*

Deportes
Compartida
Actualizado el 12/09/2017
Estás leyendo:Un salón para algunos

Un salón para algunos

Autor: Carlos González Lucay

La entidad que reconoce la trayectoria de los tenistas desde 1954 prepara algunos cambios. Por ejemplo, a partir de 2019 sumará el voto de los fans.

Un salón para algunos

“Marcelo Ríos nunca ganó un Grand Slam. Es tan simple como eso. Como dije, puedes ser el mejor en el ranking, pero no significa que seas el mejor tenista. Sólo que en determinado tiempo nadie fue más consistente que tú. No se entra al Salón de la Fama por haber sido consistente”. Con estas palabras, Matts Wilander, el ex número uno y ganador de siete majors explicaba a El Deportivo las razones por las que el Chino no estaba en ese selecto grupo.

¿Pero qué es y cómo funciona el Salón de la Fama del Tenis? Es una institución, cuya sede se encuentra en Newport, Estados Unidos. Fue fundada en 1954 y desde ahí han sido elegidos 252 tenistas de 23 países. Actualmente es presidido por John Arnhold. No están Roger Federer ni Rafael Nadal, porque todavía son jugadores activos.

Los candidatos son elegibles en una de las tres categorías existentes: jugador reciente, jugador maestro o colaborador. Sin embargo, a partir del próximo año está planificado una revisión de las categorías, políticas y procesos de inducción. Una de las ideas es acortar al primer año de elegibilidad para jugadores que hayan alcanzado niveles extraordinarios. Asimismo, se pretende eliminar algunas de las categorías e introducir otras, como la del tenis en silla de ruedas y sus derivados. Además, para 2019, se introducirá la votación del público como complemento para los miembros de medios de tenis, expertos en deporte e historia y los mismos miembros del Salón, quienes son los que deciden.

“La incorporación al Salón Internacional de la Fama del Tenis es un honor extraordinario reservado para los deportistas más consumados de nuestro deporte y líderes trascendentes. Las políticas y procedimientos que rigen nuestro proceso de inducción han servido a la organización durante muchos años. Dicho esto, llegó el momento de realizar una revisión exhaustiva para asegurar que las políticas continúen dirigiendo adecuadamente el proceso de inducción y sirvan al deporte del tenis de la mejor manera posible”, explica el ex tenista Todd Martin, CEO del Salón, en el sitio web de la entidad.

En este contexto, la gran mayoría de los elegidos, cuentan con algún Grand Slam. Y también hay glorias de tiempos inmemoriales del tenis. Dentro de ellas se extraña que no esté el nombre de Anita Lizana. La popular Ratita ganó el 11 de septiembre de 1937 el Abierto de Estados Unidos y fue considerada, por la prensa especializada, como la mejor tenista del mundo en esa temporada.

En el caso de Nicolás Massú podría someterse a revisión si se considera que fue el primer jugador masculino en ganar dos oros en unos mismos Juegos Olímpicos.

Igualmente, los representantes sudamericanos son escasos. Por Argentina, Guillermo Vilas y Gabriela Sabatini, mientras que Brasil tiene a Gustavo Kuerten, ex número uno y tricampeón de Roland Garros, María Bueno y al nacionalizado Bob Falkenburg; Ecuador presenta a Pancho Segura. Otro que lo integra es el peruano naturalizado estadounidense Álex Olmedo.

Como sea que fuere, el debate está abierto.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital