*

Tendencias
Compartida
Actualizado el 10/11/2017
Estás leyendo:Tres mujeres tras la primera robot política de Chile

Tres mujeres tras la primera robot política de Chile

Autor: Tamy Palma Silva / Fotos: Javier Salvo

Tres periodistas decidieron enfrentar las demandas informativas de las elecciones con un experimento en inteligencia artificial. Así surgió @RobotLaBot que a través de Telegram y Facebook retribuye la amistad con cifras, humor y todos los datos necesarios -y a un chat de distancia- para que sus usuarios voten informados en las elecciones de la próxima semana.

Tres mujeres tras la primera robot política de Chile

Antes de entablar una conversación larga y tendida por Telegram o Facebook con @RobotLaBot, hay que decirle “vamos”. Aceptar significa entrar en un sinfín de preguntas, respuestas y análisis políticos que tienen el objetivo de dejar preparados a los interlocutores para las elecciones presidenciales del próximo fin de semana.

En el último año varias plataformas y canales de noticias como The New York Times, The Wall Street Journal o CNN han estado experimentando con bots, es decir, programas de inteligencia artificial que pueden mantener diálogos generalmente a través de textos y que son parte de una tendencia hacia un periodismo más personalizado. Pero detrás de la robot chilena conocida como LaBot, no hay un medio sino que tres periodistas: Francisca Skoknic, ex Ciper, Andrea Insunza, académica y fundadora del Centro de Investigación de la Universidad Diego Portales, y la emblemática voz de radio Cooperativa, Paula Molina.

LaBot responde preguntas sobre el patrimonio y la trayectoria de los ocho candidatos a la presidencia; desde cuáles tienen casa en la playa, lo que se sabe de sus finanzas, qué cargos han tenido previamente y un largo etcétera. Y de paso va poniendo a prueba los conocimientos de sus interlocutores planteándoles alternativas y sugiriéndoles nuevas inquietudes. La idea se les ocurrió a sus autoras en abril en medio de la ceremonia del Premio Periodismo de Excelencia que entrega la Universidad Alberto Hurtado en la que se encontraron. “Ahí dijimos: tenemos que hacer algo juntas”, recuerda Molina.

La inspiración fue Politibot, un bot español que crearon Eduardo Suárez y María Ramírez en junio de 2016 en Telegram para cubrir las elecciones de su país, el que ha logrado reunir una comunidad de miles de usuarios y ampliarse hacia otros proyectos. En agosto las tres chilenas decidieron asociarse a esa plataforma para armar su propio robot. “Le tomamos el peso a la urgencia de esta elección, porque son super particulares, ya que cambió todo el marco legal; hay nuevos distritos, circunscripciones, hay nueva regulación para la propaganda, para el financiamiento y la fiscalización. Es todo nuevo. Andando nos dimos cuenta que ni siquiera nosotras sabíamos todo sobre cómo iba a funcionar esta elección y pensamos que esta era una buena plataforma para eso. Los gringos tienen super desarrollado el contexto de los explainers casi como un género periodístico y tiene que ver con que el periodismo tiene que explicar más allá de golpear”, dice Francisca Skoknic.

El 30 de octubre el proyecto vio la luz. Un mensaje en Twitter anunció que desde ese día ya era posible buscar a @robotlabot” en Telegram o Facebook. Cientos de personas, durante los tres primeros días, escribieron en el chat. Todos recibieron de manera personalizada su primera historia: información sobre el patrimonio del candidato de Chile Vamos, Sebastián Piñera. Los usuarios pueden contestar como lo harían en una conversación normal, aunque el chat ofrece alternativas. En una semana la herramienta ha acumulado 2 mil 130 seguidores.

—¿Por qué hacer un robot y no una página web?

—“Quisimos innovar. Esto es algo que no existía en Chile. Seguimos el ejemplo y nos asociamos con Politibot, quienes nos han ayudado generosamente”, explica Andrea Insunza.
Lo primero que tuvieron que hacer fue convencer al equipo de Politibot de que ellas eran las socias indicadas y de que iban a hacer un buen producto. Luego hubo que chilenizar el programa, lo que significaba darle una voz propia, con modismos y elementos que podría distinguir cualquier usuario local. Además, había que darle un carácter. “Definir la personalidad y el corazón del robot. Y su corazón siente amor por la información, tiene un interés en entregar los datos para que la gente saque sus conclusiones”, dice Paula Molina, quien luego explica: “Creo que es una buena mezcla de nosotras tres”.

La robot no sólo sabe muchas cosas, sino que tiene sentido del humor y contesta con chistes, GIF, fotografías e incluso trata de pillar a sus usuarios. “La personalidad es súper clave. Elegimos hacerlo a través de un teléfono porque es la manera en que la gente se informa más hoy, pero también LaBot tiene que inspirar cierta confianza, ser atractiva y generar un lazo”.
Y a juzgar por los comentarios de la diputada Camila Vallejo (PC), en Twitter, lo están logrando: “Creo que amo a @robotlabot. Es muy tierna y da información muy útil sobre las y los candidatos. Y además creada por 3 mujeres”, comentó hace una semana.

—¿Cómo perfilaron la personalidad de LaBot?

“Es interesante”, se escucha, y la que habla es Paula Molina, “porque creas algo que en cierta medida le das una vida periodística, una vida digital. Has creado el medio y el mensaje. Es algo muy espectacular. Tienes que preocuparte de que te hable, pero que no te invada. Que te explique y no te confunda. Además, el robot responde a un problema que es de las elecciones, pero creo que es del mundo en el que vivimos: hay cada vez más formas de acceder a la información, pero cada vez menos tiempo y más desinterés porque hay desconfianza en las instituciones, porque no crees que los cambios sean posibles. El periodismo tiene que empezar a juntar esas dos cosas. Hoy, hay cada vez más fuentes, más datos digitalizados, pero los medios tenemos que pensar en cómo llegar mejor a las personas”.

Andrea Insunza agrega que “esta experiencia nos ha obligado a aprender otras maneras de construir una historia”, a comprimir información que podría dar para un reportaje en un mensaje de chat y a entregar contenidos usando GIF’s, emojis y una serie de recursos que son habituales en los formatos de mensajería instantánea. “Es una parte entretenida y muy importante. Tenemos un sistema de trabajo en que definimos las pautas, luego escribimos las historias pensando en las interacciones que la robot ofrece y luego lo que el usuario tiene que elegir con la botonera”, dice.

Robot sin límites

Santiago 8 de Noviembre del 2017 Entrevistas a las periodistas Francisca Skoknic (c) Paula Molina (der) y Andrea Insunza (izq) para tendencias, la entrevista fue realiza en su residencia ubicada en la comuna de Providencia. FOTO: Javier Salvo/ LaTercera

La robot pareciera ser lo que cada una de ellas sería si es que a cada una la convirtieran en un software. “Este proyecto nace de la valoración que las tres sentimos por las otras”, dice Andrea Insunza sobre la autofinanciada plataforma que además, las tres aseguran, sólo apunta a reportear temas políticos.

La información que incorporan y lo que ellas creen que la gente debe saber para esta elección está definida por reuniones y eternas conversaciones de chat. “Tenemos un Excel compartido en que vamos poniendo las pautas que se nos van ocurriendo”, dice Skoknic y agrega: “Parecemos millennials porque estamos chateándonos y conversándonos todo el rato, pero no lo somos ni queremos serlo. Tenemos un esquema más o menos planeado pero nos subimos también a noticias que van ocurriendo en el momento”.

Cuando habla de financiamiento de campañas, LaBot da detalles del porqué se llegó a dicho tema y luego contextualiza sobre el sistema que había y que posteriormente colapsó.

Lo más importante, dice Molina, es saber cuáles son las inquietudes de la audiencia y aterrizarlas: “Pensamos qué es lo que se necesita saber antes de que llegue la elección”. Para eso, ellas se hicieron las preguntas de cualquier ciudadano y fueron articulando las respuestas a través de LaBot. “Es importante saber cómo se van a contar los votos y cómo se va a elegir a los ganadores en el caso de los diputados. Necesitamos saber cuál es la declaración de patrimonio de los candidatos y si el gran tema es la plata. Necesitamos saber cuáles son los imputados”, agrega la voz de Cooperativa.

—LaBot tiene dos modalidades: te envía links o te cita el lugar en donde ella, investigando, sacó la información. ¿Reportean especialmente para este proyecto?

—Francisca: La robot reportea. Cuando cita sus fuentes o dice que fue al Conservador de Bienes Raíces, es porque realmente lo ha hecho. No es que esté mintiendo.
Andrea Insunza aclara que detrás de toda la información hay mucho trabajo invisible, que no se nota a primera vista. Para poder armar las dos primeras historias, “hubo visitas al conservador, a notarías y había que hacer una investigación”. Para la articulación de datos, no están solas. Las asesora el cientista político José Cabezas, que colabora con el procesamiento de datos que ellas después traducen al idioma del software y periodístico. Además de Daniel Álvarez, que se encarga de asesorar legalmente el proyecto.

 

—¿Por qué LaBot es mejor para informarse que Twitter o una plataforma noticiosa?

—Francisca: Si quieres saber de qué se está hablando hoy en día en medios, tienes que meterte a LaBot. Es el robot que te habla en tu teléfono y te va a dar la información necesaria para que tú votes a conciencia y sepas cómo funciona el sistema. Cuando diseñamos la idea alguien dijo: esta es la información que tú tienes que tener para que en el almuerzo del sábado y en el carrete del viernes con tus amigos puedas hablar de las próximas elecciones.
¿Seguirá después de las presidenciales? No lo tienen claro. “Sabemos que en enero LaBot se toma vacaciones, pero este es un tema importante en innovación y podríamos hacer diversas cosas que estamos todavía evaluando”, explica Paula Molina. Como el proyecto ha sido bien recibido, se abren de alternativas o nuevas posibilidades, pero Francisca Skoknic explica que dado que recién están aprendiendo a dominar el formato no quieren adelantarse. “La gente de Politibot, por ejemplo, trabaja en distintas cosas. Pueden escribir algo sobre un tema y lo “linkean”, pero también queda en la página de ellos. Tienen un podcast que a veces tiran también. Sabiendo eso, podemos asegurar que no tenemos ningún límite”.

Papel digital