*

Nacional
Compartida
Actualizado el 08/02/2015
Estás leyendo:Turistas deberán registrarse para poder acampar en el parque Torres del Paine

Turistas deberán registrarse para poder acampar en el parque Torres del Paine

Plan de reserva ya se implementó en el campamento Torres, donde hay capacidad para 80 personas. Conaf y la administración del área verde encargaron un estudio para ampliar la medida al resto del recinto.

Turistas deberán registrarse para poder acampar en el parque Torres del Paine

El parque nacional Torres del Paine, ubicado en la región de Magallanes, es el área protegida más visitada de la Patagonia chilena y uno de los hitos nacionales más conocidos en el mundo. Según cifras de la Corporación Nacional Forestal (Conaf), la cantidad de turistas que llegó a esa zona en 2014 fue de 197 mil (ver infografía), muchos de ellos extranjeros.  

Con más de 142 mil hectáreas, el parque posee atractivos como el lago Grey, glaciares, abundante flora y fauna, además de los macizos que le dan el nombre al lugar.  Hasta ahora, quienes acuden a este destino no deben solicitar una reserva para pernoctar en alguno de los 16 campamentos que posee el parque.  Pero esta situación podría cambiar. 

De hecho, Conaf ya implementó un plan de reservas en el campamento Torres, que posee una capacidad de 80 personas, y requirió un estudio para limitar el ingreso al resto de sitios de pernoctación. “El crecimiento (de visitantes) ha sido sostenido. Por ello, hemos solicitado un estudio para contar con información científica y técnica sobre el límite de cambio aceptable que soportan los diferentes sectores del bosque, pues no todos ellos reciben la misma cantidad de personas ni resisten el mismo impacto”, comentó el superintendente del parque, Federico Hechenleitner. 

Respecto a la medida aplicada en el campamento Torres, Hechenleitner detalló que el uso de la reserva “es un sistema  que nos sirve para asegurarnos de que no lleguen más visitantes de los que ese sitio puede recibir”. Esta iniciativa ya está funcionando, pero aún se encuentra en marcha blanca. “Hasta ahora ha sido exitosa. Nuestra idea es implementar este sistema en todos los campamentos de montaña durante la próxima temporada”, agregó.

El análisis contempla un plazo de dos años y será realizado por el Centro de Estudios del Cuaternario, Fuego-Patagonia y Antártica (Cequa), entidad que se adjudicó el proyecto.  

NIVELES DE SATURACIÓN

Según Andrés Meza, gerente de Areas Silvestres Protegidas de Conaf, una de las razones por la que se aplicó la medida en el campamento Torres se debe a que “es el más famoso y uno de los más demandados del parque, lo que ha generado deterioro del medio y saturación de los baños públicos. La medida se tomó por resguardo ambiental”.

De acuerdo a Conaf, el parque aún no posee niveles de saturación, pero como indican las proyecciones de la entidad, existe un riesgo de que esto ocurra en los próximos años, esto si “la visitación sigue creciendo a las tasas actuales, por lo que estamos obligados a comenzar a establecer regulaciones”, explicó Hechenleitner. 

Sobre la inicitiva se refirió  la gobernadora de la provincia de Magallanes, Paola Fernández, quien manifestó que la responsabilidad de administrar un parque como el de las Torres del Paine, lleva a tomar medidas que “a veces pueden ser impopulares, pero que van en el sentido de reforzar la seguridad de los turistas y el patrimonio natural”.

María Angélica Olguín, directora regional (s) de Sernatur,  aseguró que la iniciativa se debe ver como algo positivo. “No vamos a poner en duda la tarea que impulsa Conaf, trabajamos con ellos. Obviamente nos parece importante y valioso sumarnos a esta medida”.

Olguín destacó que este tipo de resguardos existen en el extranjero, recalcando que “en general los sistemas de áreas protegidas tienen un sistema de control. Si recorremos parques en otros países, todos tienen una estructura, un orden”. 

Pedro Marzola, dueño de la agencia de turismo Andes Mountain, cree que deberían ser otras las decisiones, ya que “esto puede provocar que más gente acampe de forma clandestina”.

Respecto a este punto, Meza aclaró que las medidas se aplican para prevenir y disminuir los riegos asociados a la visitación, “especialmente cuando se trata de ecosistemas de alta fragilidad. La experiencia muestra que todos los actores involucrados tienen un rol que cumplir en esta materia. No se trata solo de utilizar estas maravillas protegidas, sino que también de asegurar que  perduren”.

En esa línea, el miércoles pasado el vicepresidente Rodrigo Peñailillo, se trasladó hasta el parque para anunciar una fuerte inversión para proteger y restaurar la zona. Se comprometió a inyectar siete mil millones de pesos para implementar  reforestación, protección contra incendios y control de visitantes. 

Este monto servirá para el reforzamiento de patrullaje, mejoramiento de infraestructura y fortalecimiento de las capacidades de combate de las brigadas.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital