Opinión

Cifras de abortos


SEÑOR DIRECTOR
En columna del domingo, al referirse a la “ley de aborto” Sergio Melnick señala que “en los últimos siete meses usaron la ley un poco más de 100 personas”. En la página siguiente, el texto editorial indica que “desde septiembre pasado… cerca de 200 mujeres han solicitado un aborto”. Más allá de la discrepancia numérica, se genera la duda si acaso se registra rigurosamente caso a caso para obtener estadísticas fehacientes de la cantidad de solicitudes, y la relación entre rechazo y realización de aborto en cada causal. ¿Cómo interpretar la diferencia entre usar, solicitar y haber recibido la intervención?
Lo abortos clandestinos en Chile fluctúan entre un estimado conservador de 15.000 (Koch), una extrapolación estadística de 100.000 (Molina), hasta la retórica poco fundada de (200.000), estimaciones que no se reducirán con la tendencia actual que llegaría a 500 solicitudes anuales .
El aborto procurado no es solo un tema de autonomía y protección de derechos, sino un problema preocupante de salud pública que fue, en Italia y en Francia, detonante para una nueva política de despenalización, legalización y cobertura estatal. La ley chilena, entrampada en temas como objeción de conciencia, reglamentación del acompañamiento y criterios discrepantes sobre validación de causales, no pone coto a la procura de abortos ilegales y los riesgos sanitarios que implican.
Si las leyes tienen entre sus objetivos la resolución de conflictos sociales, es de lamentar que el debate sobre aborto y sus resultados legislativos hayan sido y continúen siendo penosamente insuficientes. Es de esperar que la incipiente reposición de deliberaciones sobre eutanasia haya aprendido la lección de reflexionar con profundidad antes de entrar en luchas ideológicas, en que vuelan más plumas que ideas y lo fundamental queda insoluto.

Miguel Kottow
Profesor titular U. de Chile

Seguir leyendo