Opinión

China y la era de los hombres fuertes


SEÑOR DIRECTOR

China ingresa a la era de los “hombres fuertes”. Éste ha sido el titular de varias columnas internacionales que dan cuenta de la decisión del Partido Comunista Chino (PCCH) de eliminar los límites al número de mandatos que un Presidente puede tener. Ya en su segundo período, esto le permitirá a Xi Jinping asegurar un tercer mandato, además de ocupar la Secretaría General del PCCH, y la poderosa Comisión Militar Central, transformándolo así en líder chino que ha acumulado más poder desde la Era de Mao Zedong. Fuentes internas del PCCH han señalado que la idea es consolidar un “liderazgo fuerte” de aquí al 2035, considerando la envergadura de desafíos domésticos e internacionales que enfrentará China en este período.
Esta decisión ha provocado malestar en algunos estamentos del poder en China, pero a través de una activa campaña “anticorrupción”, Xi ya sacó del camino a potenciales rivales, y esta campaña le ha dado además gran respaldo popular, con los cual está garantizada la aprobación de este cambio constitucional en el Pleno del PCCH que tiene lugar estos días. Una señal de la consolidación del poder de Xi, es que las acciones de varias compañías chinas que usan la palabra “Emperador” se han disparado.
El surgimiento de “liderazgos fuertes” en momentos cruciales, es de larga data en Asia. Kim Il Sung y sus descendientes, Mahatir en Malasia, Lee Kuan Yew en Singapur, son algunos ejemplos en las últimas décadas. Pero lo de ahora se enmarca en un período de retroceso de las libertades y democracia a escala global (como lo muestra un informe reciente del Economist Intelligence Unit) que es preocupante. Ahí están otros casos, como los de Putin en Rusia, Sisi en Egipto, o Erdogan en Turquía.
La lección de esto, es que si la democracia no es capaz de asegurar los requerimientos esenciales de una sociedad, importantes segmentos de ella están dispuestos a sacrificar amplios grados de libertad a cambio de una mayor seguridad. Un gran desafío para el mundo democrático, hay por delante entonces.

Boris Yopo H.
Sociólogo y analista internacional

Seguir leyendo