*

Opinión ,
Abrir menú
Compartida
Actualizado el 12/08/2017
Estás leyendo:Una orquesta para la paz y la excelencia

Una orquesta para la paz y la excelencia

Autor: La Tercera

Esta semana el público chileno tuvo la oportunidad de disfrutar la presencia del eximio pianista y director argentino-israelí Daniel Barenboim, junto a la orquesta West Eastern-Divan (WEDO), compuesta por jóvenes músicos árabes e israelíes. Como parte de la temporada 2017 de Corpartes -fundación ligada al mismo controlador de Copesa, al que pertenece este medio- la presencia de esta agrupación constituye un hito de especial relevancia, no solo por la eximia calidad de los intérpretes, sino porque el país pudo apreciar los frutos de uno de los proyectos que más han contribuido a difundir la paz y el entendimiento entre los pueblos.

La orquesta fue concebida en 1999 gracias a los esfuerzos visionarios de Barenboim y del intelectual estadounidense de origen palestino Edward Said -fallecido en 2003-, como instancia para que músicos árabes e israelíes pudieran formarse en la excelencia musical, a la vez de servir como foro para el diálogo y la reflexión sobre el conflicto árabe-israelí. La WEDO ha logrado consolidarse como un gran ejemplo de las virtudes que surgen de la paz, si bien sería ingenuo no reconocer las dificultades y resistencias que deben vencerse cada día; quizás eso mismo justifica la necesidad de mantener en pie este proyecto.

Para nuestro país la visita de esta orquesta conlleva un especial simbolismo, pues Chile cuenta con una masiva comunidad palestina y judía. Si bien las rencillas han sido inevitables, en general han dado muestras de admirable entendimiento, lazos que se ven nuevamente confirmados con la visita de la WEDO.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital