La Tercera

Uno de cada cinco municipios cumple con programas de inclusión

“Solo 72 municipios, de los 346 que existen en el país, cumplen con criterios comunitarios de rehabilitación y estrategias para hacer de cada pueblo un lugar accesible”. Este es el crudo diagnóstico que el director del Servicio Nacional de la Discapacidad (Senadis), Daniel Concha, expuso en la reciente XX Bienal de Arquitectura y Urbanismo, que se desarrolló en Valparaíso, V Región.

El tema es relevante y el desafío inmediato, ya que la Ley 20.422, que establece normas sobre igualdad de oportunidades e inclusión social de personas con discapacidad, exige plazos para ajustar la infraestructura de diferentes entidades del territorio nacional a criterios concretos de diversidad.

Sobre este punto, Concha destacó que “el próximo año, toda adaptación antigua deberá presentar los planos con diseños de ajuste de infraestructura; y, asimismo, toda construcción nueva deberá presentar un expediente de accesibilidad, que acredite inclusión”.

La norma está basada en criterios internacionales y señala que todo bien de uso público debe ser construido bajo el objetivo de accesibilidad, lo que para Chile significará que la dirección de Obras de cada municipio solo podrá autorizar las nuevas construcciones si existe un expediente que garantice las adecuaciones.

Para Senadis, además, el concepto que se maneja respecto de “accesibilidad” no solo incluye a las capacidades diferentes sino también a personas de la tercera edad, mujeres embarazadas y migrantes, como adaptación a una nueva cultura.

En la práctica, esto significa que toda edificación deberá contar, por ejemplo, con una rampa de uso múltiple, rutas de fácil acceso, baños para discapacitados, asientos en pasillos de espera y reparación de las veredas para el uso de sillas de ruedas (ver recuadro).

En la Asociación de Municipalidades de Chile (Amuch), su presidente, José Miguel Arellano, edil de Padre Hurtado, destacó que “estamos totalmente de acuerdo con la norma y con la necesidad de hacer de Chile un país más inclusivo. Pero también se nos imponen obligaciones que son complejas de cumplir, tanto en los tiempos como en los recursos”.

Agregó que “sabemos que el próximo año la ley exige diferentes medidas. A modo de ejemplo, puedo decir que una comuna asociada, normalmente considerada como pudiente, hizo el cálculo de que necesitaría $6.700 millones para adecuar las veredas y bajadas de calle. Es imposible. Tal vez debamos gestionar recursos con la Subdere”.

Casos y casos

En medio de montañas y pendientes se ubica la comuna de Monte Patria, en la IV Región. Allí, a pesar de su fuerte dispersión geográfica, el trabajo se ha enfocado en acomodar viviendas para residentes con problemas. También se adquirió una ambulancia comunitaria.

Además, en los sectores rurales existen monitores comunitarios , como Brunilda Véliz, quien afirma que “muchas veces no hay apoyo familiar, porque no se asume la discapacidad de una persona; entonces, esas personas no tienen cómo acceder al bus o no pueden cruzar los caminos, y ahí es donde está nuestro trabajo”.

En Concepción, el director de Planificación Municipal (Secpla), Pedro Venegas, contó que “todos nuestros proyectos urbanos consideran la ordenanza en materia de inclusividad, y así como se trabajó con el Minvu en el Parque Ecuador, como el primer parque inclusivo del país, actualmente tenemos en ejecución tres nuevos espacios de esas condiciones, que serán los parques de las lagunas Redonda, Lo Custodio y Lo Galindo”.

También informó que en el edificio municipal han invertido $ 80 millones en renovar los ascensores.

En Valparaíso, el escenario es complejo. La encargada de patrimonio, María José Larrondo, expresó que “la ley no es una tarea fácil; aquí, la herencia histórica, patrimonio a preservar, topografía y rincones, ponen una ardua tarea por delante, que debemos enfrentar no solo con rampas y ascensores en edificios, sino con el desafío de construir una ciudad amigable y que respete su propia forma de ciudad”.

En Iquique, la visita del Papa (enero de 2018) ha significado acelerar obras de mejoramiento de veredas y calzadas. Allí, el director del Secpla, Sergio García, explicó que “las medidas están orientadas a pavimentos sólidos, continuos, con veredas estables y mejorar la ubicación de alcantarillados”.