*

Opinión ,
Abrir menú
Compartida
Actualizado el 25/12/2012
Estás leyendo:Victoria simbólica para Chile

Victoria simbólica para Chile

Autor: Ricardo Leiva

Según un estudio de la Universidad de los Andes, el equipo jurídico de Chile fue más efectivo que el de Perú en hacer llegar su posición a los observadores independientes.

EL LITIGIO limítrofe que enfrenta a Chile y Perú no sólo se desarrolla en el Palacio de la Paz, sede de la Corte Internacional de Justicia de La Haya. También se libra, día a día, en un territorio más dinámico y abstracto: el de las percepciones y las imágenes -insumos esenciales de la política- en el que los medios de comunicación registran, transmiten y recrean los acontecimientos. Así, una declaración contundente emitida a un lado de la Línea de la Concordia tiene su respuesta casi inmediata en la otra parte, como lo grafica este ejemplo claro y reciente: Alvaro Vargas Llosa publicó su “Carta a Torre Tagle” el sábado 16 en La Tercera pronosticando que Perú se llevará las manos vacías, y la prensa de su país lo acusó de “Judas”, “demente” y “burro”.

Parecer derrotado de antemano es una herejía, pero lo contrario también es desaconsejable: “Agrandarse” más de la cuenta y asumir a priori una actitud victoriosa puede ser una imprudencia política que se traduzca en la pérdida de miles de votos. Después de todo, cuando se conozca la sentencia de los jueces estaremos a pocos meses de la siguiente elección presidencial en Chile, y la percepción de una victoria o derrota sin paliativos traerá consecuencias palpables.

Si sólo fuera una cuestión de imagen y percepciones podríamos aseverar que Chile sacó beneficios concretos de la ronda de alegatos que finalizó el viernes 14 en La Haya. Según un estudio que realizamos con los profesores Alberto López-Hermida y Cristóbal Benavides, de la Facultad de Comunicación de la Universidad de los Andes, el equipo jurídico de Chile fue más efectivo que el de Perú en hacer llegar su posición a los observadores independientes. De 216 informaciones sobre los alegatos publicadas por los medios de comunicación de América, Asia y Europa, excluidos los chilenos y peruanos, el 41% reflejó la posición de Chile, el 37% mostró la de Perú, y el 22% fue neutral o mixto. De hecho, el individuo más citado fue el  agente chileno Alberto van Klaveren, seguido del canciller Alfredo Moreno y del agente peruano Allan Wagner.

La explicación del conflicto desde el punto de vista chileno por parte de los medios de comunicación norteamericanos fue clave para que Chile lograra este triunfo simbólico. Chile tiene efectivamente buena prensa en Estados Unidos: más del 70% de las informaciones que publicaron entre diciembre de 2011 y noviembre de 2012 diarios como el Wall Street Journal sobre nuestro país son positivas, frente al 14% que son negativas. En el caso de Perú, sin embargo, la realidad es exactamente contraria: el 80% de las informaciones del WSJ sobre Perú son negativas y sólo el 6% son positivas.

Chile aparece ante los ojos de los norteamericanos como un país estable, serio, macroeconómicamente bien conducido y empresarialmente pujante. Esto no será suficiente para inclinar la balanza a nuestro favor en un tema tan específico como el conflicto marítimo, pero servirá para paliar los efectos de una eventual derrota o sacar ventajas diplomáticas de una circunstancial victoria. Pues cuando las cosas se hacen bien durante un período prolongado, la prensa internacional termina reconociéndolo, y aunque sólo de buena fama no se vive, sin duda que es mejor contar con ese codiciado atributo que carecerlo.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital