo que la cirugía fue muy desencadenante”, agregó.

Per la cantante terminó aceptando la reacción de su familia, al igual que cuando perdonó a su madre. “No es fácil para las familias de personas con enfermedades mentales. Podemos ser difíciles”, admitió.

Historial de polémicas

Sinéad O’Connor fue una de las más irreverentes estrellas femeninas de los años 90. Durante su carrera musical, se negó a recibir un premio Grammy en 1991 y al año siguiente ocurrió su memorable presentación en el programa Saturday Night Live, donde rompió una foto del Papa Juan Pablo II tras acusar a la Iglesia por abuso de menores.

Con los años, la mujer que llamó la atención del mundo con su videoclip de Nothing Compares to You, solo lograría portadas por su vida privada: en el 2000 dijo ser lesbiana; en 2007 confesó padecer trastorno bipolar y en 2011 se casó por cuarta vez, terminando su matrimonio 18 días después. En 2013 escribió la famosa carta a Miley Cyrus, donde le aconsejó que no debía dejar que el negocio de la música la conviertiera en “una prostituta”.

La cantante, madre de cuatro hijos – Jake de 30 años, Roisin de 21, Shane de 13 y Yeshua de 10 -, recibió un duro golpe este año cuando se le quitó la custodia de Shane. Frente a ese revés, la artista amenazó a la agencia de protección de menores con cargar en sus manos “la muerte de una celebridad”.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital