*

Tendencias
Compartida
Actualizado el 12/01/2018
Estás leyendo:Uno de cada tres chilenos no tomó vacaciones en 2017

Uno de cada tres chilenos no tomó vacaciones en 2017

Autor: Patricio Lazcano

Sondeo revela que se trata de una cifra estable en los últimos tres años y que el costo asociado es la principal razón para que muchos no se tomen este descanso.

Uno de cada tres chilenos no tomó vacaciones en 2017
Turistas en el Muelle Vergara de Viña del Mar. Foto: ATON

Las vacaciones están consagradas por el artículo 67 del Código del Trabajo, que dispone que los trabajadores con más de un año de servicio tendrán derecho a un feriado anual de 15 días hábiles.

Sin embargo, según un sondeo de GfK Adimark, aplicado a 4.800 personas, sólo el 66% de los encuestados reportó haberse tomado estos 15 días en 2017; el 34% restante declaró no haberse tomado vacaciones.

Se trata de un porcentaje que se ha mantenido estable en los últimos años. En 2016, según la misma medición, el 28% aseguró no haber tenido vacaciones, cifra que incluso para 2015 llegó al 40%.

“Creo que se trata de una conducta muy condicionada por la percepción que las personas tienen de la situación económica del país y las expectativas de desempleo. Cuando las perspectivas no son positivas, la gente tiende a postergar sus vacaciones, ya que tiene un peso económico importante para la gran mayoría de las familias chilenas”, explica Catalina Correia, directora de Comunicaciones de GfK Adimark.

Correia añade que el estudio aporta otro dato interesante en esta línea: en promedio, las personas que salieron de vacaciones sólo lo hizo 1,16 veces en un año. “Es decir, la gran mayoría de las personas que se toma vacaciones lo hace sólo una vez, lo que puede explicarse por el costo económico que éstas representan, así como por una preferencia por concentrar en vez de fragmentar el número de días disponibles”.

Néstor Milano, director ejecutivo de Laborum.com, coincide en que el costo de este descanso en muchos casos conspira en que algunas personas no se tomen vacaciones.

“Por un lado, hay factores asociados al costo de los viajes, así como a compatibilizar las agendas y tiempos de los miembros de la familia. También hay gente que prefiere acumular días para tomarse descansos más prolongados, o incluso, existe un grupo que no logra pedir vacaciones al no reunir la antigüedad mínima, esto, producto de la alta rotación laboral que se produce, sobre todo en las áreas de construcción, agricultura y servicios financieros”, señala Milano.

Consecuencias

No tener vacaciones genera una serie de consecuencias adversas. “Además de la evidente acumulación de cansancio, no tener vacaciones puede desembocar en el desarrollo de cuadros de estrés. Estos, a su vez, reducen la productividad en el trabajo y generan complicaciones vinculadas al ausentismo laboral. En el ámbito personal y doméstico, también se pueden producir conflictos al pasar menos tiempo con la familia”, explica Milano.

Para Carlos Ascencio, psicólogo social y académico de la U. Católica Silva Henríquez, no tener vacaciones genera un agotamiento propio del trabajo sostenido, “que puede generar un mayor grado de fatiga y malestar. Puede generar un mayor estrés y empeora la calidad de vida, al disminuir las horas que las personas con familia dispongan para compartir”.

Ascencio dice que vacaciones muy extensas pueden provocar que la persona necesite más tiempo para volver a conectarse con su trabajo, por lo que lo recomendable es tener vacaciones al menos dos veces en el año.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital