*

El Deportivo ,
Abrir menú
Compartida
Actualizado el 12/08/2013
Estás leyendo:Stadio Italiano presenta recurso de protección contra la Fechida por dejarlas fuera del Panamericano

Stadio Italiano presenta recurso de protección contra la Fechida por dejarlas fuera del Panamericano

Autor: Daniela Contreras Báez y Carlos González Lucay

La federación rechazó la participación del equipo de nado sincronizado del club, infringiendo el reglamento del torneo. Las deportistas viajarán a Puerto Rico, pero no competirán.

Stadio Italiano presenta recurso de protección contra la Fechida por dejarlas fuera del Panamericano

Tenso es el ambiente que hoy vive la Federación Chilena de Deportes Acuáticos (Fechida) tras revelarse las graves irregularidades que tienen a las deportistas divididas con la organización. 

Esto, luego de que La Tercera diera a conocer que el presidente de la federación, Luis Leiva, estuvo detenido por tres delitos de giro doloso de cheques, durante el Sudamericano juvenil de marzo; y las acusaciones de agresión psicológica en contra de la entrenadora de la selección nacional de nado sincronizado, Verónica Orellana, quien además fue sancionada de por vida en 1991, según la directiva de la época, tras un incidente en los Panamericanos de La Habana.

Sin embargo, a esta crisis se le suma la denuncia que las nadadoras sincronizadas del Club Stadio Italiano hicieron en contra de la Fechida por dejarlas fuera de competencia del Campeonato Panamericano de la especialidad, que se disputará en la ciudad de San Juan, Puerto Rico, entre el 16 y el 21 de agosto próximo.

Según relata la nadadora Natalie Lubascher, una vez concluido el proceso de inscripción en el torneo latinoamericano, la coordinadora de nado sincronizado de la federación, Mónica Cabrera, les informó que en el remitente aprobado por la UANA (Unión Americana de Natación), la entidad nacional había decidido dejar fuera a una jueza chilena, eliminando la rutina combinada (modalidad compuesta por 10 deportistas de 13 años y más), y marginando a todas las nadadoras provenientes del Club Stadio Italiano.

 

Por esta razón, el propio Luis Leiva les envió un correo electrónico a las deportistas que no fueron inscritas, argumentándoles que en un torneo internacional “nunca se permitirá que un club compita con la selección nacional”, condición que, al contrario de lo que determinó la Fechida, permite la organización del Campeonato Panamericano de Nado Sincronizado. 

Asimismo, el timonel de la entidad nacional les recalcó a las nadadoras de Stadio Italiano que no serían autorizadas para representar a Chile como equipo “B” y que si deseaban participar en la cita deportiva, sólo podrían hacerlo como pre-swimmer, una modalidad fuera de competencia que sólo les permite realizar una exhibición inaugural. 

“Nosotras no estamos en la selección chilena porque, juro que parece una broma la cantidad de ‘chanchadas’ que se hacen en la federación. En estos momentos nadie quiere representar a Chile porque el nado sincronizado a nivel federativo es un asco. Hacen lo que quieren, realmente hacen lo que quieren”, declara Lubascher indignada.

La gravedad de lo ocurrido llevó a Stadio Italiano a presentar un recurso de protección para las deportistas. Sin embargo, el documento fue rechazado porque, según explica la entrenadora del equipo itálico Constanza Morales, “lo declararon inadmisible porque es una materia tan específica que nos dijeron que teníamos que ir a un arbitraje deportivo del Comité Olímpico, y ahora estamos contra el tiempo”.

Buscando una solución, el COCh se ofreció como mediador del problema. Citó a reunión a las autoridades del Club Stadio Italiano y a la coordinadora de nado sincronizado de la Fechida, Mónica Cabrera, quien se negó rotundamente a sentarse a conversar con los implicados para llegar a un acuerdo.

En tanto, el gerente general de la federación, Julio Tenorio, aclara: “En la minuta dice que es muy

probable que los resultados sean mejores de una selección que lleva más años entrenando. No se puede comparar a niñas que van a competir de 14 o 15 años en una categoría senior con niñas que tienen 18 ó 22 años, como las de Stadio. Esa es la única interpretación que yo hice”. Asimismo, agrega que “como es una categoría de 13 y mayores, yo puedo meter a este grupo que estoy proyectando a futuro y que quiero cuidar mucho. Como Chile, me interesa más esto que participe un club. Los intereses de la federación son que se desarrolle el nado sincronizado y atacar a las categorías más bajas”.

Lo que queda claro es que el reglamento del Campeonato Panamericano de Nado Sincronizado de Puerto Rico, organizado por la UANA (Unión Americana de Natación) y la FINA (Federacion Puertorriqueña de Natación), contradice a la Fechida. Incluso, en el capítulo VI del reglamento oficial se reafirma la falta.

“Cada participante en el Campeonato debe ser miembro de una federación debidamente constituida y afiliada a la  FINA y a la  UANA, o a un club, o equipo regional, o nacional debidamente constituido y afiliado a una Federación nacional”, se especifica en el capítulo referido a los competidores.

“Nos están aplicando una norma que no existe. Ellos nos están prohibiendo competir con la selección nacional, pero no hay ningún estatuto que así lo establezca porque aún así el Campeonato Panamericano lo permite”, explica Morales.

Lubascher habla a nombre de sus compañeras del Stadio Italiano y confiesa que “esta es una tiranía dentro de la federación. Ya no es un deporte a nivel nacional porque lo único que quieren es que sus hijas participen, no que Chile sea representado afuera”.

Quedan cuatro días para que se inicie el Panamericano y las 10 nadadoras participantes ya tienen comprados los pasajes con destino a Puerto Rico, por los que tuvieron que pagar 3 mil dólares cada una. Sin embargo, sólo viajarían en condición de pre-swimmer.

“Para nosotras como deportistas es indignante”, recalca Lubascher, que al igual que las otras nueve nadadoras, no pierden las esperanzas de que la Fechida cambie de parecer para enmendar antes de que sea tarde.

Papel digital