*

Mundo
Compartida
Actualizado el 10/08/2011
Estás leyendo:Surgen temores de conflictos étnicos tras muerte de jóvenes en Birmingham

Surgen temores de conflictos étnicos tras muerte de jóvenes en Birmingham

Haroon Jahan y los hermanos Shazad  y Munir Hussein, vivían en el barrio de Winson Green que cuenta, entre otros con residentes afro-caribeños y paquistaníes.

Surgen temores de conflictos étnicos tras muerte de jóvenes en Birmingham

La muerte anoche de tres jóvenes atropellados por un vehículo mientras intentaban  proteger sus comercios de saqueos en Birmingham, centro de  Inglaterra, generó hoy temores por conflictos étnicos entre las comunidades afro-caribeñas y asiáticas de esa ciudad.

Esto, porque la muerte de Haroon Jahan, un mecánico de 21 años, y los hermanos Shazad  y Munir Hussein, de 32 y 30 años, de origen paquistaní, ocurrió en el barrio de Winson Green, que cuenta con una gran proporción de vecinos de origen asiático. Los Hussein eran dueños de un local de lavado de autos que estaba siendo saqueado y atacado por grupos de jóvenes.

“Se organizó una reunión en la mezquita de Dudley Road y el clima era muy álgido. En la reunión participó además el  reverendo Anthony Watson, que trató de calmar los ánimos”,  informó hoy un vocero de ese establecimiento religioso.

Según el reverendo, muchos de los jóvenes que saquearon e  incendiaron comercios en Birmingham provienen de familias  afro-caribeñas que buscaron atacar negocios de asiáticos, porque  los perciben como “blancos fáciles” comparados con aquellos  ubicados en el centro de la ciudad, más protegidos por la  policía.

Un hombre de 32 años fue detenido y está siendo investigado por la policía bajo sospecha de asesinato, mientras líderes locales advirtieron del riesgo de un enfrentamiento entre comunidades de distintas razas de esa ciudad.

Durante una visita a Birmingham, el primer ministro británico, David Cameron, calificó hoy de “terrible” la muerte de los tres jóvenes, mientras el padre del menor de ellos, Tariq Jahan, abogaba por la calma y reclamaba el fin de la violencia.

Jahan, padre de Haroon, declaró que trató de salvar a su hijo luego del ataque: En principio no sabía que era uno de los heridos y pese a brindarle masaje cardiorrespiratorio, no logró revivirlo.  Dijo que su hijo “sólo  buscaba llevar calma en medio de tanta anarquía”. “Lo voy a extrañar con toda el alma, pero en dos días el  mundo entero se olvidará. A nadie le importa”, sostuvo el  hombre, quien hoy fue fotografiado por la prensa mientras  desplegaba una foto de su hijo.

“Hay muchas tensiones raciales en la zona y la muerte de mi  hijo, junto a la de los otros dos muchachos, no hará más que  inflamar la situación. El problema era malo y lo último que  necesitábamos eran estos disturbios callejeros”, dijo, según consigna la agencia Reuters.

Mohammed Chowdhri, amigo de Haroon, declaró que la víctima “estaba harto de los saqueadores y buscaba impedir que  destruyeran su comunidad. Sólo quería proteger la mezquita y los  comercios de la zona”, indicó.

Birmingham, que cuenta con cerca de 1,5 millones de  habitantes y que vio en el pasado fuertes enfrentamientos  raciales, posee una de las poblaciones con mayor diversidad  cultural del Reino Unido.

Según la Oficina Nacional de Estadísticas, el 33,3% de los habitantes de la ciudad no son blancos, un 20% son de  descendencia asiática y un 9% de descendencia africana o caribeña.

FAMOSOS

En tanto, los hechos de violencia afectaron también a dos famosos: el reconocido chef Jamie Oliver, cuyo restaurante en Birmingham fue destruido, y el ex líder de Oasis Liam Gallagher, que sufrió saqueos en un local de moda en Manchester que forma parte de un proyecto del cantante.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital